Google+ Badge

miércoles, 30 de septiembre de 2015

Cuando estés enojado


Hemos venido...


DIOS SIEMPRE LLEGA A TIEMPO



DIOS SIEMPRE LLEGA A TIEMPO
Todos los Domingos por la tarde, después de la misa matinal en la iglesia, el sacerdote y su sobrino de 11 años iban a repartir boletines por el pueblo a cada persona que veían. Estos boletines contenían información sobre lo mucho que nos ama Dios y sobre la importancia de ser católico. Este Domingo en particular, cuando llegó la hora de repartir los boletines, el tiempo estaba desapacible, 
la temperatura era baja y además empezaba a lloviznar. El niño se abrigó para el frío y le dijo a su tío:, 'Estoy listo'. 

Su Tío, el sacerdote, le contestó: '¿Listo para qué?' 

'Tío, es hora de ir a repartir nuestros boletines.' 

El tío respondió, 'Hace mucho frío y está lloviznando.' 

El niño miró sorprendido a su tío y le dijo, 'Pero la gente necesita saber de Dios aún en los días lluviosos.'

El sacerdote le contestó , 'Yo no voy a salir con este tiempo.' 

Con desespero, el niño dijo, '¿puedo ir yo solo, por favor?' Su tío titubeó por un momento y luego dijo, 'De acuerdo, vete si quieres, pero ten cuidado. Aquí tienes los boletines.' 

'Gracias tío!' Y con esto, el niño se fue a pesar de la lluvia. Caminó por todas las calles del pueblo, repartiendo los boletines a las personas que veía. 

Después de 2 horas caminando y teniendo en su mano el último boletín, se detuvo en una esquina y miró a ver si veía a alguien a quien dárselo, pero las calles estaban totalmente desiertas. Entonces, se acercó hacia la primera casa que vio, tocó el timbre varias veces y esperó, pero nadie salió. 

Finalmente, el niño se giró para irse, pero vio luz dentro de la casa. Por ello, volvió a tocar el timbre y a golpear la puerta fuertemente con los nudillos. Él seguía esperando, algo lo aguantaba ahí frente a la puerta. Tocó nuevamente el timbre y esta vez la puerta se abrió 
suavemente. 

Salió una señora con una mirada muy triste y suavemente le preguntó, '¿Qué puedo hacer por ti, hijo.?' 

Con unos ojos radiantes y una sonrisa que le cortaba las palabras, el niño dijo, 'Señora, siento molestarla, pero sólo quiero decirle que DIOS REALMENTE LA AMA y vine para darle mi último boletín, que habla sobre DIOS y SU GRAN AMOR. El niño le dio el boletín y se fue. 

Ella solo dijo, 'GRACIAS, HIJO, y que DIOS te bendiga.' 

El siguiente domingo por la mañana, el sacerdote estaba en el púlpito y cuando comenzó la misa preguntó, '¿Alguien tiene un testimonio o algo que quiera compartir?. 

Suavemente, en la fila de atrás de la iglesia, una señora mayor se puso de pie. Cuando empezó a hablar, una mirada radiante y gloriosa brotaba de sus ojos: 

'Nadie en esta iglesia me conoce. Nunca había estado aquí, incluso todavía el domingo pasado no era Cristiana. Mi esposo murió hace un tiempo atrás dejándome totalmente sola en este mundo. El domingo pasado fue un dia particularmente frío y lluvioso, y también lo fue en mi corazón. Ese día llegué al final del camino, ya que no tenía esperanza alguna ni ganas de vivir. Entonces tomé una silla y una soga y subí hasta el ático de mi casa. Amarré y aseguré bien un extremo de la soga a las vigas del techo; entonces me subí a la silla y puse el otro extremo de la soga alrededor de mi cuello. Parada en la silla, tan sola y con el corazón destrozado, estaba a punto de tirarme cuando de repente escuché el sonido fuerte del timbre de la puerta. Entonces pensé, 'Esperaré un minuto y quien quiera que sea se irá'. 

Yo esperé y esperé, pero el timbre de la puerta cada vez era más insistente, y luego la persona comenzó a golpear la puerta con fuerza. 

Entonces me pregunté, ¿quien podrá ser? Jamás nadie toca mi puerta ni vienen a verme! Por pura curiosidad, quise saber quién era, por lo que solté la soga de mi cuello y fui hasta la puerta, mientras el timbre seguía sonando cada vez con mayor insistencia. 

Cuando abrí la puerta no podía creer lo que veían mis ojos. Frente a mi puerta estaba el más radiante y angelical niño que jamás había visto. Su sonrisa, ohhh, ¡nunca podré describirla! Las palabras que salieron de su boca hicieron que mi corazón, muerto hace tanto tiempo, volviera a la vida, cuando dijo con voz de querubín , 'Señora , sólo quiero decirle que DIOS realmente la ama.' 

'Cuando el pequeño ángel desapareció entre el frío y la lluvia, cerré mi puerta y leí cada palabra del volante. Entonces fui al ático para quitar la silla y la soga. Ya no las necesitaría más. Como ven, ahora soy una hija feliz del REY. Como la dirección de la iglesia estaba en la parte de atrás del volante, vine personalmente para decirle GRACIAS a ese pequeño ÁNGEL DE DIOS que llegó justo a tiempo y, de hecho, llegó para rescatar mi vida de una eternidad en el infierno.' 

Todos lloraban en la iglesia. El sacerdote bajó del pulpito hasta el primer banco, donde estaba sentado el pequeño ángel; tomó a su sobrino en sus brazos y lloró incontrolablemente. 

Probablemente la iglesia no volvió a tener un momento más emocionante y glorioso.

Salmos 126


Salmos, 126


1.Cuando el Señor hizo volver a los cautivos de Sión, nos parecía estar soñando;

2.nuestra boca se llenaba de risa y nuestra lengua de gritos de alegría. Entonces entre los paganos se decía: "¡Qué grandes cosas no ha hecho el Señor por ellos!"

3.Sí, grandes cosas ha hecho el Señor por nosotros, rebosábamos de gozo.

4.Haz que vuelvan, Señor, nuestros cautivos, como riachuelos en tierras áridas.

5.Los que siembran entre lágrimas cosecharán entre gritos de alegría.

6.Se van, se van llorando los que siembran la semilla, pero regresarán cantando trayendo sus gavillas.

martes, 29 de septiembre de 2015

Cosa extraña el hombre...


Salmos 125


Salmos, 125


1.Los que buscan apoyo en el Señor se parecen al monte Sión: inconmovible y estable para siempre.

2.Jerusalén, los montes la rodean, así el Señor está en torno a su pueblo desde ahora y para siempre.

3.Jamás el cetro impío se impondrá sobre la parcela de los justos, no sea que los justos ensangrienten sus manos en el crimen.

4.Con los buenos, Señor, pórtate bien, con los que tienen rectitud de corazón.

5.Mas a los que son dobles y traidores, los eche el Señor con los malhechores.

6.¡Tenga paz Israel!

lunes, 28 de septiembre de 2015

"QUE LA PINTE EL SUIZO"



!QUE LA PINTE EL SUIZO!

El alcalde de Miami pide cotizaciones para pintar la fachada del Ayuntamiento, y le entregan 3 ofertas (de un colombiano, un gringo y un suizo). 

La del suizo asciende a 3 millones de dólares, la del gringo a 6 millones, y la del colombiano a 9 millones. 

Ante tales diferencias, se entrevista con los ofertantes, por separado, para que justifiquen su estimado de costo. 

El suizo dice que él usa pintura acrílica para exteriores en dos capas, y que cuesta 1 millón.
En andamios, brochas, equipos y seguros se va otro millón, y el otro millón restante es la mano de obra. 

El gringo justifica su estimado diciendo que él es mejor pintor, que usa pintura de poliuretano con tres capas, cuyo costo asciende a 3 millones. 
En andamios, otros materiales, equipos y seguros se gastan otros 2 millones, y el millón restante es la mano de obra. 

El último, que es el que finalmente gana la licitación ya que el alcalde asegura que es el presupuesto mejor justificado, resulta ser la del colombiano que en corto le dijo:
 
Mire Alcalde, 3 Millones son para usted, otros 3 para mí, y los 3 restantes se los damos al suizo para que nos pinte la fachada'.

P.D. ¡¡¡CUALQUIER PARECIDO CON LA VIDA POLÍTICA DEL DISTRITO, TU GOBIERNO O TU MUNICIPIO ES PURA COINCIDENCIA! !!

LEVÁNTATE Y ANDA. FACUNDO CABRAL



LEVÁNTATE Y ANDA. FACUNDO CABRAL
(Transcripción Juana Macedo)

No evites a nadie ni a nada, porque cada persona, o cada flor, o cada pájaro, o cada piedra es una cara diferente de Dios. Y sácate de la cabeza la idea de la seguridad, porque lo único seguro en la vida es la inseguridad y ese peligro constante que es la vida la hace tan excitante.

Confía en ti y esa energía te llevará al amor que te confirmará que estás en contacto con Dios, que no es ni bueno ni malo que es un invento de los humanos, que es lisa y llanamente Dios es decir el Padre y todo por eso hace lo que quiere, por eso la vida es lo que es, no lo que debería. 

Entonces bendecido, bendecirás a todo lugar por el que pases y no te esfuerces, el amor no puede ser mejorado porque es lo máximo y esto lo confirma que con él Dios creo al universo. Pero por favor no confundas al amor con el deseo , tampoco te sientas mal porque el sexo es maravilloso, e independiente del amor, tiene vida propia, encendida vida, excitante vida, riquísima vida, pretórica de juegos y sensaciones, extraordinario ejercicio para la mente, paraíso de la imaginación que pone de pie al animal que lo manifiesta como nadie.

Métete en el medio de ese círculo que como todo círculo es perfecto, por eso va desde la fiesta de ahora mismo hasta la reproducción, del placer inmediato a la continuidad de la especie…

Nada de lo que el hombre...


Salmos 124


Salmos, 124

1.De no estar el Señor en favor nuestro, que lo diga Israel,

2.de no estar el Señor en favor nuestro, cuando el mundo se tiró contra nosotros,

3.nos habrían devorado vivos en el fuego de su cólera.

4.Entonces las aguas nos habrían arrollado y el torrente, pasado por encima,

5.entonces habrían pasado sobre nuestra alma las aguas impetuosas.

6.Bendito sea el Señor que no nos dio por presa de sus dientes.

7.Nuestra alma como pájaro escapó de la red que puso el cazador. La malla se rompió y nosotros escapamos.

8.Nuestro auxilio está en el Nombre del Señor, que hizo el cielo y la tierra.

domingo, 27 de septiembre de 2015

Una gran reflexión...



UNA GRAN REFLEXIÓN

La noche había caído ya. Sin embargo, un pequeño hacía grandes esfuerzos por no quedarse dormido; el motivo bien valía la pena: estaba esperando a su papá. Los traviesos ojos iban cayendo pesadamente, cuando se abrió la puerta; el niño se incorporó como impulsado por un resorte, y soltó la pregunta que lo tenía tan inquieto: -Papi, ¿cuánto ganas por hora? -dijo con ojos muy abiertos. El padre, molesto y cansado, fue tajante en su respuesta: 

-Mira hijo, eso ni siquiera tú madre lo sabe, no me molestes y vuelve a dormir, que ya es muy tarde. -Si papi, sólo dime, ¿cuánto te pagan por una hora de trabajo? -reiteró suplicante el niño. Contrariado, el padre apenas abrió la boca para decir: -Doscientos pesos. -Papi, ¿me podrías prestar cien pesos? -preguntó el pequeño. El padre se enfureció, tomó al pequeño del brazo y en tono brusco le dijo: -Así es que para eso querías saber cuánto gano, ¿no?. Vete a dormir y no sigas fastidiando, muchacho.... 

El niño se alejó tímidamente y el padre, al meditar lo sucedido, comenzó a sentirse culpable: "Tal vez necesita algo", pensó, y queriendo descargar su conciencia se asomó al cuarto de su hijo y con voz suave le preguntó: -¿Duermes hijo? -Dime papi, respondió él entre sueños. -Aquí tienes el dinero que me pediste. 

-Gracias papi -susurró el niño mientras metía su manita debajo de la almohada, de donde sacó unos billetes arrugados-. ¡Ya completé! -gritó jubiloso-. Tengo, doscientos pesos..., ahora papá: ¿ME PODRÍAS VENDER UNA HORA DE TU TIEMPO? 

Para COMPARTIR

Dios está en todos...


Salmos 123




Salmos, 123

1.A ti he elevado mis ojos, a ti que habitas en los cielos.

2.Como los ojos de los siervos se fijan en la mano de su dueño, como miran los ojos de una esclava la mano de su dueña, así miran nuestros ojos al Señor, ¿nuestro Dios, cuándo tendrá piedad de nosotros?

3.Ten piedad de nosotros, Señor, ten piedad, porque estamos saturados de desprecios.

4.Nuestra alma está colmada de las burlas de la gente acomodada, del desprecio de los engreídos.

sábado, 26 de septiembre de 2015

LE PIDIÓ A ELLA QUE LO ENTERRARA CON TODO SU DINERO




LE PIDIO A ELLA QUE LO ENTERRARA CON TODO SU DINERO.
Hay algunas personas a las que les encanta el dinero demasiado. Tanto es así que lo ponen por encima de todo lo demás en su vida, incluyendo su familia. Entonces, ¿qué pasa cuando alguien quiere llevarse todo su dinero con ellos a la tumba? Bueno, echa un vistazo a esta historia sobre una viuda que le hizo una promesa a su codicioso marido para enterrarlo con todo su dinero. Sí, ese fue su último deseo … que buen tipo, ¿eh? De todos modos, su esposa, siendo una mujer honorable, quiso cumplir su promesa. Pero no hace falta decir, que ella quiso encontrar una manera de ganarle a este absurdo pedido.
“Había un hombre que había trabajado toda su vida y había guardado todo su dinero. Él era verdaderamente tacaño cuando se trataba sobre su dinero. Amaba el dinero más que casi cualquier otra cosa, y justo antes de morir, le dijo a su esposa: “Ahora escucha, cuando muera quiero que tomes todo mi dinero y lo coloques en el ataúd conmigo. Porque quiero llevarme todo mi dinero a la otra vida. ‘
Así que consiguió que su esposa le prometiera con todo su corazón y bajo juramento, que cuando él muriera, ella pondría todo el dinero en el ataúd junto a su cadáver. Finalmente un día murió “.
“Él ya estaba tendido en el ataúd, y la mujer, completamente vestida de negro, sentada al lado de su mejor amiga. Cuando terminaron la ceremonia, justo antes de que cerraran el ataúd, la mujer dijo, ‘Esperen un minuto!’
Tenía una caja de zapatos con ella, bien sellada. Se acercó con la caja y la colocó en el ataúd. A continuación, los enterradores cerraron el ataúd y se lo llevaron.”
Su amiga dijo: ‘Espero que no hayas sido lo suficientemente loca como para poner todo ese dinero ahí dentro con ese viejo tacaño'. ‘
Ella dijo: ‘Sí, le prometí. Yo soy una buena cristiana, no puedo mentir. Le prometí que iba a poner el dinero en ese ataúd con él'. 
‘¿Quieres decir que pusiste cada centavo de su dinero en el ataúd con él?’
‘Claro que sí’, dijo la esposa. ‘Lo junté todo, lo puse en mi cuenta bancaria y le escribí un cheque a su nombre.‘”
Por favor, ¡COMPARTE si te gusta esta historia!

LEVÁNTATE Y ANDA. FACUNDO CABRAL




LEVÁNTATE Y ANDA. FACUNDO CABRAL
(Transcripción Juana Macedo)

Medita, busca tu centro que es el que te comunica con el universo, profundízate y llegarás más lejos, a cuanto más adentro más afuera, y deja que tu cuerpo se manifiesta, es decir, baila, canta, has el amor que es una manera de cantar y bailar a la vez, de comunicarte directamente con la vida, es decir con Dios.

Escucha todos los pájaros y reverencia todas las montañas, excítate en la selva y deja que los ríos te lleven a los mares que entre muchas maravillas, tienen islas maravillosas, en una de ellas descansa Gogan y Bell que quiso quedarse a su lado por la eternidad. En otra decidí nacer de nuevo, es decir ser otra persona y lo conseguí. En otra me esperan constantemente.

Vive todo pero no etiquetes nada, primero porque la vida es una sola, es decir, incluye todo, y segundo porque la vida es movimiento, es decir cambia constantemente.

Todos tenemos un ritmo propio...


Salmos 122


Salmos, 122

1.Me puse alegre cuando me dijeron: "¡Vamos a la casa del Señor!"

2.Ahora nuestros pasos se detienen delante de tus puertas, Jerusalén.

3.Jerusalén, edificada cual ciudad en que todo se funde en la unidad.

4.Allá suben las tribus, las tribus del Señor, la asamblea de Israel, para alabar el Nombre del Señor.

5.Pues allí están las cortes de justicia, los ministerios de la casa de David.

6.Para Jerusalén pidan la paz: "¡Que vivan tranquilos los que te aman!

7.¡Que la paz guarde tus muros y haya seguridad en tus palacios!"

8.Por mis hermanos y por mis amigos quiero decir: "¡La paz esté contigo!"

9.Por la casa del Señor nuestro Dios, pido para ti la felicidad.

viernes, 25 de septiembre de 2015

!QUE GRAN EQUIVOCACIÓN!




!QUE GRAN EQUIVOCACIÓN!

Era miércoles, 8:00 a.m., llegué puntual a la escuela de mi hijo -“No olviden venir a la reunión de mañana, es obligatoria - fue lo que la maestra me había dicho un día antes.

-“¡Pues qué piensa esta maestra! ¿Cree que podemos disponer fácilmente del tiempo a la hora que ella diga? Si supiera lo importante que era la reunión que tenía a las 8:30.

De ella dependía un buen negocio y... ¡tuve que cancelarla!

Ahí estábamos todos, papás y mamás, la maestra empezó puntual, agradeció nuestra presencia y empezó a hablar. No recuerdo qué dijo, mi mente divagaba pensando cómo resolver ese negocio tan importante, ya me imaginaba comprando esa nueva televisión con el dinero que recibiría.

Juan Rodríguez!” -escuché a lo lejos -“¿No está el papá de Juan Rodríguez?”-Dijo la maestra.
“Sí aquí estoy”- contesté pasando al frente a recibir la boleta de mi hijo.

Regresé a mi lugar y me dispuse a verla. -“¿Para esto vine? ¿Qué es esto?” La boleta estaba llena de seises y sietes. Guardé las calificaciones inmediatamente, escondiéndola para que ninguna persona viera las porquerías de calificaciones que había obtenido mi hijo.

De regreso a casa aumentó más mi coraje a la vez que pensaba:

“Pero ¡si le doy todo! ¡Nada le falta! ¡Ahora sí le va a ir muy mal!” Llegue, entré a la casa, azoté la puerta y grité: -“¡Ven acá Juan!” Juan estaba en el patio y corrió a abrazarme. -“¡Papá!” -“¡Qué papá ni que nada!” Lo retiré de mí, me quité el cinturón y no sé cuantos azotes le di al mismo tiempo que decía lo que pensaba de él. “¡¡¡¡ Y te me vas a tu cuarto!!!”-Terminé.

Juan se fue llorando, su cara estaba roja y su boca temblaba.

Mi esposa no dijo nada, sólo movió la cabeza negativamente y se metió a la cocina.

Cuando me fui a acostar, ya más tranquilo, mi esposa se acercó y entregándome la boleta de calificaciones de Juan, que estaba dentro de mi saco, me dijo:

-“Léelo despacio y después toma una decisión...”. Al leerla, vi que decía: BOLETA DE CALIFICACIONES Calificando a papá:

Por el tiempo que tu papá te dedica a conversar contigo antes de dormir: 6
Por el tiempo que tu papá te dedica para jugar contigo: 6
Por el tiempo que tu papá te dedica para ayudarte en tus tareas: 6
Por el tiempo que tu papá te dedica saliendo de paseo con la familia 7
Por el tiempo que tu papá te dedica en contarte un cuento antes de dormir 6
Por el tiempo que tu papá te dedica en abrazarte y besarte 6
Por el tiempo que tu papá te dedica para ver la televisión contigo: 7
Por el tiempo que tu papá te dedica para escuchar tus dudas o problemas 6
Por el tiempo que tu papá te dedica para enseñarte cosas 7

Calificación promedio: 6.22

Los hijos habían calificado a sus papás. El mío me había puesto seis y sietes (sinceramente creo que me merecía cincos o menos) Me levanté y corrí a la recamará de mi hijo, lo abracé y lloré. Me hubiera gustado poder regresar el tiempo... pero eso era imposible. Juanito abrió sus ojos, aún estaban hinchados por las lágrimas, me sonrió, me abrazó y me dijo: -“¡Te quiero papito" Cerró sus ojos y se durmió.

¡Despertemos papas! Aprendamos a darle el valor adecuado aquello que es importante en la relación con nuestros hijos, ya que en gran parte, de ella depende el triunfo o fracaso en sus vidas.

¿Te has puesto a pensar que calificaciones te darían hoy tus hijos? Esmérate por sacar buenas calificaciones...

Ponlo en tu muro... Vamos a crear conciencia...

LEVÁNTATE Y ANDA. FACUNDO CABRAL


LEVÁNTATE Y ANDA. FACUNDO CABRAL
(Transcripción Juana Macedo)

La antítesis del amor es el miedo que te condena a una reiteración constante, y el odio es el amor malentendido, una manera insalubre y vergonzosa de amar, el amor te crece y el miedo te empequeñece, el amor abre todas las puertas y el miedo las cierra, el amor confía, el miedo duda. El miedo es el infierno ahora mismo, y el amor el paraíso siempre. 

Es más digno que saltes al vacío, es decir que te entregues a la aventura, a que te maten lentamente creencias heredadas, es decir muertas. 

Y esa entrega a la vida es el punto más alto del amor que es mi religión.

El arte es el fruto más apreciado del amor.

Pronto muy pronto...


Salmos 121



Salmos, 121

1.Dirijo la mirada hacia los montes: ¿de dónde me llegará ayuda?

2.Mi socorro me viene del Señor, que hizo el cielo y la tierra.

3.No deja que tu pie dé un paso en falso, no duerme tu guardián;

4.jamás lo rinde el sueño o cabecea el guardián de Israel.

5.El Señor es tu guardián y tu sombra, el Señor está a tu diestra.

6.Durante el día el sol no te maltratará, ni la luna de noche.

7.Te preserva el Señor de todo mal, él guarda tu alma.

8.El te guarda al salir y al regresar, ahora y para siempre.

jueves, 24 de septiembre de 2015

reflexiones de la vida diaria

Cada fracaso enseña al hombre algo que necesitaba aprender


"EL AMOR Y EL TIEMPO"


“El Amor Y El Tiempo”

Había una vez una isla muy linda y de naturaleza indescriptible, en la que vivían todos los sentimientos y valores del hombre; El Buen Humor, la Tristeza, la Sabiduría… como también, todos los demás, incluso El Amor.
Un día se anunció a los sentimientos que la isla estaba por hundirse.
Entonces todos prepararon sus barcos y partieron. Únicamente El Amor quedó esperando solo, pacientemente, hasta el último momento.
Cuando la isla estuvo a punto de hundirse, el Amor decidió pedir ayuda.
La riqueza pasó cerca del Amor en una barca lujosísima y el Amor le dijo: 
_ “Riqueza… ¿me puedes llevar contigo?
_ No puedo porque tengo mucho oro y plata dentro de mi barca y no hay lugar para ti, lo siento, Amor…
Entonces el Amor decidió pedirle al Orgullo que estaba pasando en una magnifica barca. 
_ ¡Orgullo te lo ruego, llevarme contigo!
No puedo llevarte Amor… - Le respondió Orgullo -
_ Aquí todo es perfecto, podrías arruinar mi barca y… si eso pasa, perdería toda mi reputación. 
Entonces el Amor dijo a la Tristeza que se estaba acercando: 
_ Tristeza te lo pido de corazón,… ¡déjame ir contigo! 
_ No Amor,… estoy muy triste y necesito estar sola…
Al rato pasó por frente del Amor el Buen Humor, pero estaba tan contento que no sintió ni que lo estaban llamando.
De repente una voz dijo: 
_ ¡Ven Amor,… yo te llevo conmigo! 
El Amor miró a ver quién le hablaba y vio a un viejo de barba muy blanca y larga que se acercaba en su barco y se sintió tan contento y lleno de gozo que se olvidó hasta de preguntarle su nombre al viejo.
Cuando llegó a tierra firme bajo del barco Amor y el viejo se fue entonando una larga melodía…
Amor se dio cuenta que con su alegría de verse salvo se había olvidado de preguntarle el nombre a su salvador y mirando a los que estaban presente preguntó:
_ ¿Puede alguien decirme quién es ese buen samaritano que me ayudó?”.
_”Ha sido El Tiempo” - Respondió el Saber, con voz serena -
_ ¿El Tiempo?… - Preguntó intrigado el Amor… y volvió a preguntar _ ¿Por qué será que el tiempo me ha ayudado si a él nada le importa? 
Hubo un momento de silencio y una voz se oyó a lo lejos decir:

“Porque, Solo El Tiempo Es Capaz De Comprender, Cuan Importante Es El Amor En La Vida”.

Moraleja:
“Nunca Dejes Que El Amor Se Aleje De Tu Vida, Es Muy Importante”… ¡¡¡Cuídalo!!!

LEVÁNTATE Y ANDA. FACUNDO CABRAL




LEVÁNTATE Y ANDA. FACUNDO CABRAL
(Transcripción Juana Macedo)
Detente pero para profundizar como un sabio, no para abandonarte como un vago. Detente para iluminarte, no para empobrecerte. Detente para tomar conciencia del todo, no para separarte, lo que además es imposible. Detente ahora para que tenga más calidad, tu accionar de mañana. Detente para adueñarte de ti, entonces ya no podrán manipularte los demás. Y de la observación renacerá tu espontaneidad, que refrescara todos tus actos que iluminará a los que te rodean.

No pierdas el tiempo con la fotografía que guarda lo muerto, ni con el espejo que es solo una repetición, que tu mente no funcione como una cámara fotográfica, sino como un radar, atento a las infinitas propuestas de la vida, entonces desbordará fuego, es decir, amor que solo puede suceder cuando te conoces, porque de lo contrario, ¿con quién estará el otro?

Pero el amor no es solo relacionarte con el otro, con los otros. Es un estado luminoso del ser, tan pleno que se basta a sí mismo, es más que enamorarse es tener conciencia que uno es el mismísimo amo, eso es realmente estar enamorado, es decir en brazos del amor, es decir en brazos de uno mismo.

La sabiduría...


Salmos 120


Salmos, 120

1.Al Señor, en medio de mi angustia, yo clamé y él me respondió.

2.Salva mi alma, Señor, de labios mentirosos, de la lengua calumniadora.

3.¿Qué se te dará o que se te agregará, oh lengua calumniadora?

4.Flechas muy puntiagudas de guerrero, endurecidas en brasas de retama.

5.¡Ay de mí que en Mesec debo vivir y habitar en las tiendas de Quedar!

6.Mi alma halló muy larga su permanencia entre aquellos que detestan la paz.

7.Estoy por la paz, pero apenas de eso hablo, ellos no piensan más que en guerra.

miércoles, 23 de septiembre de 2015

Que no te distraiga...(54)


EL ÁRBOL CONFUNDIDO



El Árbol Confundido.

Había una vez, un hermoso jardín, con manzanos, naranjos, peras y bellísimos rosales, todos ellos felices y satisfechos. 
Todos eran alegres en el jardín, excepto un árbol que estaba muy triste, porque "No sabía quién era." 
_ Lo que te falta es concentración, - le decía el manzano - si realmente lo intentas, podrás tener sabrosas manzanas… ¿Ves que fácil es?
_ No lo escuches. – Decía el rosal - _ Es más sencillo tener rosas que tener manzanas. 
El árbol desesperado, intentaba todo lo que le sugerían, y como no lograba ser como los demás, se sentía cada vez más frustrado. 
Un día llegó hasta el jardín el búho, la más sabia de las aves, y al ver la desesperación del árbol, le dijo: 
_ No te preocupes, tu problema no es tan grave, es el mismo de muchísimos seres sobre la tierra. Yo te daré la solución: _ No dediques tu vida a ser como los demás quieran que seas,... sé lo que Dios quiere que seas, y para lograrlo, escúchalo, abre tu corazón." 
Y dicho esto, el búho desapareció. 
_ ¿Lo que Dios quiere que sea?... - Se preguntó el árbol… y cerrando los ojos y los oídos, abrió el corazón y escuchó: 
_ ¡Tú jamás darás manzanas, porque no eres un manzano, ni darás rosas cada primavera porque no eres rosal... Eres un roble y tu destino es crecer grande y majestuoso, para dar cobijo a las aves, sombra a los viajeros y belleza al paisaje!... ¡Tienes una misión!… ¡Cúmplela! 
El árbol se sintió fuerte y seguro y se dispuso a ser todo aquello para lo cual había sido creado… Así, pronto creció y fue admirado y respetado por todos en el jardín.

Moraleja: 
Confía en tus capacidades, busca dentro de ti cuál es tu misión por cumplir y pon todo tu empeño en lograrla sin sentirte menos que nadie por más sencilla que sea tu vida o tu trabajo.

LEVÁNTATE Y ANTA. FACUNDO CABRAL




LEVÁNTATE Y ANDA. FACUNDO CABRAL. 
(Transcripción Juana Macedo)

Tienes una sola tarea completar tu propia naturaleza y para esto tienes que estar en la sociedad como si no fueras parte de ella, la sociedad que es tan mediocre y suicida que sigue apostando a cosas que nunca funcionaron y no funcionarán.

Calla a tu ego, que para crecer busca lo imposible, por eso te condena a un constante malestar, a un eterno desagrado que ves en todas las caras que cruzan por las calles de las ciudades del mundo. 

Ni comprar las mejores cosas los alegra, hasta dentro de un Mercedes Benz y de los mejore hoteles reina el malhumor. Ya nadie silva ni canta por las calles, excepto los vagabundos, aparentes perdedores. 

Recuerda el buscador es lo buscado, el conocedor es lo conocido. Entonces la iluminación eres tú, solo tienes que darte cuenta, y para esto debes librarte de lo que te distrae de ti, es decir de lo que te rodea, entonces la única religión es tu propia naturaleza, como la religión del fuego es ser caliente y la del agua ser blanda, y la del zorro ser astuto.

No te agotes...


Salmos 119


Salmos, 119

1.Dichosos los que sin yerro andan el camino y caminan según la Ley del Señor.

2.Dichosos los que observan sus testimonios y lo buscan de todo corazón,

3.que sin cometer injusticia caminan por sus sendas.

4.Tú eres quien promulgó tus ordenanzas para que las observen totalmente.

5.Ojalá sea firme mi conducta en cumplir con tus preceptos.

6.Entonces no tendré vergüenza alguna en respetar todos tus mandamientos.

7.Te daré gracias con rectitud de corazón cuando vaya aprendiendo tus juicios justos.

8.Tus preceptos, yo los quiero guardar, no me abandones, pues, completamente.

9.¿Cómo un joven purifica su camino? Basta con que observe tus palabras.

10.¡Con todo mi corazón te he buscado, no me desvíes de tus mandamientos!

11.En mi corazón escondí tu palabra para no pecar contra ti.

12.¡Bendito seas, Señor, enséñame tus preceptos!

13.Con mis labios he enumerado todos los juicios de tu boca.

14.Me he complacido en seguir tus testimonios más que en tener toda una fortuna.

15.Quiero meditar en tus ordenanzas y tener ante mis ojos tus senderos.

16.En tus preceptos me deleitaré, jamás me olvidaré de tus palabras.

17.Sé bueno con tu servidor y viviré, pues yo quisiera guardar tu palabra.

18.Abre mis ojos para que yo vea las maravillas de tu Ley.

19.En la tierra soy sólo un pasajero, no me ocultes pues tus mandamientos.

20.Mi alma se consume deseando tus juicios en todo tiempo.

21.Tú amenazas a los arrogantes malditos, que desertan de tus mandamientos.

22.Ahórrame el desprecio y la vergüenza pues tus testimonios he guardado.

23.Aunque príncipes sesionen en mi contra, tu servidor meditará en tus maravillas.

24.Tus testimonios son también mis delicias, tus preceptos son mis consejeros.

25.Mi alma está adherida al polvo, vivifícame conforme a tu palabra.

26.Te expuse mis proyectos y me respondiste: enséñame tus preceptos.

27.Haz que tome el camino de tus ordenanzas para que medite en tus maravillas.

28.Mi alma está deprimida de pesar, levántame de acuerdo a tu palabra.

29.Aleja de mí el camino engañador, y dame la gracia de tu Ley.

30.He elegido el camino de la verdad, y tus juicios he deseado.

31.Me he apegado, Señor, a tus testimonios, que no me decepcione.

32.Corro por el camino de tus mandamientos, ahí me ensanchas el corazón.

33.Señor, enséñame el camino de tus preceptos, que los quiero seguir hasta el final.

34.Dame la inteligencia para guardar tu Ley, y que la observe de todo corazón.

35.Guíame por la senda de tus mandamientos, pues en ésa me complazco.

36.Inclina mi corazón hacia tus testimonios y no hacia la ganancia.

37.Guarda mis ojos de mirar cosas vanas, me darás vida en tus caminos.

38.Cumple con tu siervo tu promesa dirigida a aquellos que te temen.

39.Aparta de mí el desprecio que temo pues tus juicios son para mi bien.

40.Mira cómo deseo tus ordenanzas, tú que eres justo, vivifícame.

41.Que venga a mí, Señor, tu gracia y tu salvación, conforme a tu palabra.

42.Entonces responderé a los que se burlan, que puedo confiar en tus palabras.

43.Que no se me olvide la palabra de verdad, pues espero en tus juicios..

44.Quiero observar tu Ley constantemente, por siempre jamás.

45.Estaré a mis anchas en todos mis caminos, pues tus ordenanzas he buscado.

46.Ante reyes hablaré de tus testimonios y no tendré vergüenza.

47.Me he deleitado en tus mandamientos a los que amaba mucho.

48.Alzaré mis manos hacia ti y meditaré en tus preceptos.

49.Recuerda tu palabra a tu servidor, ella ha mantenido mi esperanza.

50.Este es mi consuelo en mi miseria que tu palabra me vivificará.

51.Los soberbios se burlaban mucho de mí, pero no me he movido de tu Ley.

52.Me acuerdo de tus juicios de otros tiempos y eso, Señor, me da aliento.

53.Al ver a los impíos me da rabia: ¿por qué abandonan tu Ley?

54.Tus preceptos son salmodias para mí en la casa donde me reciben.

55.Por la noche me acuerdo de tu nombre, oh Señor, y observo tu Ley.

56.Por lo menos esto me quedará, haber guardado tus ordenanzas.

57.Lo que escojo, Señor, yo lo he dicho, es observar tus palabras.

58.Con todo mi corazón he procurado que tu rostro se enternezca, ten piedad de mí según tu palabra.

59.He reflexionado en mis caminos, a tus testimonios readecuaré mis pasos.

60.Me he apresurado, no me he retardado en obedecer tus mandamientos.

61.Las pecadores intentaron seducirme, pero no me olvidado de tu Ley.

62.A medianoche me levanto, te doy gracias por tus justos juicios.

63.Me he aliado con todos los que te temen y que observan tus ordenanzas.

64.De tu bondad, Señor, está llena la tierra, enséñame tus preceptos.

65.Has sido bueno con tu servidor, Señor, de acuerdo a tu palabra.

66.Enséñame el buen sentido y el saber pues tengo fe en tus mandamientos.

67.Antes de ser humillado me había alejado pero ahora yo observo tu palabra.,

68.Tú que eres bueno y bienhechor, enséñame tus preceptos.

69.Los soberbios me recubren de mentira, mas, con todo el corazón, guardo tus ordenanzas.

70.Su corazón está obstruido como de grasa, pero para mí tu Ley es mi delicia.

71.Fue bueno para mí que me humillaras para que así aprendiera tus preceptos.

72.La ley de tu boca vale más para mí que millones de oro y plata.

73.Tus manos me han hecho y organizado, dame la inteligencia para aprender tus mandatos.

74.Se alegrarán los que te temen al ver que he esperado en tu palabra.

75.Sé, Señor, que tus juicios son justos y que con razón me has afligido.

76.Que tu gracia me asista y me consuele, conforme a tu palabra dada a tu siervo.

77.Que venga a mí tu ternura y me dé vida, porque mis delicias son tu Ley.

78.Confunde a los soberbios que me calumnian, mientras yo medito en tus ordenanzas.

79.Que se vuelvan a mí los que te temen y que saben de tus testimonios.

80.Que cumpla mi corazón sin falla tus preceptos para que no quede avergonzado.

81.Mi alma se desgastó anhelando tu salvación, espero en tu palabra.

82.Mis ojos se cansaron por tu palabra, ¿cuándo vendrás a confortarme?

83.Aunque parezco un cuero ahumado, no he olvidado tus preceptos.

84.¿Qual será la suerte de tu servidor? ¿cuándo harás justicia con mis perseguidores?

85.Los soberbios me han cavado trampas, lo que estaba en contra de tu Ley.

86.Todos tus mandamientos son verdad: me persiguen sin razón, ¡ayúdame!

87.Por poco no me dejaban en el suelo, pero yo no abandoné tus ordenanzas.

88.Por tu bondad dame vida, para que observe el testimonio de tu boca.

89.Tu palabra, Señor, es para siempre, inmutable en los cielos.

90.De generación en generación tu verdad; igual que la tierra que tú fundaste

91.y que se mantiene por tu decisión, pues el universo es tu servidor.

92.Si en tu Ley no hubiera puesto mis delicias habría perecido en mi miseria.

93.Jamás olvidaré tus ordenanzas pues por ellas me haces revivir.

94.Tuyo soy, sálvame, ya que he buscado tus ordenanzas.

95.Los malvados me espían para perderme, pero estoy atento a tus testimonios.

96.He visto el fin de todo lo perfecto, ¡cuánto más amplio es tu mandamiento!

97.¡Cuánto amo tu Ley! En ella medito todo el día.

98.Me haces más sabio que mis enemigos por tu mandamiento que es siempre mío.

99.Soy más agudo que todos mis maestros, merced a tus testimonios que medito.

100.Superé a los ancianos en saber pues guardo tus ordenanzas.

101.Aparté mis pasos de todo mal camino, pues quería ser fiel a tu palabra.

102.De tus juicios no me he apartado, pues tú me los enseñas.

103.¡A mi paladar son dulces tus palabras, más que la miel para mi boca!

104.Tus ordenanzas me han dado la inteligencia, por eso odio cualquier ruta mentirosa.

105.Para mis pasos tu palabra es una lámpara, una luz en mi sendero.

106.He hecho un juramento y lo mantendré de guardar tus justos juicios.

107.He sido hasta el colmo afligido vivifícame, Señor, según tu palabra.

108.Acepta, Señor, la ofrenda de mi boca, y enséñame tus juicios.

109.Expongo mi vida a cada instante, pero jamás me olvido de tu ley.

110.Los malvados me han tendido una celada pero no me alejé de tus ordenanzas.

111.Tus testimonios han sido siempre mi herencia, son la alegría de mi corazón.

112.Incliné mi corazón a cumplir tus preceptos, siempre y totalmente.

113.Odio los corazones repartidos y amo tu Ley.

114.Tú eres mi refugio y mi escudo, he puesto en tu palabra mi esperanza.

115.Apártense de mi, agentes del mal, para que guarde los mandamientos de mi Dios.

116.Sostenme según tu palabra, y viviré que no sea en vano mi esperanza.

117.Sé mi apoyo y estaré salvado, que tus preceptos sean siempre mis delicias.

118.Desprecias a los que abandonan tus preceptos, sus proyectos no son más que mentira.

119.Los malos del país son para ti la escoria, por eso yo amo tus testimonios.

120.Ante ti mi carne tiembla de miedo, tus juicios me llenan de temor.

121.He actuado con derecho y con justicia, no me entregues a mis opresores.

122.Defiende la causa de tu servidor, no dejes que me opriman los soberbios.

123.Por tu salvación mis ojos languidecen, y por tu justa palabra.

124.Según tu amor actúa con tu siervo, y enséñame tus preceptos.

125.Soy tu servidor, dame la inteligencia para que conozca tus testimonios.

126.Señor, es tiempo de que actúes, pues se viola tu Ley,

127.al verlo amo más tus mandamientos, los aprecio más que el oro fino.

128.Me regulo por todos tus preceptos y odio cualquier camino de mentira.

129.Maravillosos son tus testimonios por eso mi alma los guarda.

130.Exponer tus palabras es dar luz y abrir la inteligencia de los sencillos.

131.Abro una boca grande para aspirar pues estoy ávido de tus mandamientos.

132.Vuélvete a mí y ten de mí piedad, como los que aman tu nombre lo merecen.

133.Afirma con tu palabra mis pasos, no dejes que me domine algún mal.

134.Líbrame de la opresión del hombre, para que pueda observar tus ordenanzas.

135.Haz brillar tu faz sobre tu siervo y enséñame tus preceptos.

136.De mis ojos han brotado ríos de lágrimas al ver que no se observa tu Ley.

137.Tú eres justo, Señor, y rectos son tus juicios.

138.Has dictado tus testimonios con justicia, y con toda verdad.

139.Me consumo de indignación pues mis adversarios olvidan tus palabras.

140.Tu palabra está totalmente comprobada por eso tu servidor la ama.

141.Aunque soy poca cosa y despreciable, no me olvido de tus ordenanzas.

142.Tu justicia es justicia eternamente y tu Ley es verdad.

143.Si me asaltan la angustia y la ansiedad, tus mandamientos aún son mis delicias.

144.Tus testimonios son justicia eterna, dame la inteligencia y viviré.

145.Te invoco, Señor, con todo el corazón, respóndeme, pues quiero observar tus preceptos.

146.Yo a ti clamo, sálvame, pues quiero guardar tus testimonios.

147.Me adelanto a la aurora para clamarte, espero en tus palabras.

148.Mis ojos se adelantaron a las horas y volví a meditar en tu palabra.

149.Por tu amor, Señor, oye mi voz, hazme vivir según tus juicios.

150.Mis perseguidores se adhieren al crimen, pero se alejan de tu Ley.

151.Tú estás cerca, Señor, y todos tus mandamientos son verdad.

152.Lo que hace tiempo sé de tus testimonios es que los fundaste para siempre.

153.Mira mi miseria y líbrame, pues no me he olvidado de tu Ley.

154.Defiende mi causa y líbrame, que me vivifique tu palabra.

155.La salvación está lejos de los impíos, pues no se interesan en tus preceptos.

156.Frecuentes son, Señor, tus misericordias, hazme vivir según tus juicios.

157.Mis perseguidores y mis enemigos son sin cuento, pero no me aparté de tus testimonios.

158.Vi a los traidores y me dieron asco, pues no respetan tu palabra.

159.Mira cuánto amo tus ordenanzas, Señor, hazme vivir según tu gracia.

160.El principio de tu palabra es la verdad, tus juicios son justos para siempre.

161.Si bien los príncipes me perseguían sin razón, mi corazón temía más a tus palabras.

162.Tu palabra me llena de gozo como quien encuentra un gran tesoro.

163.Detesto la mentira, la aborrezco, pero eso sí que amo tu Ley.

164.Siete veces al día yo te alabo por tus juicios que son justos.

165.Una paz grande para los que aman tu Ley, nada podrá hacerlos tropezar.

166.Espero, Señor, tu salvación, y pongo en práctica tus mandamientos.

167.Mi alma toma en cuenta tus testimonios, los amo totalmente.

168.Observo tus ordenanzas, tus testimonios, a tu vista están todos mis caminos.

169.¡Que mi grito se acerque a tu faz, Señor, según tu palabra, dame la inteligencia!

170.¡Que mi súplica llegue hasta tu presencia, líbrame de acuerdo a tu palabra!

171.¡Que mis labios publiquen tu alabanza, pues tú me enseñas tus preceptos!

172.¡Que mi lengua celebre tu palabra, pues son justos todos tus mandamientos!

173.¡Que tu mano venga a socorrerme, pues yo elegí tus ordenanzas!

174.He ansiado, Señor, tu salvación, y tu Ley ha sido mi delicia.

175.¡Que mi alma viva para alabarte, y tus juicios vendrán en mi ayuda!

176.Iba errante como oveja perdida, ven a buscar a tu servidor, pues bien sabes que no olvidé tus mandamientos.