Google+ Badge

sábado, 30 de mayo de 2015

ERES DUEÑO DE TU PROPIO DESTINO


ERES DUEÑO DE TU PROPIO DESTINO

Es locura...
Odiar a todas las rosas porque una de ellas nos lastimó...
Renunciar a todos tus sueños porque uno de ellos no se realizó...
Desistir de todos los esfuerzos porque uno de ellos fracasó...
Condenar a todas las amistades porque una de ellas nos traicionó...
No creer en ningún amor porque uno de ellos te falló... 
Tirar afuera todas las oportunidades de ser feliz, porque una tentativa no se realizó...
Pero recuerda que siempre...
existe otra oportunidad, otras amistades y un nuevo amor.

EL ABRAZO SALVADOR

EL ABRAZO SALVADOR
Esta es una fotografía de un articulo de Selecciones que se llama “El Abrazo Salvador “
Se refiere a la vida de unas mellizas que al nacer estuvieron en sus respectivas incubadoras, pero una de ellas no tenía esperanza de vida. Entonces a la jefa de enfermeras de ese hospital se le ocurrió y luchó contra las reglas hospitalarias para que estuvieran juntas, lo más hermoso fue cuando al ponerlas juntas, la bebé que estaba muy bien abrazó a su hermanita regulando con el calor de su cuerpo la temperatura y el pulso, fue así que logró estabilizar el ritmo cardíaco de su hermanita.
Que no se nos olvide lo importante que es abrazar a quienes amamos y cuan bien nos hace a todos abrigarnos el corazón con la calidez de un abrazo.

Entre un gobierno...


LA MAGIA DE FACUNDO CABRAL. (Pla Ventura 4.)


LA MAGIA DE FACUNDO CABRAL. (Pla Ventura 4.)
LAS CONFESIONES DE FACUNDO CABRAL
El 30 de abril de 2006, en Ibi, Alicante.

—¿Cuándo compone usted, maestro?

Yo soy, lo que podríamos decir, un payador; mi madre ya lo era. Improviso sobre el escenario y puedo asegurarte que todas mis canciones nacieron al amparo de lo que el público me iba demandado. A este respecto podría decirte que por ejemplo, NO SOY DE AQUÍ… nació una noche de inspiración en el mismo escenario en donde actuaba; unos días más tarde, en otra ciudad, me la reclamaron y, se me había olvidado. Pero, bendición del cielo, en aquella actuación mía, tras la misma, se me presentó un señor en el camerino y me entregó una cinta grabada del día anterior, cuando canté esa canción, la había grabado y de ese modo, la recuperé para siempre.

—Lo que mucha gente no sabe, maestro es que, usted, ha escrito bellísimas piezas musicales, entre ellas, la SUITE CABRAL o CANCIÓN DE CUNA; todo ello, al margen de sus canciones mundialmente conocidas. ¿Por qué no ha seguido en esa línea de creatividad?

Eso fueron momentos de inspiración que, en cualquier noche, tuvo Dios la gentileza de inspirarme para dejar, como tantas otras cosas que hice, ese legado musical.

—¿Para quién canta usted?

Ante todo, para mí. Mi madre, que componía algunas canciones a mi lado decía que, si la música que escribo te gusta, será maravillosa; y si no te gusta, seguirá siendo maravillosa.

—Empezó usted siendo un cantor protesta y acabó armonizando al mundo y a sus gentes con sus canciones, con sus oraciones y con su verbo inigualable. ¿Qué Cabral es el más auténtico, el que pregonaba aquella libertad o el que ahora armoniza, como usted dice?

Como diría Sara, ni antes era tan malo para que no viniera nadie a verme; ni ahora soy tan bueno para que todos me presten su atención. Recuerdo que, en los inicios de mi carrera, mis canciones, tenían la virtud o el defecto de dividir; y eso no era bueno, de ahí las situaciones con las que muchas veces me vi envuelto; más tarde, supe cambiar para armonizar todos los corazones del mundo y, a partir de ahí, me llegó el éxito. Era yo el equivocado, nunca los demás; ellos, hicieron lo que debían; era yo el que fallaba, de ahí que, cuando me di cuenta, supe reflexionar a tiempo y, aquí me tenés.

—¿Qué siente cuando, por ejemplo, en México, le definen como un decidor de buenas palabras?

Siento un rubor especial. Son cosas de la inspiración del individuo y al respecto, yo he sido un afortunado. Sin embargo, lo que pregono, no es mío; me fluye desde el fondo de mí ser para hacer felices a los demás.

—Y si le damos la categoría de hombre genial, como tantas veces se le ha definido en el mundo, ¿qué piensa?

Yo no diría tanto; más bien quizás sea un hombre libre; uno de los más libres. Fíjate si soy libre que, mi madre me decía que era tan afortunado que hacía lo que amaba y encima, me pagaban.

—¿Qué es para usted el amor?

Todo, absolutamente todo. Cuando existe el amor, ciertamente, no caben las barreras. No puedo creer a nadie cuando dice que, el trabajo, por decir algo, le aparta del ser amado.

Cuando uno está enamorado lo deja todo; la pobreza, la riqueza, el trabajo, la ciudad, los amigos; todo se deja por el más bendito amor. Quién no es capaz de renunciar a todo por el amor, en realidad, no está enamorado. Yo conocí a mi mujer a las diez de la mañana y a las diez y cuarto, ya estábamos viviendo juntos. Esta podría ser la parte afectiva entre un hombre y una mujer pero, el amor, en todas sus acepciones, es algo maravilloso. Amar a las gentes es algo sensacional; y hay muchas formas de decirlo y demostrarlo. Por ejemplo, un amigo, te abraza, y en dicho envite te está diciendo que te quiere; mi madre, cuando me llamaba y me decía te extraño, en aquel momento, donde me encontrara, tomaba el primer avión y me iba a verla. La fuerza inusitada del amor, en todas sus vertientes, arrasa con todo.

Salmos 45



Salmos, 45

2.Lleno me siento de palabras bellas, recitaré al rey, yo, mi poema: mi lengua es como un lápiz de escritor.

3.Tú eres el más hermoso entre los hombres, en tus labios la gracia se derrama, así Dios te bendijo para siempre.

4.Cíñete ya la espada, poderoso, con gloria y con honor

5.anda y cabalga por la causa de la verdad, la piedad y el derecho. Haces proezas con armas en la mano:

6.tus flechas son agudas, los pueblos se te rinden; los enemigos del rey pierden coraje.

7.Tu trono, oh Dios, es firme para siempre. Cetro de rectitud es el de tu reinado.

8.Amas lo justo y odias lo que es malo; por eso Dios, tu Dios, te dio a ti solo una unción con perfumes de alegría como no se la dio a tus compañeros.

9.Mirra y áloe impregnan tus vestidos, el son del arpa alegra tu casa de marfil.

10.Hijas de reyes son tus muy amadas, una reina se sienta a tu derecha, oro de Ofir en sus vestiduras luce.

11.Ahora tú, hija, atiéndeme y escucha: olvida a tu pueblo y la casa de tu padre,

12.y tu hermosura al rey conquistará. El es tu Señor:

13.los grandes de Tiro ante él se postrarán. Ahí vienen los ricos del país a rendirte homenaje.

14.La hija del rey, con oro engalanada, es introducida al interior,

15.vestida de brocados al rey es conducida. La siguen sus compañeras vírgenes que te son presentadas.

16.Escoltadas de alegría y júbilo, van entrando al palacio real.

17.En lugar de tus padres tendrás hijos, que en todas partes príncipes serán.

18.Gracias a mí yo quiero que tu nombre viva de una a otra generación y que los pueblos te aclamen para siempre.

viernes, 29 de mayo de 2015

NO TENGAMOS UN HIJO (Por Lic. Arturo Clariá) REFLEXIÓN


NO TENGAMOS UN HIJO

No tengamos un hijo si pretendemos saciar así un caprichoso deseo de posesión.

Si vamos a amenazar con devolverlo o llamar a la policía cada vez que no haga lo que queremos.

Si vamos a sacarle el pañal cuando nos convenga o nos resulte más cómodo y no cuando él esté realmente preparado.
Si vamos a depositarlo frente al televisor para poder entretenernos con nuestras cosas.

Si vamos a forzarlo a “la siesta obligatoria” para que no haga ruido y nos deje dormir tranquilos.

Si cada vez que nos pida por la noche que le contemos un cuento, le vamos a prometer hacerlo al día siguiente, cuando estemos menos cansados.

Si vamos a condenarlo a practicar el deporte que nos gusta a nosotros y que a él no le despierta el más mínimo interés.

Si vamos a enojarnos porque juega revolcándose por el piso y se vive ensuciando la remera nueva.

Si vamos a recordarle cada cinco minutos lo bien que hacíamos las cosas cuando teníamos su edad.

Si vamos a retarlo con violencia mientras le decimos con gesto desencajado: ¡ya te dije que no se grita!

Si le hacemos sentir que no sirve para nada porque se le cae un insignificante vaso de leche.

Si vamos a utilizarlo como trofeo de guerra de nuestro divorcio, o a hacerle elegir con quién de los dos prefiere vivir.

Si creemos que pasar tiempo con él es llevarlo a que se aburra en nuestro trabajo o a que nos acompañe a hacer trámites bancarios.

Si va a ser el pequeño depositario de toda la bronca que tenemos acumulada contra el jefe o la vida.

Si vamos a facturarle todos los gastos económicos que nos insume su existencia.
Si vamos a echarle en cara lo mal que jugó el partido por no haber hecho caso a todo lo que le gritamos ininterrumpidamente desde afuera de la cancha.
Si va a agotar nuestra paciencia, apenas un ratito después de habernos sentado a ayudarlo con su tarea, sentenciándole: ¡¿cómo no entendés esto??!!

Si vamos a exponerlo ante los demás haciéndole escenas en lugares públicos y recriminándole lo mal que nos hace quedar con los otros padres del colegio.

Si vamos a dejarlo que nos mire con amor casi suplicante, mientras nosotros lo matamos literalmente con la indiferencia.

Si no somos capaces de sacarnos alguna vez la corbata, transformarla en vincha de pirata y hacer un barco con las sillas del comedor.

si vamos a derivarlo a otros para que lo eduquen mientras nosotros andamos ocupados en tareas importantísimas
si nunca, pero nunca, pero nunca, vamos a tener la grandeza de arrodillarnos y ver el mundo desde el lugar que él lo mira.

No tengamos un hijo si vamos a pretender darle todo lo que necesita para ser feliz, menos a quién necesita para serlo de verdad.

Tengamos un hijo porque aún cayendo en algunas de las debilidades anteriores; la vida, cada día, nos da una nueva oportunidad de reconciliarnos con ella.

Tengamos un hijo porque pese a que podríamos concentrarnos en descubrir los trucos de ese pequeño mago, y jactarnos de ello, es mucho más sabio sentarnos, simple y plácidamente, a disfrutar de la magia que nos regala.

Por Lic. Arturo Clariá.

La Magia de Facundo Cabral . (Pla Ventura. 3)





LA MAGIA DE FACUNDO CABRAL. (Pla Ventura. 3)
LAS CONFESIONES DE FACUNDO CABRAL, 
el 30 de abril de 2006, en Ibi, Alicante.

—Hagamos, aunque breve, un recorrido por su vida, por su historia tan apasionante. Por ejemplo, ¿cómo recuerda a Sara, su ejemplar madre?

Hay personas que, en devenir de su existencia, resultan totalmente inolvidables; recuerda que elegí a Sara como madre, por la misma razón por la que Dios la eligió como hija; nunca usó agenda porque hacía lo que amaba y, eso, se lo recordaba el corazón; es decir, se dedicó sólo a vivir y no le quedó
tiempo para otra cosa. 

Ella caminó solita, con siete hijos e hizo miles de kilómetros caminando de pueblo en pueblo. Un prodigio de mujer de la que tanto aprendí.

—Al respecto de su inolvidable madre, hay una maravillosa anécdota de ella, de las muchas que protagonizara en su vida. Pero prefiero que nos la cuente usted. Sospecho que ya sabe usted a qué me refiero; aquella en que su madre hizo armar su propio cajón.

Es la que hace referencia en torno a tan singular mujer que, era tan agradecida con la vida que hasta cuando comíamos de la basura, se arrodillaba para darle las gracias por haber encontrado la comida. De tal modo, Sara, nos obligó a que construyésemos el cajón que tenía que llevarla cuando muriera y, una vez armado, en su parte superior de dicho cajón, a instancias suyas, pusimos ¡¡gracias!! Le daba las gracias al cajón que tenía que llevarla cuando muriera. 

Un prodigio de mujer que, como gran legado, me regaló su humanidad y, con tan bello tesoro, voy caminando por el mundo.

—Su madre, muchas veces, cuando le pedían que le calificara a usted siempre decía lo mismo: Facundo es un baúl. ¿Qué mensaje quería lanzarnos Sara ante tal definición?

Ella quería decir que un baúl como tal, por fuera, puede valer muy poco, sin embargo, —y ahí es donde ella enfatizaba— dentro puede haber un tesoro incalculable; lógicamente, para ella, yo era su gran tesoro. Y esa es mi herencia, saberme dentro de ese baúl que ella definía.

—Siguiendo con la hermosa filosofía de Sara, su inolvidable madre, me han contado que, poco antes de morir le llamó a usted en la Nochebuena de 1985 y, en silencio y en soledad, le susurró algo bellísimo; digamos que fue su último consejo antes de morir. ¿Nos puede relatar aquel momento?

Para mí, resultó ser algo sublime. De la gente que conozco,

—me dijo, porque ella era muy mesurada en sus definiciones—

eres el mejor hijo que he conocido en mi vida; es más, muero contenta porque cada día te pareces mucho más a lo que cantas y escribes. Ella no sabía leer ni escribir, pero como era treméndamente inteligente, aprendía párrafos enteros de la Biblia y los iba predicando por los pueblos. Es más, tenía su intrínseca filosofía y decía, “por nacer al revés siempre he sido rebelde, por eso no creo con nadie con estrellas en la frente” “prefiero caminar a pie que con caballo prestado, alguien, por aceptar una manzana, quedó para siempre endeudado”.

Salmos 44



Salmos, 44

2.Lo escuchamos, oh Dios, con nuestros oídos y nos lo transmitieron nuestros padres: las hazañas que en su época tú hiciste, con tu propia mano, en otros tiempos.

3.Para implantarlos, expulsaste a naciones y para extenderlos, maltraste a pueblos.

4.No conquistó al país su propia espada, ni su brazo los hizo vencedores, sino que fueron tu diestra y tu brazo y la luz de tu rostro, porque los amabas.

5.Tú, mi rey y mi Dios es quien decide las victorias de Jacob.

6.Por ti hundimos a nuestros adversarios y en tu nombre pisamos a nuestros agresores.

7.No es mi arco en quien yo confío, ni es mi espada quien me da la victoria;

8.mas por ti vencemos a nuestros adversarios, tú dejas en vergüenza a los que nos odian.

9.A Dios cada día celebramos y sin cesar alabamos tu nombre.

10.Ahora, en cambio, nos rechazas y humillas y no sales al frente de nuestras tropas.

11.Nos haces ceder ante el adversario y los que nos odian saquean a gusto.

12.Nos entregas como ovejas a la matanza, y nos dispersas en medio de las naciones.

13.Vendes a tu pueblo por un precio irrisorio y no ganas nada con tu negocio.

14.Nos haces el escarnio de nuestros vecinos, todos en derredor se burlan y se ríen.

15.Servimos de escarmiento a las naciones, y los pueblos menean la cabeza.

16.Tengo siempre delante mi deshonra y enrojece mi rostro la vergüenza

17.al oír los insultos y blasfemias, al ver el odio y la venganza.

18.Todo esto nos pasó sin que nosotros te olvidáramos o rompiéramos tu alianza.

19.No se dio vuelta nuestro corazón ni dejaron tu senda nuestros pasos.

20.Pero nos aplastaste en el desierto, y nos cubrió la sombra de la muerte.

21.Si hubiéramos olvidado el nombre de nuestro Dios tendiendo las manos hacia un dios extranjero,

22.¿no es cierto que Dios lo hubiera visto, el que conoce los secretos del corazón?

23.Por tu causa nos matan a cada rato, y nos vemos como ovejas ante el cuchillo.

24.Despiértate, ¿por qué duermes, Señor? ¡Levántate y ven a socorrernos!

25.¿Por qué escondes tu cara? ¿olvidas nuestra opresión, nuestra miseria?

26.Nos arrastramos por el polvo y a la tierra se pega nuestro vientre.

27.¡Levántate, Señor, y socórrenos, acuérdate de tu bondad y líbranos!

jueves, 28 de mayo de 2015

La Magia de Facundo Cabral . (Pla Ventura. 2)






 La Magia de Facundo Cabral . (Pla Ventura. 2)

—Ante el hecho de su salud, la primera pregunta, maestro, es totalmente obligada:

¿Cómo se encuentra?

Estoy mejor; me han detenido el cáncer y mi ánimo es fantástico, hasta el punto de que en estos días, hice una gira por Venezuela, otro país que me fascina y ahora, estoy gozando del cariño de todos ustedes, los españoles de Ibi.

—Si me lo permite, maestro, debo decirle que le veo muy bien, su aspecto es envidiable pero quién lo diría ya que hace muchos años, un día de la vida, le diagnosticaron su enfermedad y si mal no recuerdo, le dieron como tres meses de vida.

¿Dónde está el milagro?

Yo diría que ha sido mi propia convicción ante la vida; fíjate que posiblemente, mi desapego por la vida resultó ser lo que me ha dado la posibilidad de seguir en este mundo. En definitiva, mucho me temo que, podemos hablar de milagro puesto que, cuando menos, mi actitud, logró conmover a la ciencia y, por encima de todo, demostrarles que estaban equivocados.

Como quiera que, hace ya muchos años, decidí vivir el presente porque no existe otra estación en donde pasar la vida, por esa razón, Dios me dio la chance de seguir entre ustedes.

—¿Qué siente, como es nuestro caso, al tener que actuar en una ciudad pequeña, como es Ibi?

El marco, me parece perfecto; los lugares comedidos son los ideales para mis conciertos. He actuado, como es lógico, en las grandes ciudades del mundo pero, repito, para contar mis vivencias a modo de conciertos, los lugarcitos mesurados son lo ideal. Trescientas, cuatrocientas butacas son el marco perfecto para que, juntos, gocemos de una velada inolvidable.

—¿A quién quiere usted conquistar?

A nadie. Soy yo siempre el conquistado. Los hechos así me lo demuestran. Yo subo al escenario tan liviano de equipaje como camino por el mundo. Posiblemente, la claridad de mis expresiones, unida a mis convicciones, es el detonante de que, tras mis conciertos, quedamos todos armonizados y como las
pretensiones mías son de compartir y nunca de conquistar, como te decía, es el público el que me conquista a mí.

—Por lo que intuyo, no es usted un amante de los grandes bullicios; digamos que, más bien todo lo contrario, ¿verdad?

Una vez me invitaron a una fiesta multitudinaria y, quedé asombrado; luego, tal acto, se lo contaba a Borges y me dijo:

¡cuidado! en las grandes fiestas no existe la alegría porque ante todo, la alegría es íntima y jamás se debe extrapolar hacia multitudes enfervorizadas. Por todo ello, sospecho que hoy, junto a vosotros, reinará la alegría.

—Maestro, ¿es la vida lo que usted soñaba?

Decía Krishnamurti que, la vida es lo que es y no lo que a los demás nos gustaría que fuera; por ello, si somos capaces de aceptarla, posiblemente, enfrente tendremos el espejo que nos mostrará lo que queremos ver.

—Usted ha pasado por trances muy amargos, por ejemplo, perder a sus seres más queridos, entre ellos, su madre, su esposa y su hija. ¿Cómo reconfortaría usted a los que han pasado por semejantes trances?

Me aferré a la vida. Sin lugar a dudas, la fuerza motriz que lo puede todo; es más, eso de perder suena pretencioso. Yo no perdí a nadie; se marcharon antes, se nos adelantaron en el camino, pero poco más. Es cierto que las personas a las que uno ama, aunque cambien de estadio, siempre viven con nosotros; es un acto de amor. Por el contrario, si no has conocido, jamás las has podido amar. Hablo en un sentido íntimo en torno a los seres queridos, pero en realidad, me sigo considerando un hermano que camina por el mundo. (Continua 3.)

NO ESTAS DEPRIMIDO, ESTÁS DISTRAÍDO 9. Facundo Cabral


NO ESTAS DEPRIMIDO, ESTÁS DISTRAÍDO 9. Facundo  Cabral

Camina tranquilo, que no te confundan los noticieros, el bien es mayoría, que no te distraigan de tu tarea, que es alcanzar la plenitud, nada como vivir en uno mismo. Solo así, puedes sentirte en casa como en cualquier parte, entonces nada es lejos ni ajeno. Si cada uno fuera cada cual, la sociedad sería una orquesta, enriquecida por todos los sonidos, por todas las voces. Una grandiosa armonía de individuos, la sinfonía donde todos aportan su voz. Una partitura escrita, para cada uno de los instrumentos, es decir, una partitura respetada por todos. Pero esa orquesta que debería ser, está fragmentada, todos estamos contra todos y esto nos ha agotado y desesperanzado, perdimos la imaginación que podría darnos alguna idea de convivencia. Pero el miedo que es ignorancia, nos separa más y más y este divorcio nos enferma y empobrece a todos. La humanidad, es un repertorio riquísimo, tan brillante como interminable y todos tenemos que ver. Todos venimos de un primer hombre, de una primera mujer, hay negros y chinos en mí, soy tan bueno como Jesús y tan peligroso como Hitler. Soy tan musulmán como ateo, muero como el que muere y nazco con el que nace. Todos somos fecundados y auxiliados por todos, pero desestimamos a todos,.. porque nos desestimamos. En lugar de enriquecernos con el otro, le escapamos, nos combatimos, en lugar de asociarnos. Matar al otro es suicida, porque... es una continuación nuestra. El odio que es miedo, nos ha traído a esta desesperanza donde se ahoga la imaginación y sin imaginación, perdemos la bendita semejanza, es decir dejamos de ser creadores. 

La tarea, es armonizar esta gigantesca variedad que es la humanidad, esto enriquecería a todos. 

Hasta hemos dejamos de decir cosas bellas a las mujeres, porque ahora puede ser considerado acoso sexual. Pronto, tendremos que salir a la calle con un abogado, parecería que vivir, es una secuencia de pleitos. La tarea es comprender que la vida es subida y bajada, constante movimiento, ... cambios, entonces tenemos que sacar de nuestro lenguaje la palabra decadencia, que es otra etapa más. 

Nada es para siempre. Debemos estar atentos, listos para el cambio, para toda circunstancia, porque la vida, es como es, no como debería ser. Todo nos fue dado, por lo tanto, nada nos pertenece, sólo nos queda gozar lo creado, y cuidarlo para el que vendrá, que es una continuación nuestra, como nosotros somos continuadores de nuestros padres, de nuestros abuelos, de nuestros bisabuelos y así hasta Adán, el rojo Adán, como le gustaba decir a Borges, quien cometió el peor de los pecados,... no fue feliz, se sentía perseguido por la sombra de haber sido un desdichado. 

El primer dato de sabiduría, es saber quién es el que sabe. El segundo, estar con lo amado, ya que nos hace más brillantes al estar más atentos, y rendimos más. El AMOR, nos aggiorna de tal manera, que enamoramos a todos. 

Está permitido que te caigas, pero no que te quedes en el suelo. En este momento, la sociedad está detenida por una congestión del tránsito, que ya es desmesurado, porque las ciudades ya son desmesuradas. Tal vez dejemos de pensar para cambiar todas las ideas y comenzar de nuevo. 

Salmos 43



Salmos, 43

1.Hazme justicia, oh Dios, y defiende mi causa del hombre sin piedad; de la gente tramposa y depravada líbrame, tú, Señor.

2.Si tú eres el Dios de mi refugio: ¿por qué me desamparas? ¿por qué tengo que andar tan afligido bajo la presión del enemigo?

3.Envíame tu luz y tu verdad: que ellas sean mi guía y a tu santa montaña me conduzcan, al lugar donde habitas.

4.Al altar de Dios me acercaré, al Dios de mi alegría; jubiloso con arpa cantaré al Señor, mi Dios.

5.¿Qué tienes alma mía, qué te abate, por qué gimes en mí? Confía en Dios, que aún le cantaré a mi Dios salvador.

miércoles, 27 de mayo de 2015

LA VAQUITA (Reflexión)




LA VAQUITA

Un maestro de la sabiduría paseaba por un bosque con su fiel discípulo, cuando vio a lo lejos un sitio de apariencia pobre, y decidió hacer una breve visita al lugar.

Durante la caminata le comentó al aprendiz sobre la importancia de las visitas, también de conocer personas y las oportunidades de aprendizaje que tenemos de estas experiencias.

Llegando al lugar constató la pobreza del sitio, los habitantes, una pareja y tres hijos, la casa de madera, vestidos con ropas sucias y rasgadas, sin calzado. Entonces se aproximó al señor, aparentemente el padre de familia y le preguntó:..."En este lugar no existen posibilidades de trabajo ni puntos de comercio tampoco, ¿cómo hacen usted y su familia para sobrevivir aquí?" El señor calmadamente respondió: "Amigo mío, nosotros tenemos una vaquita que nos da varios litros de leche todos los días. Una parte del producto la vendemos o lo cambiamos por otros géneros alimenticios en la ciudad vecina y con la otra parte producimos queso, cuajada, etc., para nuestro consumo y así es como vamos sobreviviendo"

El sabio agradeció la información, contempló el lugar por un momento, luego se despidió y se fue.

En el medio del camino, volteó hacia su fiel discípulo y le ordenó: "Busque la vaquita, llévela al precipicio de allí enfrente y empújela al barranco." El joven espantado vió al maestro y le cuestionó sobre el hecho de que la vaquita era el medio de subsistencia de aquella familia.

Pero como percibió el silencio absoluto del maestro, fue a cumplir la orden.

Así que empujó la vaquita por el precipicio y la vió morir. Aquella escena quedó grabada en la memoria de aquel joven durante algunos años.

Un bello día el joven agobiado por la culpa resolvió abandonar todo lo que había aprendido y regresar a aquel lugar y contarle todo a la familia, pedir perdón y ayudarlos. Así lo hizo, y a medida que se aproximaba al lugar veía todo muy bonito, con árboles floridos, todo habitado, con carro en el garaje de tremenda casa y algunos niños jugando en el jardín. El joven se sintió triste y desesperado imaginando que aquella humilde familia tuviese que vender el terreno para sobrevivir, aceleró el paso y llegando allá, fue recibido por un señor muy simpático. El joven preguntó por la familia que vivía allí hacía unos cuatro años, el señor respondió que seguían viviendo allí.

Espantado el joven entró corriendo a la casa y confirmó que era la misma familia que visitó hacía algunos años con el maestro. Elogió el lugar y le preguntó al señor (el dueño de la vaquita):

"¿Cómo hizo para mejorar este lugar y cambiar de vida?"

El señor entusiasmado le respondió: "Nosotros teníamos una vaquita que cayó por el precipicio y murió, de ahí en adelante nos vimos en la necesidad de hacer otras cosas y desarrollar otras habilidades que no sabíamos que teníamos, y así alcanzamos el éxito que sus ojos vislumbran ahora." 

REFLEXIÓN:
Todos tenemos alguna vaquita que nos proporciona alguna cosa básica para nuestra supervivencia, pero que nos lleva a la rutina y nos hace dependientes de ella. Nuestro mundo se reduce a lo que la vaquita nos brinda.

Si sabes cuál es tu vaquita, no dudes en tirarla por el precipicio.

Salmos 42



Salmos, 42

2.Como anhela la cierva estar junto al arroyo, así mi alma desea, Señor, estar contigo.

3.Sediento estoy de Dios, del Dios de vida; ¿cuándo iré a contemplar el rostro del Señor?

4.Lágrimas son mi pan de noche y día, cuando oigo que me dicen sin cesar: "¿Dónde quedó su Dios?"

5.Es un desahogo para mi alma, acordarme de aquel tiempo, en que iba con los nobles hasta la casa de Dios, entre vivas y cantos de la turba feliz.

6.¿Qué te abate, alma mía; ¿por qué gimes en mí? Pon tu confianza en Dios que aún le cantaré a mi Dios Salvador.

7.Mi alma está deprimida, por eso te recuerdo desde el Jordán y el Hermón a ti, humilde colina.

8.El eco de tus cascadas resuena en los abismos, tus torrentes y tus olas han pasado sobre mí.

9.Quiera Dios dar su gracia de día, y de noche a solas le cantaré, oraré al Dios de mi vida.

10.A Dios, mi Roca, le hablo: ¿Por qué me has olvidado? ¿Por qué debo andar triste, bajo la opresión del enemigo?

11.Mis adversarios me insultan y se me quiebran los huesos al oír que a cada rato me dicen: "¿Dónde quedó tu Dios?"

12.¿Qué te abate, alma mía; por qué gimes en mí? Pon tu confianza en Dios que aún le cantaré a mi Dios salvador.

martes, 26 de mayo de 2015

Una bomba hace más ruido...


Si exagerásemos nuestras alegrías...


RECETA PARA SER PULCRA. Audrey Hepburn



RECETA PARA SER PULCRA
Audrey Hepburn

Para labios atractivos…, habla con palabras amables.

Para ojos adorables…, busca lo bueno en la personas.

Para una figura esbelta…, comparte tu comida con el hambriento.

Para un cabello hermoso…, deja que un niño pase sus dedos a través de ellos una vez al día.

Para el porte…, camina con el conocimiento de que nunca caminarás sola.

Las personas, aún más que las cosas, tienen que ser reafirmadas, renovadas, revitalizadas, reclamadas y redimidas; nunca pases por encima de nadie. Recuerda, si alguna vez necesitas una mano que te ayude, la encontrarás al final de tu propio brazo. A medida que envejeces, descubrirás que tienes dos manos; una para ayudarte y otra para ayudar a los demás.



La belleza de una mujer no está en las ropas que usa, en la figura que ella tiene o en la forma en que peina su cabello. La belleza de una mujer debe verse en el interior de sus ojos porque esa es la puerta al corazón, el lugar donde habita el amor. La belleza de una mujer no está en su rostro, su verdadera belleza está reflejada en su alma. Es el cuidado que amorosamente da, la pasión que ella muestra. La belleza de una mujer solo crece con ¡el pasar de los años!

NO ESTAS DEPRIMIDO ESTAS DISTRAÍDO 8. Facundo Cabral



NO ESTAS DEPRIMIDO, ESTÁS DISTRAÍDO 8. Facundo  Cabral

Abre los ojos de tu corazón y lo verás a Dios, que es lo que nos habita cuando estamos conscientes, entonces sentirás que el espíritu se recreó, hasta llegar al hombre que llega a tener conciencia de Dios. El hombre, en que se repite toda la evolución. Somos el final de una cadena extraordinaria que tiene 15.000 millones de años, tal vez seamos el objetivo de la creación, entonces nuestra religión es universal. 


Arriesga,... la vida es cambio permanente, siempre te da revancha. Recuerda que el que no está dispuesto a perderlo todo, no está preparado para ganar nada. Ahora que estás solo y tranquilo, que estas contigo mismo, único ser del que eres responsable te diré: 

Deja que la curiosidad te lleve donde sucede la vida, no seas espectador de la televisión, sino protagonista de la tierra, recuerda que a los que se animaron les debemos todo, píntate un sí en la frente para que se te acerquen los que quieren vivir, sin preocuparte por el tiempo,... en una eternidad se recomienza a cada instante. Y no pierdas energías cuidándote, porque la vida es bello peligro. 

Si mi madre, se hubiera cuidado de mi padre, yo no estaría aquí. Si nos juntamos somos ricos. Tu tienes lo que yo no tengo y viceversa. Que sucedería si nos juntamos todos, desde el cada uno que hay en cada cual. 

La vida nos propone tantas cosas permanentemente, que hay que hacer cada vez más esfuerzo, para seguir siendo pobre y desdichado, que rico y feliz. 

No olvides que eres un aristócrata, un príncipe porque eres hijo del rey del universo. Sólo tienes que darte cuenta. Recuerda que Jesús decía, "al pan lo trae la verdad y todo lo que necesitas". Entonces no hay límites, tú decides a donde quieres llegar y esto con la alegría que abre todas las puertas, porque para Dios, siempre somos niños. La vida, es un juego maravilloso, un juego que incluye al todo y a todos. 

Estas hecho a semejanza de Dios, entonces puedes recrear todo. Cuando dices no puedo, estas diciendo, no quiero. Ya hay demasiados mártires, necesitamos héroes. Levántate y anda!,.. yo te acompaño, como te acompañaran todos los que se animan a vivir mejor, y que terminan favoreciendo a toda la humanidad, esa grandiosa empresa a la que pertenecemos todos.

Salmos 41



Salmos, 41

2.Feliz el que se acuerda del pobre y del débil, en el día malo lo salvará el Señor;

3.el Señor lo guardará, lo mantendrá con vida y feliz en esta tierra: - no lo dejarás en manos de sus enemigos-

4.El Señor lo acompaña en su lecho de dolor y le arregla la cama mientras está enfermo.

5.Yo dije: "Señor, apiádate de mí, sáname porque he pecado contra ti".

6.Mis enemigos me desean lo peor: "A ver si se muere y ya no se habla más de él".

7.Si alguien viene a verme, habla por hablar, pero se informa para dañarme; apenas está fuera, esparce sus rumores.

8.Mis enemigos se juntan y cuchichean, mientras comentan mi mal:

9."Este ataque no es una cosa buena, cayó a la cama para no levantarse".

10.Hasta mi amigo seguro en el que yo confiaba, que mi pan compartía, se ha vuelto en contra mía.

11.Pero tú, Señor, ten piedad de mí, ponme en pie, que quiero pagarles con lo mismo.

12.Que mis enemigos no canten victoria, y reconoceré que me valoras.

13.Tú me asistirás, Señor, porque no hay falta en mí, y me mantendrás en tu presencia para siempre.

14.¡Bendito sea el Señor, Dios de Israel, desde siempre y para siempre! ¡Así sea!

lunes, 25 de mayo de 2015

Vive el presente




Mucha gente pequeña...


NO ESTAS DEPRIMIDO, ESTAS DISTRAÍDO 7. Facundo Cabral


NO ESTAS DEPRIMIDO, ESTÁS DISTRAÍDO 7. Facundo Cabral. 
Entonces nuestras obras son nuestras hermanas y hermanas del sol, la luna, los animales y las plantas. Y si digo nuestras obras, digo la pintura, la música, la literatura, los automóviles, los aviones, los teléfonos, las computadoras. 


No busques afuera, lo que no tienes adentro, no puedes pedir AMOR si no lo diste. No puedes pedir justicia, si no fuiste justo. No puedes buscar paz afuera, si no la tienes dentro. Pero no hay apuro, tienes a la eternidad delante, además el trayecto suele ser más emocionante que la llegada, si es que se puede llegar a alguna parte. 

Lo sensato es recomenzar a cada instante, y sin impaciencia desaparecerá la violencia. La vida le gana a la muerte, nace mas gente de la que muere. Y nacen más en los países pobres que en los países ricos, ocupados en fabricar armas, para matar a la mayor cantidad de gente posible, tarea grosera e inútil, porque la vida vence a la muerte, que al fin y al cabo es una manera de recrear. 

El arte, que es una fiesta, sigue inventándole fábulas a la vida, para llenar de esperanza a la gente, y esto en un lenguaje que nos llega a todos: la belleza. 

La paz hace nacer pueblos y enriquece a todos, pueblos que se comunican entre sí, gracias al arte, que no tiene fronteras. Pueblos que no dejan de elevarse como Manhattan, un desaforado de acero. Pueblos que flotan graciosamente, como Ámsterdam, pueblos de rincones luminosos como París, al que Cortázar pudo ver desde Buenos Aires y Henry Miller desde New York. Pueblos como Sevilla, apoyados en el canto, pueblos como Copenhague, de plazas congeladas, para que vuelvas a los hogares, donde los leños ardiendo, son la mejor compañía de Ravel. Pueblos como Zurich, de cajas fuertes rodeadas por lagos y cisnes. (Fue una tragedia para Salvador Dalí, la muerte del suyo. 

En la paz, todo es creación, es un vivir en arte, la paz me sonríe, me envuelve con su aire fresco. La paz me hace gozar como nadie al sol de todos. Por la paz mi canto se eleva muy alto y aggiorna los rincones más bajos. La paz es el poema que mejor me modela. En la paz, mis hermanos trabajan la tierra, tienen hijos, en la paz se siente cómoda la libertad y es fácil la justicia. 

La paz, es una flor donde están todas las primaveras, en la paz, nos miramos a los ojos y compartimos todos nuestros sueños, por audaces que sean. En la paz, uno es uno mismo, sin esfuerzo, en la paz, todo me da derecho, a sentirme hijo de Dios. 

No seas desagradecido, piensa cuantas cosas tuvieron que conectarse, desde lo más recóndito del universo para que fueras éste que eres. Para que pudiera ser la ciudad donde vives, piensa cuantos millones de años tuvieron que pasar, para tener conciencia de la maravillosa inmensidad que nos rodea, y de la que somos parte. 

"Yo soy nosotros", dice Marcos Constance, que tiene una visión transpersonal, es decir, ya está en la nueva era.

Mi madre me dijo



Mi madre, que me había dicho alguna vez, una cosa tan maravillosa, me dijo:

“Vos caminas mucho, te vas a encontrar con tu padre, no cometas el error de juzgar a ese hombre, porque por ese hombre estas en este bendito mundo, o sea que le debes la mitad del Ganges, la mitad del Nilo, la mitad de la obra de Chabuca, la mitad de Atahualpa Yupanqui, la mitad de todo.

Primero no te olvides de eso, segundo ese hombre que vas a tener en frente es el hombre que más amo, que más ama y que más amará tu madre, porque murió amándolo, nunca habló mal de él, en ese trayecto, 10 ó 15 minutos, porque yo siempre tuve mala vista, donde yo lo pude ver, recordé todo su discurso, nos pegamos un abrazo y sentí un gran alivio. Es extraordinario Jaime, porque le dije: Me alegra mucho conocerte, me alegra más comprobar que me quedé sin enemigos, era el último enemigo que me quedaba.

Salmos 40



Salmos, 40

2.Esperaba, esperaba al Señor, él se inclinó hacia mí y escuchó mi clamor,

3.me sacó de la fosa fatal del barro del pantano; puso mis pies sobre roca y aseguró mis pasos.

4.Puso en mi boca un cántico nuevo, de alabanza a nuestro Dios. Muchos al verlo temerán y pondrán su confianza en el Señor.

5.Feliz el hombre que cuenta con el Señor, que no escucha a los cínicos ni se pierde en sus mentiras.

6.¡Cuántas maravillas has hecho, Señor, mi Dios, cuántos proyectos en favor nuestro! Nadie se te puede comparar. Yo quisiera publicarlas y contarlas, pero son demasiado para enumerarlas.

7.No quisiste sacrificios ni ofrendas- lo dijiste y penetró en mis oídos- no pediste holocaustos ni víctimas.

8.Entonces dije: "Aquí estoy, de mi está escrito en el rollo del Libro.

9.He elegido, mi Dios, hacer tu voluntad, y tu Ley está en el fondo de mi ser".

10.Publiqué tu camino en la gran asamblea, no me callé, Señor, tú bien lo sabes.

11.No encerré tus decretos en el fondo de mi corazón: proclamé tu fidelidad y tu socorro. No oculté tu amor y tu verdad en la gran asamblea.

12.¡Tú, Señor, no me niegues tu ternura, que tu amor y tu verdad me guarden siempre!

13.Me rodean desgracias incontables, mis culpas recaen sobre mí y no hay salida, son más que los cabellos de mi cabeza y me falla el corazón.

14.Dígnate liberarme, Señor, Señor, ven pronto a socorrerme.

15.¡Queden avergonzados y humillados todos los que atentan contra mi vida; que retrocedan confundidos los que se alegran con mi desgracia!

16.Que se escondan de vergüenza los que dicen: "¡Esta vez lo pillamos!"

17.Pero que en ti se alegren y regocijen todos los que te buscan, y que repitan siempre: "¡Dios es grande!" los que desean tu salvación.

domingo, 24 de mayo de 2015

NO ESTAS DEPRIMIDO, ESTAS DISTRAÍDO 6. Facundo Cabral



NO ESTAS DEPRIMIDO, ESTAS DISTRAÍDO de la paz. Te pregunto, cuándo vas a dejar de pelear para comenzar a vivir, porque no se pueden hacer las dos cosas a la vez. 

Me preguntas cuándo volverá Jesús, y te digo que nunca se fue, siempre estuvo en tu corazón, sólo tienes que callar a la cabeza y escucharlo. 

Nadie se hace la gran pregunta ¿ quién soy?. Todos siguen cumpliendo un papel, generalmente decidido por los demás, como el éxito y el fracaso. 

Todos, son lo que se ve, sus cuerpos o sus logros materiales y las cosas materiales son tan importantes, que los amores que comienzan en los parques terminan en los tribunales. Todos, ejercen la mendicidad de alguna manera, olvidando o no enterándose jamás que son príncipes, partes de un universo extraordinario, al que olvidan por pequeñeces locales, parroquiales, y a veces solo familiares. 

Reconozco muchas caras y conozco algunos nombres, pero pocos individuos que sepan quienes son. Me preguntas dónde puedes encontrarme, y te digo en cualquier parte, porque soy parte del universo. 

El nombre y el oficio, son distracciones, cárceles, limitaciones, son un camino que nos marcan y que seguimos ciegamente. Tan ocupados,... que jamás nos detenemos a pensar quienes somos. El espíritu, que es lo que somos, no acepta condiciones, no hay que confundir, lo material con la realidad, por lo tanto no hay fronteras aunque la mayoría lo necesite por miedo a lo infinito. Así, se inventó a instituciones como el matrimonio, el nacionalismo, los ideales, la patria. Estacas, a la que se atan, para no tener que vivir la totalidad. La casa de uno es uno. Por eso, yo estoy bien en todas partes, a mi casa entran y de mi casa salen pensamientos y sucesos constantemente. Si mi casa soy yo, que soy parte del todo, ... Mi casa es este mar y esta playa, esos delfines y este hotel, esta silla y aquel velero que deja una estela blanca sobre el turquesa que inventa la luz, que también es mi casa, así como la sombra que puebla los laberintos de la mente de los locos, que también son mi casa. Así, como la música de Mahler, la pintura de Cézanne, los cigarros de Davidoff y el rock and roll. 

No puedes mover a tu cuerpo, porque está demasiado cargado de pasado. Olvida hasta tu nombre y comienza de nuevo en este momento, e inmediatamente sentirás que vives en un mundo maravilloso. Cuando sientes que no eres lo que piensas, puedes volar. 

El principio y el final, es decir la vida y la muerte, son invenciones de la mente. ¡Cuánto sufres cuando se va tu hijo! Te acostumbraste a pensar, que eras sólo padre. Deja al pasado de lado y sentirás toda la vida, sólo las moléculas se disuelven, la conciencia no muere con la materia. 

La luz de la conciencia, seguirá iluminando los infinitos caminos de la vida. No somos tan malos como creemos. La paz es posible y la paz, es el punto más alto que podemos alcanzar. 

Parece que Dios nos ama más que nosotros mismos, porque sigue dándonos oportunidades todos los días. San Francisco tenía razón. El sol y la luna son hermanos. Los animales y las plantas son hermanos, porque todos somos criaturas del Señor.

Borges era un memorioso


El amor...


Salmos 39



Salmos, 39

2.Había dicho:"Andaré derecho, para que no peque por mi lengua, le pondré a mi lengua una mordaza mientras el malvado se yergue ante mí".

3.Callaba resignado, sin decir palabra, pero me atormentaba al ver su buena suerte;

4.me ardía por dentro el corazón, y el escándalo atizaba el fuego, hasta que al fin se me soltó la lengua.

5."Señor, haz que conozca mi fin y cuál es el largo de mis días, para que sepa lo frágil que soy.

6.A mis días no les diste más de una cuarta y mi existencia es nada para ti. El hijo de Adán se pavonea, pero no es más que soplo

7.Pasa el hombre mortal como una sombra, no es más que un soplo, pero se afana y almacena sin saber quién lo tendrá.

8.Si es así, ¿qué me queda, Señor? Pondré en ti mi esperanza.

9.No consideres todos mis pecados, no me avergüences ante el insensato".

10.Me callo, no hablaré más, pues tú así lo dispusiste.

11.Aleja de mí tus castigos, que me han destrozado los golpes de tu mano.

12.Corriges al hombre cobrándole sus culpas, roes como polilla lo que más deseó En verdad, el hombre es sólo un soplo.

13.Señor, escucha mi plegaria, presta oído a mis clamores, no permanezcas sordo a mis lágrimas, pues en tu casa soy un forastero y, como mis padres, peregrino.

14.Dame un descanso, que pueda respirar antes de que me vaya y ya no esté.

sábado, 23 de mayo de 2015

Los tres filtros de la verdad




"LOS TRES FILTROS DE LA VERDAD"

"El joven discípulo de un filósofo sabio llega a casa y le dice:
-Maestro, un amigo estuvo hablando de ti con malevolencia...
-¡Espera! -le interrumpe el filósofo-. ¿Hiciste pasar por los tres filtros lo que vas a contarme?.


-¿Los tres filtros? -preguntó su discípulo.

-Sí, el primero es la verdad. ¿Estás seguro de que lo que quieres decirme es absolutamente cierto?

-No. Lo oí comentar a unos vecinos.

-Al menos lo habrás hecho pasar por el segundo filtro, que es la bondad. Eso que deseas decirme, ¿es bueno para alguien?

-No, en realidad no. Al contrario...

-¡Ah, vaya! El último filtro es la necesidad. ¿Es necesario hacerme saber eso que tanto te inquieta?

-A decir verdad, no.

- Entonces -dijo el sabio sonriendo-, si no es verdad, ni bueno ni necesario, sepultémoslo en el olvido."

No digas no puedo ni en broma


Salmos 38


Salmos, 38

2.Señor, no me reprendas en tu enojo, ni me castigues si estás indignado.

3.Pues tus flechas en mí se han clavado, y tu mano se ha cargado sobre mí.

4.Nada quedó sano en mí por causa de tu ira, nada sano en mis huesos, después de mi pecado.

5.Mis culpas llegan más arriba de mi cabeza, pesan sobre mí más que un fardo pesado.

6.Mis llagas supuran y están fétidas, debido a mi locura.

7.Ando agobiado y encorvado, camino afligido todo el día.

8.Mi espalda arde de fiebre y en mi carne no queda nada sano.

9.Estoy paralizado y hecho pedazos, quisiera que mis quejas fueran rugidos.

10.Señor, ante ti están todos mis deseos, no se te ocultan mis gemidos.

11.Mi corazón palpita, las fuerzas se me van, y hasta me falta la luz de mis ojos.

12.Compañeros y amigos se apartan de mis llagas, mis familiares se quedan a distancia.

13.Los que esperan mi muerte hacen planes, me amenazan los que me desean lo peor, y rumian sus traiciones todo el día.

14.Pero yo, como si fuera sordo, no oigo; soy como un mudo que no abre la boca,

15.como un hombre que no entiende nada y que nada tiene que contestar.

16.Pues en ti, Señor, espero; tú, Señor mi Dios, responderás.

17.Yo dije: "Que no se rían de mí, ni canten victoria si vacilan mis pasos".

18.Ahora estoy a punto de caer, y mi dolor no se aparta de mí.

19.Sí, quiero confesar mi pecado, pues ando inquieto a causa de mi falta.

20.Son poderosos mis enemigos sin causa, incontables los que me odian sin razón.

21.Me devuelven mal por bien, y me condenan porque busco el bien.

22.¡Señor, no me abandones, mi Dios, no te alejes de mí!

23.¡Ven pronto a socorrerme, oh Señor, mi salvador!