Google+ Badge

lunes, 31 de agosto de 2015

Mi madre era tan agradecida...


Salmos 103


Salmos, 103

1.Bendice al Señor, alma mía, alabe todo mi ser su santo Nombre.

2.Bendice, alma mía, al Señor, y no olvides ninguno de sus beneficios.

3.El perdona todas tus ofensas y te cura de todas tus dolencias.

4.El rescata tu vida de la tumba, te corona de amor y de ternura.

5.El colma de dicha tu existencia y como el águila se renueva tu juventud.

6.El Señor obra en justicia y a los oprimidos les da lo que es debido.

7.Reveló sus caminos a Moisés y a los hijos de Israel sus proezas.

8.El Señor es ternura y compasión, lento a la cólera y lleno de amor;

9.si se querella, no es para siempre, si guarda rencor, es sólo por un rato.

10.No nos trata según nuestros pecados ni nos paga según nuestras ofensas.

11.Cuanto se alzan los cielos sobre la tierra tan alto es su amor con los que le temen.

12.Como el oriente está lejos del occidente así aleja de nosotros nuestras culpas.

13.Como la ternura de un padre con sus hijos es la ternura del Señor con los que le temen.

14.El sabe de qué fuimos formados, se recuerda que sólo somos polvo.

15.El hombre: sus días son como la hierba, él florece como la flor del campo;

16.un soplo pasa sobre él, y ya no existe y nunca más se sabrá dónde estuvo.

17.Pero el amor del Señor con los que le temen es desde siempre y para siempre; defenderá a los hijos de sus hijos,

18.de aquellos que guardan su alianza y se acuerdan de cumplir sus ordenanzas.

19.El Señor ha fijado su trono en los cielos y su realeza todo lo domina.

20.Bendigan al Señor todos sus ángeles, héroes poderosos, que ejecutan sus órdenes apenas oyen el sonido de su palabra.

21.Bendigan al Señor todos sus ejércitos, sus servidores, para hacer su voluntad.

22.Bendigan al Señor todas sus obras, en todos los lugares de su dominio. ¡Bendice, alma mía, al Señor!

domingo, 30 de agosto de 2015

Gandhi

Cuando Gandhi estudiaba Derecho en Londres, un profesor de apellido Peters le tenía mala voluntad; pero, el alumno Gandhi nunca bajó la cabeza y eran muy comunes sus encuentros.

Un día Peters estaba almorzando en el comedor de la Universidad y el alumno viene con su bandeja y se sienta a su lado; el profesor, altanero, le dice: "Joven Gandhi, ¡Ud. no entiende! Un puerco y un pájaro, no se sientan a comer juntos"; a lo que Gandhi le contesta: "Esté Ud. tranquilo profesor, yo me voy volando" y, se cambió de mesa... El Señor Peters verde de rabia, decide vengarse en el próximo examen; pero, el alumno responde con brillantez a todas las preguntas... Entonces, le hace la siguiente interpelación: "Gandhi, Ud. va caminando por la calle y se encuentra con una bolsa, dentro de ella están la sabiduría y mucho dinero, ¿cuál de los dos se lleva...?" Gandhi responde sin titubear: "¡Claro que el dinero, profesor!" El profesor sonriendo le dice: " Yo, en su lugar, hubiera tomado la sabiduría, ¿no le parece...?" Gandhi responde: "Cada uno toma lo que no tiene profesor..." El profesor Peters, histérico ya, escribe en la hoja del examen: "IDIOTA" y se la devuelve al joven Gandhi... Gandhi toma la hoja y se sienta... Al cabo de unos minutos se dirge al profesor y le dice: "Profesor Peters, Ud. me ha firmado la hoja, pero no me ha puesto la nota..."

Salmos 102



Salmos, 102

2.Señor, escucha mi plegaria, que mis gritos lleguen hasta ti.

3.No me escondas tu cara en el día de mi desgracia, vuelve tus oídos hacia mí el día que te invoco, apresúrate en responderme.

4.Pues mis días se esfuman, mis huesos se consumen como brasas;

5.como hierba segada, mi corazón se seca y hasta me olvido de comer mi pan;

6.con lo fuerte de mis sollozos, a través de la piel se ven mis huesos.

7.Me parezco al pelícano del desierto, soy como la lechuza de las ruinas.

8.Paso en vela gimiendo como un pájaro solo en un tejado.

9.Todo el día me insultan mis enemigos, los que me adulan maldicen de mí.

10.El pan que como es la ceniza, mezclo mi bebida con mis lágrimas;

11.debido a tu cólera y a tu furor pues me arrancaste y me tiraste al suelo.

12.Mis días son como la sombra que declina, y yo me voy secando como el pasto.

13.Mas tú, Señor, reinas para siempre, y te invocan por todas las edades.

14.Tú te levantarás, enternecido por Sión, pues ya es tiempo que de ellas te apiades, ya ha llegado la hora;

15.tus siervos se encariñan con sus piedras y sienten pena al ver sus escombros.

16.Entonces los pueblos respetarán tu nombre, y todos los reyes de la tierra, tu gloria;

17.cuando el Señor reconstruya a Sión y se manifieste en su gloria,

18.cuando atienda la oración del despojado y no se haga sordo a su plegaria.

19.Escríbanlo para la nueva generación: un pueblo recreado alabará al Señor.

20.Pues se inclinó de lo alto de su santuario, desde los cielos miró el Señor a la tierra

21.para escuchar el gemido del cautivo y liberar a los condenados a muerte,

22.para que resuene en Sión el nombre del Señor y su alabanza, en Jerusalén.

23.Se reunirán entonces los pueblos y los reinos para adorar al Señor.

24.Agotó mi fuerza en el camino, y ha abreviado mis días,

25.pero yo digo: Dios mío, no me arranques a mitad de mis días, siendo que tus años corren de edad en edad.

26.Hace tiempo que fundaste la tierra, y los cielos son la obra de tus manos;

27.ellos perecerán, pero tú permaneces, todos se gastan como la ropa, los cambias como un vestido, y se mudan,

28.pero tú eres el mismo, tus años no se acaban.

29.Los hijos de tus siervos vivirán en ella y su raza siempre te servirá.

Mi madre antes de morir me dijo...


viernes, 28 de agosto de 2015

Soy un hombre libre...


En el medio del mundo del ESPÍRITU juega la razón, que cura el cáncer, que facilita las comunicaciones, que estudia el terreno de Marte, que puso al hombre en la Luna. El pensamiento te lleva a nuevos lugares, o te hace ver diferente,... más ricos a los viejos. Esto te cambiará tanto, que cambiará tu actitud frente al mundo, al que alguna vez quisiste cambiar en lugar de entenderlo. Y cuando cambies tendrás incidencia en él... Cierra los ojos y verás todo lo que será. Liberado del tiempo histórico, viajarás a la velocidad de la luz, y ese viaje puede mejorar la vida de muchos, porque es incalculable el poder del pensamiento. Este es un grandioso alquimista, que puede transformar cualquier circunstancia en una fiesta, es decir cualquier metal en oro. (Facundo Cabral)

Salmos 101



Salmos, 101

1.Quiero cantar lo que es bueno y justo; para ti, Señor, será mi salmo.

2.Me entrenaré en el camino perfecto; pero tú, ¿vendrás a mí? No tendré más que rectas intenciones para actuar en mi casa.

3.Nada tendré en vista que pueda ser malvado. Odio el proceder de los extraviados, no permitiré que se me pegue.

4.Lejos de mí el corazón perverso, desconozco al malvado.

5.Al que denigra en secreto a su prójimo yo lo haré callar; al de ojos altaneros y corazón engreído no lo soportaré.

6.Buscaré a los leales del país para que vivan conmigo; al que sigue el camino perfecto lo pondré a mi servicio.

7.No morará en mi casa el que trama el engaño; el que anda con mentiras no comparezca en mi presencia.

8.Cada mañana acabaré con todos los malvados del país, para suprimir de la ciudad del Señor a todos los que hacen el mal.

martes, 25 de agosto de 2015

MEJOR QUE EL ORIGINAL


                 MEJOR QUE EL ORIGINAL

Charles Chaplin no solo fue uno de los más grandes comediantes en la historia del cine, sino también un hombre de una gran sencillez.

Cuentan que, en cierta ocasión, cuando viajaba en coche, pasó por un pequeño pueblo de los Estados Unidos y observó allí un cartel donde se anunciaba un concurso de imitadores de Charles Chaplin.

Entonces decidió inscribirse en el evento. Eran siete los participantes, adivinen que sucedió al final: ¡Chaplin quedó en segundo lugar!

Minutos después, el genial comediante fue a felicitar al ganador y le dijo:

-¡Lo hace usted mejor que el propio Charles Chaplin!

-¿Usted cree? –preguntó el ganador

-Si, por supuesto que sí –contestó Chaplin—Y el jurado también cree lo mismo.

Luego de este diálogo, el gran mimo se marchó sin darse a conocer.

Lo que llamamos problemas son lecciones...


Salmos 100



Salmos, 100

1.¡Aclame al Señor la tierra entera,

2.sirvan al Señor con alegría, lleguen a él, con cánticos de gozo!

3.Sepan que el Señor es Dios, él nos hizo y nosotros somos suyos, su pueblo y el rebaño de su pradera.

4.¡Entren por sus puertas dando gracias, en sus atrios canten su alabanza. Denle gracias y bendigan su nombre!

5."Sí, el Señor es bueno, su amor dura por siempre, y su fidelidad por todas las edades".

lunes, 24 de agosto de 2015

SIN TRAMPAS




SIN TRAMPAS

Un joven llamado Karim solía practicar juegos de mesa con su amigo Samir. Sin embargo, entre ambos había una gran diferencia: Samir era honesto y sabía perder, Karim no. Este último, cada vez que iba ganando, seguía con el juego; pero, cuando iba perdiendo, sin que Samir se diera cuenta, se metía con maña el dado a la boca y lo mantenía escondido debajo de la lengua para deshacerse de él más tarde.

-¡El dado se perdió! No lo veo por ningún lado -decía mientras fingía buscarlo y terminaba por añadir-: Ni modo. El juego se acabó porque el dado no aparece.

Samir no tardó en darse cuenta de esta trampa y decidió darle una lección a su amigo. Al día siguiente, antes de la acostumbrada cita para jugar tomó el dado que iban a emplear y lo metió en una mezcla líquida de especias muy picantes. Lo sacó, lo dejó secar y, como el dado era amarillo, no parecía extraño.

Karim llegó y comenzó el acostumbrado juego. Todo fue bien durante las tres primeras rondas, pues iba ganando. Más en el cuarto tiempo, cuando estaba a punto de perder, usó el truco acostumbrado metiéndose el dado a la boca. Y en ese momento sintió que le quemaba la lengua.

¡Socorro! ¡Socorro! –gritaba mientras corría por toda la habitación.

Entonces, Samir le acercó una bebida, que ya tenía preparada, especial para quitar el gusto picante, Karim la apuró de un sorbo y, cuando estuvo en condiciones de hablar, le preguntó:

-¿Por qué me hiciste eso?

-Porque me di cuenta de que me hacías trampa en el juego y no lo podía aceptar -respondió Samir.

-Pero ¿Por qué te pareció tan importante, si jugamos solo para entretenernos? –cuestionó Samir.

-Porque quise enseñarte que entre los amigos existe un compromiso de lealtad y que, en cualquier situación, por simple que sea, hay que conducirse con rectitud. Vivir haciendo trampas solo te traerá problemas, como este picante dado que te sorprendió. ¿Quieres otro?

“La honestidad entre unos y otros se refleja en una convivencia armónica”

Saludos amigos a la distancia estoy sin internet, hasta pronto


El problema del matrimonio


martes, 4 de agosto de 2015

Deja ir ...



Dicen que el amor...


CABRALIDADES (3) Literatura de Facundo Cabral



CABRALIDADES (3)
Autor: Facundo  Cabral

Un hombre que habla con las palomas no está loco, sino, benditamente enamorado.

La humanidad no es una caravana de desesperados, sino una bendita familia festejando el amor.

Pregunté a un viejo Tarahumara porque no usaban armas para defenderse de los cuatreros, y me dijo:

Si las armas fueran necesarias, habríamos nacido con ellas.

Un campesino chino me dijo un día: Si quieres ser feliz un día emborráchate, si quieres ser feliz una semana, cásate, y si quieres ser feliz toda la vida, se jardinero.

Un día la pregunté a la Madre Teresa; ¿Cuándo descansa? A lo que ella me respondió: Yo descanso en el amor. Le dije, ¿ Madre, cual es el lugar del hombre?. Donde su hermano lo necesita.

Ella, la Madre, a la que nunca le escuché hablar de política, un día le pregunté por qué?. Me dijo: Yo no puedo darme el lujo de la política, una vez estuve 5 minutos escuchando a un político y en ese tiempo se me murió un viejecito en Calcuta.

Una señora al ver como la Madre Teresa curaba a un leproso se atrevió a decirle que ella no haría aquello por ningún dinero en el mundo. Y la Madre le respondió:

Ni yo tampoco; esto lo hago por amor.

Cada vez que yo entraba a la casa de la Madre Teresa, sentía que Dios recién había salido.

Mi madre, poco antes de morir me dijo:

Muero contenta porque cada vez te pareces más a lo que cantas.

Juan Francisco, mi ahijado, dice, a sus doce años de edad, que soy artista porque canto, y que canto para poder comprarle chocolates, que es lo más razonable que escuché sobre mi oficio.

El poeta indio Tagore, que bautizara “Mahatma”, es decir, alma grande, a Gandhi, decía que cuando el hombre trabaja, Dios lo respeta, más cuando el hombre canta, Dios lo ama.

Al verme asombrado por su presencia en mi concierto, Ray Bradbury me dijo:

Me asombra que se asombre de encontrar un Badbury viniendo de un país que tiene un Borges que es asombroso.

Yo sigo siendo tan inocente que, me sigue alumbrando la bendita esperanza de que un día, los poetas gobernarán el mundo.

Me gusta volver al Ecuador y sentarme frente al Coto-Patchi, el volcán sagrado, principalmente en sábado.

Me gusta volver a Calcuta porque ese es el centro de la Madre Teresa.

Me gusta volver a Sevilla, porque allí reina la alegría.

Un día, al volver a mi pueblo me encontré a mi hermano llorando porque lo había abandonado su mujer.

Mi madre me preguntó que cuantos habitantes habrán en el mundo.

No lo sé con exactitud, le dije, pero se calcula que habremos unos cinco mil doscientos millones de personas en el mundo.

Y dijo mi madre: Y con tantos miles de millones de personas que hay en el mundo, hay algunos que lloran por uno solo. Es como si tuviera uno cinco mil millones de pesos y lloraras porque has perdido un peso.

Bienaventurado el Mahatma Gandhi que fue el que dijo que hace casi dos mil años que estamos festejando el amor; o sea, el nacimiento de Jesús, no el de Herodes.

Salmos 99


Salmos, 99

1.El Señor reina, tiemblan los pueblos; monta en querubines, la tierra se estremece.

2.En Sión el Señor es muy grande, exaltado por encima de todos los pueblos.

3.Que celebran tu nombre grande y terrible: "¡El es Santo!"

4.Rey poderoso, amante de la justicia, tú has establecido la rectitud, tú ejerces en Jacob el derecho y la sentencia justa.

5.Ensalcen al Señor, nuestro Dios, póstrense ante la tarima de sus pies: ¡El es Santo!

6.Moisés y Aarón eran sus sacerdotes, Samuel también invocaba su nombre: invocaban al Señor y él les respondía.

7.De la columna de nube les hablaba, guardaban sus órdenes, las leyes que les dio.

8.Oh Señor, nuestro Dios, tú les respondías, tú eras para ellos un Dios tolerante, pero no les dejabas pasar nada.

9.Ensalcen al Señor, nuestro Dios, póstrense ante su santo monte: ¡Santo es el Señor nuestro Dios!

lunes, 3 de agosto de 2015

DESIDERATA



DESIDERATA
Anda placidamente entre el ruido y la prisa,
y recuerda la paz que puede haber en el silencio.
Tanto como sea posible, sin rendirte,
cultiva la armonía con todos los seres.
Habla de tu verdad tranquilo y claramente;
y escucha a los demás,
aun al torpe y al ignorante
porque ellos también tienen su historia.
Evita a las personas agresivas y escandalosas
ellas son una molestia para el espíritu.
No te compares con otros, si lo haces
te convertirás en un vanidoso o en un amargado,
porque siempre existirá alguien mejor
y alguien peor que tú.
Disfruta de tus éxitos así como de tus planes.
Mantente interesado en tu carrera, aunque sea humilde
tu carrera es una posesión real en estos tiempos cambiantes.
Se cauteloso en los negocios
porque el mundo está lleno de trampas,
pero no dejes que esto te ciegue a la virtud que existe,
porque hay personas que luchan por altos ideales
y en todas partes la vida esta llena de heroísmo.
Sé tu mismo. Especialmente no finjas afecto.
Tampoco seas cínico sobre el amor,
porque entre los rostros de la aridez y el desencanto
el amor es perenne como la hierba.
Toma agradablemente el consejo de los años,
renunciando sin amarguras a las cosas de la juventud.
Cultiva fuerza de espíritu
para protegerte de las desgracias repentinas
pero no te angusties con pensamientos negativos
porque muchos miedos nacen del cansancio y la soledad.
Además de practicar una disciplina saludable,
también se benévolo contigo mismo.
Tú eres un hijo del universo
como lo son los árboles y las estrellas;
tienes el derecho de estar aquí.
Y aunque a tu entendimiento este claro o no
nunca dudes que el universo se desarrolla como debe.
Por lo tanto mantente en paz con Dios,
cualquiera que sea la forma en que lo concibas.
Y cualquiera que sean tus obras y aspiraciones
en la ruidosa confusión de la vida
guarda paz en tu alma.
Con toda su maldad, dificultad y sueños rotos
el mundo es aun hermoso.
Sé alegre. Esfuérzate por ser feliz.

La aportunidad


CABRALIDADES (2) Literatura de Facundo Cabral




CABRALIDADES (2) 

Mi hermano trabajaba en correos y un día le pidió dos horas de permiso a su jefe y éste se las negó. Me hermano le dijo:

Mire usted, es que voy a ser padre.

El jefe le dijo, haber empezado por ahí. Tómese el tiempo que quiera y que le vaya bien.

Como a las cinco horas regresaba mi hermano y el jefe le dijo:

¡Qué, niño o niña?.

Que se yo, viejo, ahora hay que esperar nueve meses.

Mi abuelo era un genio para los números. Pasábamos un día por un campo y me dijo;

Ahí hay trescientas ochenta y cuatro vacas.

Yo, estupefacto le pregunté:

¿Cómo haces para saber tanto de números, para saber con exactitud el número total de vacas?.

Muy sencillo: cuento el total de las patas y las divido por cuatro.

Un marinero le dijo a mi abuelo:

Si me das cuatro hierros te construyo un barco.

Y mi abuelo le respondió:

Si tú me das a tu hermana, te hago la tripulación.

Mi hermano fue comunista hasta que el capitalismo le dio una oportunidad. Y es comprensible: el joven que no es socialista no tiene futuro y el adulto que no es conservador es que no tiene cabeza. Mi hermano decía que el dinero no hace la felicidad, pero la pobreza menos, así que decidió pasar esta desdicha que es la vida, con comodidad.

Mi sobrino escuchó a su padre que un día le dijo:

Siéntate ahí que vamos hablar del sexo.

Mi sobrino, con doce años, se quedó mirando a su padre y le dijo:

¿Qué quieres que te explique, papá?

Estábamos un día en Nueva York y, a la salida del teatro Lincon Center, se me acercó un periodista y me espetó:


Señor CabraL. Yo estoy de acuerdo en todo lo que usted ha dicho esta noche, excepto en que Dios es siempre justo. Si Dios fuera siempre justo, usted debería tener tanto difusión, tanto éxito como Julio Iglesias.

A lo que yo le respondí:

Claro que Dios es siempre justo. Julio Iglesias tiene más difusión, más éxito que yo puesto que necesita del dinero mucho más que yo para vivir. Yo, que necesito más libertad que Julio para vivir, por eso Dios me hizo tan libre.

América, Estados Unidos, es el único lugar del mundo donde uno puede ser un mal actor y un mal presidente, todo a la vez. Allí, en Estados Unidos, los negros se hacen boxeadores para poder pegarles a los blancos ¡¡legalmente¡¡.

Mi tío, que sabia casi todo, me dijo un día:

Si nos sacaran todas las pendejadas que nos han enseñado, por lo menos seríamos Octavio Paz.

Mi tío me decía que fue seis años a la escuela, ¡pero nunca entró¡

La gente es todo lo vieja que quiera ser. He visto algunas muchachas con 20 años y estar totalmente envejecidas, por el contrario, conozco a una muchachita con 83 años, Teresa de Calcuta, que nos enseña a vivir todos los días.

Un negro en la nieve es un blanco perfecto.

Me contaba mi abuela en torno al día que murió Carlos Gardel. Esto ocurría en el año 1.935. La noticia fue difundida por la radio. Se hicieron eco todos los barcos anclados en el puerto de Buenos Aires. Se pusieron a sonar todas las sirenas al mismo tiempo, alguien dijo que en señal de duelo.

¿Qué sentiste ante la muerte de Gardel, abuela?. A lo que ella me contestó:

Caramba, ahora si que somos pobres de verdad.

Si amas al dinero a lo sumo llegarás a un banco, pero si amas a la vida, seguramente llegarás a Dios.

Me temo que Dios, a la hora del juicio final, nos juzgará por el promedio ya que, sería una ardua tarea juzgarnos uno por uno. No creo que Dios diga La Madre Teresa, 10 puntos, Margaret Tácher 2 puntos; no. Como digo, Dios nos juzgará por el promedio y, siendo así, estamos salvados ya que la mayoría son buena gente.

Salmos 99


Salmos, 99

1.El Señor reina, tiemblan los pueblos; monta en querubines, la tierra se estremece.

2.En Sión el Señor es muy grande, exaltado por encima de todos los pueblos.

3.Que celebran tu nombre grande y terrible: "¡El es Santo!"

4.Rey poderoso, amante de la justicia, tú has establecido la rectitud, tú ejerces en Jacob el derecho y la sentencia justa.

5.Ensalcen al Señor, nuestro Dios, póstrense ante la tarima de sus pies: ¡El es Santo!

6.Moisés y Aarón eran sus sacerdotes, Samuel también invocaba su nombre: invocaban al Señor y él les respondía.

7.De la columna de nube les hablaba, guardaban sus órdenes, las leyes que les dio.

8.Oh Señor, nuestro Dios, tú les respondías, tú eras para ellos un Dios tolerante, pero no les dejabas pasar nada.

9.Ensalcen al Señor, nuestro Dios, póstrense ante su santo monte: ¡Santo es el Señor nuestro Dios!

domingo, 2 de agosto de 2015

Hamilton Naki (Historia real)



Hamilton Naki  (Historia real)

Hamilton Naki, que murió el 29 de mayo a los 78 años, empezó de jardinero en la Universidad de Ciudad del Cabo. Luego limpió las jaulas del Departamento Médico y, más adelante, trabajó como anestesista de animales. Lo más importante es que su destreza hizo posible el primer trasplante de

corazón humano.
La muerte de Hamilton Naki, condenado durante casi cuatro décadas al anonimato por su condición de negro, nos recuerda uno de los episodios más vergonzosos de la medicina moderna.

En la Sudáfrica racista del apartheid, donde se establecían diferencias en el sistema jurídico en función del color de la piel, fue Christian Barnardsudafricano blanco quien en 1967 recibió todos los honores por llevar a cabo el primer trasplante de un corazón humano.

Pero fue también Naki, el humilde autostopista, quien aquella noche hizo posible lo que durante siglos había supuesto un reto imposible para la medicina. (Ver apartheid en Sudáfrica)

UN HÉROE OLVIDADO, QUIEN FUE EL DR. NAKI?....

Hamilton Naki, un sudafricano negro de 78 años, murió a finales de mayo.

La noticia no figuró en los diarios, pero la historia de él es una de las más extraordinarias del siglo XX.

El cine lo bautizo como “El cirujano clandestino “

Naki era un gran cirujano. Fue él quien retiró del cuerpo de la dadora el corazón para ser transplantado en el pecho de Louis Washkanky en 1967, en la ciudad del Cabo, en África del Sur, en la primera operación de transplante cardíaco humano con buen resultado.

Es un trabajo delicadísimo. El corazón donado tiene que ser retirado y preservado con el máximo cuidado.

Naki era tal vez el segundo hombre más importante del equipo que hizo el primer transplante cardíaco de la historia.

Pero no podía aparecer porque era negro en el país del apartheid.

El cirujano-jefe del grupo, el blanco Christian Barnard, se transformó en una celebridad instantánea. Pero Hamilton Naki no podía salir en las fotografías del equipo.

Cuando apareció en una, por descuido, el hospital informó que era un empleado del servicio de limpieza. 
Naki usaba chaleco y máscara, pero jamás estudió medicina o cirugía.

Había abandonado la escuela a los 14 años. Era jardinero en la Escuela de Medicina de la Ciudad del Cabo. 
Pero aprendía de prisa y era curioso.

Cambió e hizo toda la clínica quirúrgica de la escuela, donde los médicos blancos practicaban las técnicas de transplantes en perros y cerdos Comenzó limpiando los chiqueros.

Aprendió cirugía presenciando experiencias con animales. 
Se transformó en un cirujano excepcional, a tal punto que Barnard lo requirió para su equipo.

Era un quiebre para las leyes sudafricanas. Naki, negro, no podía operar pacientes ni tocar sangre de blancos. Pero el hospital hizo una excepción para él. Se transformó en un cirujano... pero clandestino Era el mejor.

Daba clases a los estudiantes blancos, pero ganaba salario de técnico de laboratorio, el máximo que el hospital podía pagar a un negro Hamilton Naki enseñó cirugía 40 años y se retiró con una pensión de jardinero, de 275 dólares por mes.

Pero eso no le importó. El siguió estudiando y dando lo mejor de sí, pese a su discriminación

Después que el apartheid acabó, ganó una condecoración y un diploma de médico honoris causa.

Nunca reclamó por las injusticias que sufrió en su vida entera.

Pese a su clandestinidad y discriminación Jamás dejó de dar lo mejor de sí... Su pasión por ayudar a vivir....

Si dices...


Un mal amor


Salmos 98


Salmos, 98

1.Entonen al Señor un canto nuevo, pues ha hecho maravillas, la salvación provino de su diestra, de su brazo de santidad.

2.El Señor dio a conocer su salvación, les hizo ver a los paganos su justicia,

3.se acordó de su amor y fidelidad en favor de la casa de Israel. Todos, hasta los confines del mundo, han visto la salvación de nuestro Dios.

4.¡Aclamen al Señor, toda la tierra, estallen en gritos de alegría!

5.¡Canten con la cítara al Señor, con la cítara y al son de la salmodia,

6.al son de la trompeta y del cuerno aclamen el paso del Rey, el Señor!

7.¡Rujan el mar y todo lo que contiene, el mundo y todos los que lo habitan!

8.Aplaudan los ríos y los montes griten de alegría delante del Señor, porque ya viene, porque ya viene a juzgar la tierra. Juzgará al mundo con justicia y a los pueblos según su derecho.

sábado, 1 de agosto de 2015

La felicidad...


CABRALIDADES (1) Literatura de Facundo Cabral


CABRALIDADES (1)

Autor: Facundo Cabral
Cada mañana es una buena noticia, cada niño que nace es una buena noticia, cada hombre justo es una buena noticia, cada cantor es una buena noticia, porque cada cantor, es un soldado menos.

Todo esto y mucho más, lo aprendí de mi madre, se llamaba Sara, la elegí como madre por la misma razón por la que Dios la eligió como hija. Nunca pudo aprender nada puesto que, cada vez que estaba por aprender, llegaba la felicidad y la distraía. Nunca usó agenda porque hacía sólo lo que amaba y eso, se lo recordaba el corazón. Se dedicó sólo a vivir y no le quedó tiempo para otra cosa.

Me marché del pueblo dejando una novia. Muchos años después, al volver, me encontré una cuñada. Me quedé mirándola y, al ver lo que había hecho el tiempo con ella, me acerqué a mi hermano y le dije: ¡Gracias¡. 

En aquella ocasión, mi hermano, acudió borracho a una fiesta del pueblo y sacó a bailar a una gorda vestida de negro, la que le dijo:

No quiero bailar con usted por tres razones, porque usted está borracho, porque no sé bailar y porque soy ¡el obispo¡.

Me sorprendí cuando los periodistas corrieron a la casa de la madre de García Márquez, tras haber ganado éste el Nóbel. Todos estaban deseosos de conocer la opinión de la madre de Gabo, a lo que la señora les contestó:

Yo no se nada de literatura, yo sólo sé que el Gabo tiene mucha memoria porque todo eso que escribió se lo contaron. Esto me recuerda al inefable Juan Rulfo, cuando las gentes le pedían, casi le reclamaban del porque no escribía, a lo que él respondió: No escribo porque la gente que me contaba las cosas, se murió.

Me gusta volver a Roma, principalmente al Trastébere. Una tarde de otoño me encontré, en el Campo di Fiori con un señor al que todos quisimos mucho. Le estaba echando migas a las palomas. En aquella época el maestro tenía 88 años. Estaba allí, con su mujer. No me pude resistir; me acerqué y le dije: ¡Es usted el maestro¡ A lo que él me contestó. Yo soy el que tú quieras, pero recuerda que el maestro es el que te puso a ti delante de mí, y a mí delante de ti, yo sólo soy Arthur Rubistéin.


Me gusta volver a México, allí, en San Cristóbal de las Casas acudí al templo donde oran los Chamulas y me quedé perplejo. Cambiaron las ofrendas. Ahora le llevan al templo huevos de gallina y Pepsi-Cola. ¡Como si Dios no supiera que no hay nada como la Coca-Cola¡.

Un día me dijo Alberto Cortez: Facundo: vos sabés porque los argentinos hasta los cuarenta años somos engreídos, petulantes, soberbios. ¿Sabes por qué?. ¡Porque a partir de los cuarenta somos perfectos¡”. Y yo le dije: ¡Gracias, Alberto¡

Me apasiona volver a Guadalajara. México es como mi casa. La Guadalajara de Arriola. Me encanta escuchar al maestro Juan José Arriola. Él me dijo un día: nosotros, que somos buenas gentes, vamos a tener muchos hijos para que los malos no nos sigan ganando las elecciones.

Me gusta volver a la Guadalajara del Chente Fernández, que me dijo un día: “ Hay dos cosas que un buen charro debe tener; una buena vieja y una buena mula, eso sí, que la mula no sea muy vieja y que la vieja no sea muy mula.

Dios tomó forma de mendigo y bajó al pueblo para acercarse a la casa del zapatero en que le dijo: Hermano, soy muy pobre, no tengo una sola moneda encima y mis sandalias están rotas, si tu me hicieras el favor.

A lo que el zapatero le respondió:

Aquí todo el mundo viene a pedir y nadie a dar.

Dios le dijo:

Yo puedo darte todo aquello que tú necesites.

¿Tú podrías darme un millón de dólares para que yo fuera feliz?

Yo puedo darte diez veces más que eso a cambio de algo; a cambio de tus piernas. A lo que el zapatero le respondió:

Para qué quiero yo diez millones de dólares si no voy a poder caminar sólo.

Puedo darte, continuaba el Señor, cien millones de dólares a cambio de tus brazos. El zapatero, inquieto le dijo:

¿Qué puedo hacer yo con cien millones de dólares si no voy a poder comer solo?.

El Señor le hizo la última tentativa al zapatero.

Te voy a dar mil millones de dólares a cambio de tus ojos.

El zapatero, asustado ante el mendigo le respondió:

Qué hago yo con mil millones de dólares si no puedo ver a mi mujer, a mis hijos, a mis amigos.

El señor le dijo: Ah, hermano, hermano, qué fortuna tienes y no te das cuenta.


Salmos 97


Salmos, 97

1.¡El Señor reina, alégrese la tierra, regocíjense las islas numerosas!

2.Lo rodea una nube tenebrosa, justicia y derecho son la base de su trono.

3.Va avanzando un fuego delante de él, que alrededor devora a sus contrarios.

4.Sus relámpagos iluminan el mundo, la tierra lo contempla y se estremece.

5.Los montes se derriten como cera ante el que es Amo de toda la tierra;

6.los cielos proclaman su justicia y todos los pueblos ven su gloria.

7.Se avergüenzan los que adoran ídolos, los que se jactan de cosas estúpidas. ¡Todos los dioses se postran ante él!

8.Sión lo ha oído y se regocija, se festejan los pueblos de Judá a la espera, Señor, de tus sentencias.

9.Porque tú eres Señor Altísimo en toda la tierra, que destaca muy por encima de los dioses.

10.Amados del Señor, odien el mal, pues él cuida las almas de sus fieles y los libra de manos de malvados.

11.La luz ya asoma para el justo y la alegría, para los de recto corazón.

12.Alégrense, justos en el Señor, y den gracias a su santo nombre.