jueves, 31 de marzo de 2016

Pocos ven lo que somos, pero todos ven lo que aparentamos

Maduramos con los daños, no con los años

EL LOBO Y EL MURCIÉLAGO. FÁBULA



EL LOBO Y EL MURCIÉLAGO.
(Transcripción Juana Macedo)

Volando de rama en rama un murciélago adormitado fue a caer sobre un lobo dormido. Este, despertando al instante, lo tomó y al punto intentó devorarlo. 

Entonces, el murciélago clamó por su libertad. 

-Te dejaré libre –díjole el lobo-; pero con la condición de que me digas por qué los murciélagos con tan alegres y retozones. En cambio, yo siempre me fastidio.

-Me asustas sobremanera -replicó el murciélago-. Déjame volar a mi cueva y te lo explicaré al punto.

El lobo lo dejó libre y el murciélago le increpó:

-Te fastidias, compadre, porque eres malo y tu crueldad seca tu corazón. En cambio, a nosotros nos ves alegres porque jamás intentamos dañar al prójimo.

QUIEN A NADIE HACE DAÑO, VIVE FELIZ TODO EL AÑO.

Los monstruos no duermen bajo tu cama...


La madurez es aquella edad en que uno ya no se deja engañar por sí mismo


QUÉ HAY AL OTRO LADO? REFLEXIÓN




QUÉ HAY AL OTRO LADO?

Un hombre enfermo se dirigió a su médico. Mientras se preparaba para dejar el consultorio y le dijo: "Doctor, tengo miedo de morir. Dígame, ¿qué hay al otro lado?"

Muy escuetamente, el médico le contestó: "No lo sé".

"¿Cómo que no lo sabe?. ¿No sabe lo que hay al otro lado?"

El médico tenía su mano en el pomo de la puerta. Al otro lado, se oyó un ruido de rasguños y lloriqueo y, al abrir la puerta, un perro entró apresurádamente en la habitación y le saltó encima con una evidente manifestación de alegría.

Girándose al paciente, el médico dijo: "¿Ha visto a mi perro? Nunca había estado en esta habitación antes. Él no sabía lo que había aquí dentro. Lo único que sabía es que su amo estaba aquí y, cuando se abrió la puerta, dio un salto hacia adentro sin temor alguno. Conozco muy poco de lo que hay al otro lado de la muerte, pero sé una cosa... sé que Dios, que es mi padre, está allí y eso es suficiente."

La seguridad está en el Señor en quién él o ella cree. Aunque el paso al más allá nos produzca muchos interrogantes, la seguridad de que Dios está al otro lado de la puerta, nos reafirma. 
No esperes mucho para entrar en contacto con Él. Vale la pena vivir sabiendo quién está al otro lado de la puerta. !Confía en el Señor!

Entre plantar y cosechar, existe un regar y esperar

A nadie tienes que rendir cuentas...




Sabemos que detrás de una máscara, siempre hay otra, como también vemos la pureza en la desnudez, las libertades del jazz y los ritos de las dictaduras. Aceptar la realidad, es salvarse de los engaños, entonces la verdad nos hace vivir plenamente.

No te engañes, entonces nadie te engañará. Sé firme como Buda, como Jesús, como Espinosa, como Einstein, como Ford, firme pero abierto al mundo, atento a las propuestas de la vida. Predica las virtudes, pero no calles las verdades. Nunca te arrepentirás de haberte animado, y nunca te perdonarás no haberlo hecho. Además, no tienes nada que perder, porque ni una sola de tus orejas es obra tuya, no te preocupes por tu futuro, al final del camino no te espera la cima de la montaña, sino la paz del valle. A nadie tienes que rendir cuentas, como a nadie tienes que explicar nada. No debes agotarte en las vanas áreas de querer convencer y gustar. Lo importante, es que estés convencido y te guste lo que haces. Y si tienes un gran sueño, tienes que estar dispuesto a un gran esfuerzo para concretarlo, porque sólo lo grande alcanza lo grande. Si estudias superficialmente, aprenderás superficialmente. Si vives por la mitad, sólo conocerás la mitad de la vida. Si tienes la cabeza dividida verás al mundo dividido. Si trabajas por obligación, serás un desocupado, un desdichado más. Si tienes miedo, no conocerás al AMOR que es valentía. 


Judit 11



Judit, 11
1.Holofernes le dijo: «Ten confianza, mujer, no tengas miedo, porque nunca he maltratado a los que se deciden a servir a Nabucodonosor, rey de toda la tierra.

2.Tampoco habría levantado mi espada contra tu pueblo de montañeses si no me hubieran despreciado;

3.pero ellos lo han querido así. Ahora dime por qué huyes de ellos y te refugias entre nosotros ¿Lo haces para salvarte? Ten confianza, salvarás tu vida esta noche y en adelante.

4.Nadie te hará daño; te tratarán bien como a los siervos de mi señor, el rey Nabucodonosor.»

5.Judit respondió: «Escucha mis palabras para que pueda hablar con libertad ante tu presencia. Esta noche diré sólo la verdad a mi señor.

6.Si sigues los consejos de tu sierva, todo se cumplirá por la mano de Dios y mi señor no fracasará en sus proyectos.

7.¡Viva Nabucodonosor, rey de toda la tierra, y viva su poder que te ha enviado para poner en el recto camino a todo viviente! Gracias a tu poder, no sólo los hombres le sirven, sino que hasta las bestias salvajes, los ganados y las aves del cielo viven para Nabucodonosor y toda su casa.

8.Nosotros hemos oído hablar de tu sabiduría y de la prudencia de tu espíritu y toda la tierra sabe que tú eres el más hábil de todo el reino, de profundos conocimientos y muy entendido para la guerra.

9.También conocemos el discurso que Ajior pronunció en tu consejo y oímos sus propuestas, pues los hombres de Betulia lo acogieron y él les contó todo lo que dijo en tu presencia.

10.Ahora, poderoso señor, no desprecies sus palabras; tenlas bien presentes, que son verdaderas. Nuestro pueblo no será vencido, ni la espada podrá contra ellos si no han pecado contra su Dios.

11.Pero, para que no quedes decepcionado y fracasado, la muerte caerá sobre ellos. Han caído en un pecado que hace enojarse a Dios cada vez que lo cometen

12.En vista de que les faltan alimentos y escasea el agua, han decidido consumir todo lo que Dios con sus leyes les tiene prohibido comer.

13.Incluso las primicias del trigo y las décimas del vino y del aceite, cosas sagradas y reservadas a los sacerdotes de Jerusalén y que ningún laico puede tocar ni siquiera con las manos.

14.Han enviado mensajeros a Jerusalén (donde el pueblo hace lo mismo), para conseguir autorización de los Ancianos.

15.Y en cuanto les sea concedido y lo realicen, entonces Dios te los entregará para su destrucción.

16.Cuando supe todo esto, huí de ellos, y Dios me envió para realizar contigo hazañas tales que, cuando la tierra lo sepa, todos queden desconcertados.

17.Soy piadosa y sirvo al Dios del cielo noche y día. Ahora quiero quedarme a tu lado. Cada noche saldré al valle a rezar a Dios y él me avisará en cuanto hayan caído en el pecado.

18.Entonces, yo te avisaré para que salgas con tu ejército y ninguno de ellos podrá oponerse.

19.Te guiaré por toda Judea hasta llegar al corazón de Jerusalén. Tú los llevarás como ovejas sin pastor, y ni siquiera un perro ladrará contra ti. Todo esto me ha sido revelado para que te lo comunique.»

20.Estas palabras agradaron a Holofernes y a todos sus oficiales, que, admirados de su sabiduría, dijeron:

21.«De un extremo a otro del mundo no hay mujer tan hermosa como ésta y tan sensata en sus palabras.»

22.Holofernes le dijo: «Bien ha hecho Dios en mandarte delante de tu pueblo, para demostrarle que el poder está en mis manos y la ruina en manos de los que desprecian a mi señor.

23.Eres tan hermosa como prudente para hablar. Si haces lo que has dicho, tu Dios será mi Dios, vivirás en el palacio de Nabucodonosor y serás famosa en toda la tierra.»

miércoles, 30 de marzo de 2016

Nunca pierdas la esperanza... los milagros pasan todos los días

Nunca llegarás a tu destino si te detienes a arrojar piedras a cada perro que te ladre

LA CADENA DE ODIO. REFLEXIÓN



“La Cadena Del Odio”
El viejo dueño de la empresa, le gritó a su administrador porque en ese momento estaba muy nervioso.
El administrador llegó a su casa y le gritó a su esposa, acusándola de que gastaba demasiado porque se había comprado un vestido nuevo. 
La esposa le gritó a su empleada doméstica porque rompió un plato sin querer mientras fregaba. 
La empleada doméstica, le dio un puntapié al perro porque la hizo tropezar.
El perro salió corriendo y mordió a una señora que pasaba por la calle, porque le molestaba su presencia.
La señora fue al hospital para que le curaran las heridas de la mordida del perro y le gritó al médico porque al curarla sintió dolor.
El médico llego a su casa y le peleó a su madre porque la comida estaba fría. La madre le acarició los cabellos y le dijo: “Hijo mío, mañana te haré tu comida favorita, ahora date un baño de agua tibia, que has trabajado mucho y te ves cansado. Cuando el hijo se fue a dormir, la madre lo bendijo dándole un beso en la frente y el sonriendo se durmió.
Es Obvio que en el momento que la madre acarició a su hijo, le arregló la cama, lo bendijo y le dio un beso en la frente después de que el peleara con ella, rompió la cadena de odio, porque chocó con la paciencia, el perdón y el amor…



Moraleja:
“La actitud de una sola persona, puede romper esa cadena de odio.
Cualquier Conducta De Agresividad u Odio Puede Ser Neutralizada Con La Paciencia, El Perdón y El Amor… Aplica Tu También Este Método y Veras Como Tu Vida y La De Los Que Te Rodean Cambiara Para Bien”

Ama tu forma de ser, nadie dijo que tenias que caerle a todo el mundo

Si los perros ladran Sancho es señal que cabalgamos

La enseñanza de Buda no está debilitada...



Los últimos salvadores son dudosos, pero no afectan la enseñanza de Buda, ni enferman a la Biblia. La enseñanza de Buda no está debilitada por el que no cree en la trasmigración, ni muere la Biblia porque se enfrente al saber mas realista de la historia de la tierra y de la evolución del hombre. Así como, es inocente pensar en una sociedad sin delincuentes. 

Cualquiera puede ser mejor si se lo propone. No le bastan las buenas intenciones al universo, que es como es, y no como nos gustaría que fuera. La verdadera fe, comienza trabajando en uno mismo, para creer en uno mismo. Y cuando uno esta bien plantado en uno mismo, se anima a ver todo, entonces conocemos a la realidad y de ahí en más podemos comprenderla, entonces nos salvamos de las decepciones.

Judit 10



Judit, 10
1.Acabada su plegaria al Dios de Israel,

2.Judit se levantó del suelo, llamó a su sierva y bajó a la habitación donde pasaba los sábados y días de fiesta.

3.Se quitó el saco que vestía y, después de bañada, cambió sus vestidos de viuda por los de fiesta, que usaba cuando vivía su esposo Manasés; se echó perfumes, se peinó y se adornó la cabeza con una cinta;

4.se calzó las sandalias, se puso collares, brazaletes, anillos, aros y todas sus joyas. Se arregló lo mejor que pudo con el fin de atraer las miradas de todos los que la vieran.

5.Llenó una bolsa con harina de cebada, tortas de higos y panes puros, lo envolvió todo y se lo entregó a su sierva, junto con un cuero lleno de vino y un cántaro de aceite.

6.Luego se dirigieron a la puerta de Betulia y allí se encontraron con Ozías y con Jabrí y Jarmí, dirigentes de la ciudad,

7.quienes al ver a Judit transformada quedaron maravillados de su belleza y le dijeron:

8.«¡Que el Dios de nuestros padres te conceda gracia y dé éxito a tus planes para gloria de Israel y de Jerusalén!»

9.Judit adoró a Dios y les dijo: «Manden abrir la puerta de la ciudad para que yo salga a realizar lo que me acaban de decir.» Ellos mandaron a los jóvenes que abrieran la puerta, como ella lo había pedido.

10.Cumplida la orden, Judit salió con su sierva. Los hombres de la ciudad la siguieron con la mirada mientras bajaba por la montaña hasta que llegó al valle, y allí la perdieron de vista.

11.Ambas caminaban rápidamente por el valle, cuando les salieron al encuentro centinelas asirios,

12.quienes detuvieron a Judit y le preguntaron: «¿Quién eres? ¿De dónde vienes y a dónde vas?» Ella respondió: «Soy hija de hebreos y huyo de ellos porque están a punto de ser devorados por ustedes.

13.Voy a presentarme a Holofernes, jefe del ejército de ustedes, para hablarle con sinceridad y mostrarle el camino para apoderarse de toda la montaña sin que ninguno de sus hombres sufra daño o pierda su vida.»

14.Aquellos hombres, al oírla hablar y ver su extraordinaria belleza, le dijeron:

15.«Has salvado tu vida con tu decisión de presentarte a nuestro señor. Anda a su tienda; algunos de los nuestros te acompañarán hasta que llegues a él.

16.Cuando estés en su presencia, no tengas miedo, cuéntale tus propósitos y te tratará bien.»

17.Y eligieron entre ellos a cien hombres que la acompañaron y guiaron hasta la carpa de Holofernes.

18.La noticia de su llegada se corrió de tienda en tienda. La gente de todo el campamento acudía en torno a ella, mientras esperaba fuera de la tienda de Holofernes que le anunciaran su llegada.

19.Quedaban prendidos de su belleza y, al verla, admiraban a los hijos de Israel y decían: «¿Quién puede despreciar a un pueblo que tiene mujeres tan bellas? Sería un error dejar con vida a un solo hombre, porque los que queden podrían engañar a todo el mundo.»

20.Los guardias personales de Holofernes y todos sus oficiales salieron para introducirla en la tienda.

21.Holofernes descansaba en su cama bajo colgaduras de oro y púrpura, adornada de esmeraldas y piedras preciosas.

22.Le anunciaron la llegada de Judit y salió a la entrada de su tienda precedido de lámparras de plata.

23.Cuando apareció Judit ante Holofernes y sus ayudantes, quedaron maravillados de la belleza de su rostro. Ella se puso de rodillas, pero los ayudantes de Holofernes la levantaron.

martes, 29 de marzo de 2016

Besame como si tu ex y mi ex nos estuvieran viendo

Se trata de ser feliz

Cualquier crisis tiene 3 cosas

DÉJALO IR. REFLEXIÓN



DEJALO IR. REFLEXIÓN.

UN HOMBRE PADECÍA LO PEOR QUE LE PUEDE PASAR A UN SER HUMANO: SU HIJO HABÍA MUERTO!. DESDE SU MUERTE Y DURANTE AÑOS, NO PODÍA DORMIR. LLORABA Y LLORABA HASTA QUE AMANECÍA. 
HASTA QUE SE LE APARECE UN ÁNGEL EN SU SUEÑO, Y LE DICE:¡BASTA YA DE LLORAR! 
"NO PUEDO SOPORTAR NO VERLO NUNCA MÁS"- RESPONDIÓ EL HOMBRE. 
EL ÁNGEL LE DICE: -¿QUIERES VERLO? Y AL CONFIRMARLE QUE SÍ, LO TOMA DE LA MANO Y LO SUBE AL CIELO. AHORA LO VAS A VER, QUÉDATE ACÁ. A UNA ORDEN SUYA, EMPIEZAN A PASAR UN MONTÓN DE NIÑOS VESTIDOS COMO ANGELITOS, CON UNA VELA ENCENDIDA ENTRE LAS MANOS. 
EL HOMBRE DICE: -¿QUIÉNES SON? Y EL ÁNGEL LE RESPONDE: SON LOS NIÑOS QUE HAN MUERTO , Y TODOS LOS DÍAS HACEN ESTE PASEO CON NOSOTROS, PORQUE SON PUROS. 
¿MI HIJO ESTÁ ENTRE ELLOS? -PREGUNTÓ EL HOMBRE. SÍ, AHORA LO VAS A VER – LE CONTESTÓ, MIENTRAS PASABAN CIENTOS Y CIENTOS DE NIÑOS. AHÍ VIENE, Y EL HOMBRE LO VE, RADIANTE COMO LO RECORDABA. PERO DE PRONTO, ALGO LO CONMUEVE: ENTRE TODOS, ES EL ÚNICO CHICO QUE TIENE LA VELA APAGADA. SIENTE UNA ENORME PENA Y UNA TERRIBLE CONGOJA POR SU HIJO. EL CHICO LO VE, VIENE CORRIENDO Y SE ABRAZAN CON FUERZA, Y LE DICE: 
-HIJO, ¿POR QUÉ TU VELA NO TIENE LUZ? ¿POR QUÉ NO ENCIENDEN TU VELA COMO A LOS DEMÁS? SU HIJO LE RESPONDE: -PAPÁ, SÍ ENCIENDEN MI VELA CADA DÍA, IGUAL QUE LA DE TODOS, PERO..., ¿SABES? CADA NOCHE TUS LÁGRIMAS APAGAN LA MÍA.


Ya no llores por ese ser querido que perdiste, sea hijo, esposo, madre o padre!! Déjalo descansar en Paz, no atormentes tu vida, por que no volverá, pero lo puedes tener en tu recuerdo con amor!!! es difícil, pero DÉJALO IR..!!

Un lider es alguien que conoce el camino, lo recorre y lo muestra

Tu eres una criatura del universo



Tú eres una criatura del universo. 
No menos que las plantas y las estrellas, 
tienes derecho a existir. 
Y sea que te resulte claro o no, 
indudablemente el universo marcha como debiera. 

Por eso debes estar en paz con Dios 
cualquiera que sea tu idea de El. 
Y sean cualesquiera tus trabajos y aspiraciones, conserva la paz con tu alma 
en la bulliciosa confusión de la vida. 
Aún con toda su farsa, penalidades y sueños fallidos, el mundo es todavía hermoso.

Sé cauto, ¡esfuérzate por ser feliz!

Si ayudo a una sola persona...


!Despierten amigos, yo quiero un saludo!


Si te atreves a enseñar, no dejes de aprender

No idolatres a nada ni a nadie...






Madrid, donde Lupe siempre está al borde del pensamiento, pero nunca cae. Miami, que es el puente que comunica a los latinos con los sajones. El desierto de Sonora, donde conocí a Erich Fromm... que decía que Susuki era un budista Zen, porque lo había experimentado y esa autenticidad lo hacía difícil de leer, ya que el Zen no da respuestas racionalmente satisfactorias, pero sí los libros de los intelectuales occidentales, que lo explican más fácilmente aunque no lo hayan experimentado. 

No idolatres a nada ni a nadie, tener una idolatría es perder la independencia y esto es conflicto y enfermedad segura. Así, como fácil se pierde lo que se ganó sin esfuerzo, y como sigue siendo pobre, el que no goza lo que le sobra. El gran paso, es ir de la egolatría, que te compromete y esclaviza a tantas cosas externas a la libertad interior, entonces se alcanza la paz y la paz te hace vivir todo con plenitud, es decir te enriquece.

Judit 9


Judit, 9

1.Judit se arrodilló con el rostro inclinado, puso ceniza sobre su cabeza y dejó ver el saco que tenía puesto. Era precisamente a la misma hora en que se ofrecía en la Casa de Dios de Jerusalén el incienso de la tarde. Y dirigió su voz al Señor, diciendo:

2.«Señor, Dios de mi padre Simeón, a él le diste una espada para castigar a aquellos extranjeros que violaron a una virgen ultrajándola, que desnudaron su cuerpo para su propia vergüenza y que profanaron su seno para su propia deshonra. Ellos hicieron eso, aunque tú dijiste:

3.Esto no se hace. Pero entregaste a sus jefes a la muerte, y su lecho, rojo de vergüenza, lo dejaste rojo de sangre por su engaño.

4.Castigaste a los esclavos junto a los príncipes; y a los príncipes con los siervos. Entregaste sus mujeres al rapto, sus hijas a la esclavitud y sus posesiones para que fueran repartidas entre tus hijos queridos, que habían hecho suyos tus deseos, que tuvieron horror a la profanación hecha a su sangre y pidieron tu ayuda.

5.¡Dios mío, escúchame! Tú hiciste las cosas pasadas, las presentes y las venideras, tú has pensado el presente y el futuro, y sólo se realiza lo que tú dispones, ya que los acontecimientos que tú quieres se presentan y te dicen: ¡Aquí estamos!

6.Pues preparas tus intervenciones y tus decisiones están previstas de antemano.

7.Mira la muchedumbre de los asirios; están orgullosos de sus caballos y jinetes, alaban la fortaleza de sus infantes, confían en sus escudos y en sus lanzas, en sus arcos y en sus hondas, pero no reconocen que tú eres el Señor, el que decide las guerras.

8.Señor es tu nombre. ¡Quebranta su fuerza con tu poder! ¡Derriba su dominio con tu ira!, pues pretenden profanar tu Santuario, manchar la Tienda donde se encuentra la gloria de tu Nombre y destruir con hierro los cuernos de tu altar.

9.Mira su orgullo y deja caer tu ira sobre sus cabezas, y da a mi mano de mujer la fuerza necesaria para lo que he dispuesto.

10.Castiga con la astucia de mis palabras al esclavo y al señor, al jefe y sus servidores; acaba con su soberbia por medio de mi mano de mujer.

11.Pues tu fuerza no está en la multitud, ni tu poder en los valientes, sino que eres el Dios de los humildes, defensor de los pequeños, apoyo de los débiles, protector de los abandonados, salvador de los desesperados.

12.Sí, Dios de mi padre y Dios de Israel, Señor de cielos y tierra, Creador de las aguas, Rey de toda la creación, ¡escucha mi plegaria!

13.Dame palabras seductoras para herir y matar a los que vienen como enemigos de tu alianza, de tu santa Casa, del monte Sión y la Casa que pertenece a tus hijos.

14.Haz que toda nación y toda tribu reconozca que eres Dios, todopoderoso y fuerte, y que fuera de ti no hay otro protector para el pueblo de Israel.»

lunes, 28 de marzo de 2016

Se firme en tus actitudes...


Por mucho que corra una mentira no habrá lugar donde no llegue la verdad


Encontrar a alguien con el mismo tipo de desorden mental que tú no tiene precio


NO TE COMPARES CON NADIE. REFLEXIÓN.



NO TE COMPARES CON NADIE. REFLEXIÓN.

El mundo en el que vivimos es muy dado a las comparaciones. Desde pequeños nos comparan con otros niños y conscientes o no, se van comparando nuestra forma de ser y de actuar.
La competitividad también nos obliga a comparar nuestras acciones y nuestra vida con la de los demás.
La publicidad y los medios de comunicación también nos ofrecen modelos sociales que nos obligan a estar continuamente comparándonos con los que nos rodean.
¿Qué debemos hacer ante estas situaciones en las que nos comparan y nos comparamos con los demás?
- Lo mejor es compararse con uno mismo. Pregúntate cómo estabas el año pasado por estas fechas y cómo estás ahora.
- Aprende a aceptar las diferencias personales. Cada persona es única y diferente. Siempre habrá personas con mejores y peores cualidades que tú.
- Aprende a disfrutar de las diferencias que posees e intenta aprender de las de los demás.
- No te creas los mensajes de perfección que se lanzan a través de los medios de comunicación. Nadie es perfecto, aunque en los anuncios se nos quiere hacer ver que sí, que existen personas completas en todos los sentidos.
- Busca en ti mismo qué aspectos puedes mejorar y hacer crecer. Seguro que tienes más de una cualidad dormida esperando a salir. Desarrolla aspectos en los que siempre te hubiese gustado hacer algo.
Si te sientes bien contigo mismo no necesitarás compararte con otros. Si quieres mejorar tu imagen externa puedes querer parecerte a quien sea, pero no te compares.
- Desarrolla tu autoestima a partir de tus propios valores y tu propia valía.
- Vive bien dentro de tu propia piel. Y plantéate ratos para superarte, sin mirar a otros.
- A pesar de que no nos comparemos con nadie no debemos olvidar que sí debemos ver nuestros fallos, limitaciones y debilidades para superarlas.

¿Todas las comparaciones son malas?

No. Hay comparaciones que son necesarias. Esto ocurre cuando tenemos una persona que nos sirve de modelo a seguir, siempre y cuando no menoscabe nuestra autoestima y tengamos claro en todo momento que, si bien en esa faceta es superior a nosotros, en algunas otras somos distintos y quizá mejores que ella.
Tampoco es conveniente las comparaciones que nos vayan a producir complejos, envidias, rechazo interior por nuestra parte. Esa comparación no es fruto de las ganas de crecer sino de la no aceptación personal. Tenemos que compararnos para crecer, no para hundirnos más en nuestra propia mediocridad.

Pídele al Señor crecer en la fe y crecer como persona.

Un día despertaras y ya no habrá más tiempo para hacer las cosas que siempre has querido hacer. Hazlas ahora


Por una mujer...


Judit 8






Judit, 8
1.En Betulia vivía Judit, hija de Merarí, hijo de Idox, hijo de José, hijo de Oziel, hijo de Elcías, hijo de Ananías, hijo de Gedeón, hijo de Rafaín, hijo de Ajitob, hijo de Elías, hijo de Jilquías, hijo de Eliab, hijo de Natanías, hijo de Salatiel, hijo de Simeón.

2.Manasés, su esposo, de su misma tribu y familia, había muerto durante la cosecha de la cebada.

3.Mientras vigilaba a los segadores que ataban las gavillas, le dio una insolación, cayó en cama y murió en Betulia, su ciudad. Fue sepultado junto a sus padres en el campo que hay entre Dotán y Balamón.

4.Hacía tres años y medio que Judit era viuda de Manasés.

5.En la terraza de su casa se había hecho una habitación donde vivía. Se vestía de penitencia

6.y ayunaba todos los días, menos los sábados y otras festividades de Israel.

7.Era extremadamente hermosa. Su marido le había dejado muchas riquezas, familia numerosa y posesiones llenas de rebaños de vacas y de ovejas, quedando ella como dueña.

8.No había nadie que hablara la más mínima palabra en su contra, ya que procuraba agradar a Dios en todo.

9.Judit, pues, oyó las amargas palabras que el pueblo había dicho contra el jefe de la ciudad, pues habían perdido el ánimo ante la escasez de agua. También supo que Ozías había prometido que al cabo de cinco días entregaría la ciudad.

10.Entonces envió a llamar a los dirigentes Jabrí y Jarmí.

11.Cuando llegaron a su casa les dijo: «Escúchenme, jefes de Betulia. No están bien las palabras que han pronunciado delante del pueblo, cuando incluso han jurado ante Dios que entregarían la ciudad a nuestros enemigos si en el plazo convenido el Señor no les enviaba socorro.

12.¿Quiénes son ustedes para poner a Dios a prueba?

13.Ese no es el medio para atraer su misericordia; más bien sirve para provocar su ira.

14.Ustedes nunca llegarán a conocer todo lo que siente una persona, no podrán apoderarse de sus pensamientos. Entonces, ¿cómo van a comprender a Dios que hizo todas las cosas? No, hermanos, no provoquen la cólera del Señor, Dios nuestro.

15.Si no quiere socorrernos en el plazo de cinco días, tiene poder para salvarnos en cualquier otro momento, como lo tiene para destruirnos en presencia de nuestros enemigos.

16.Pero ustedes no exijan garantías a los designios del Señor, nuestro Dios, porque Dios no se somete a las amenazas como un hombre, ni se le impone decisión alguna, como a hijos de hombres.

17.Más bien pidámosle que nos socorra mientras esperamos confiadamente que nos salve, y él escuchará nuestras súplicas, si le agrada hacerlo.

18.Es verdad que no se encontraría en nuestros días tribu, familia, pueblo o ciudad de las nuestras que se postre ante dioses hechos por mano del hombre, como sucedió en otros tiempos,

19.por lo cual, en castigo, nuestros padres fueron entregados a la espada y al saqueo, y murieron en forma desastrosa ante sus enemigos.

20.En cambio, nosotros no reconocemos a otro Dios fuera de él, y en esto radica nuestra esperanza de que no nos mirará con indiferencia, ni a nosotros, ni a ninguno de nuestra raza.

21.Porque si de hecho se apoderan de nosotros, caerá toda Judea, y nuestro Santuario será saqueado.

22.Tendremos que responder de esta profanación con nuestra propia sangre. Dios nos pedirá cuentas por la muerte de nuestros hermanos, la esclavitud de nuestro pueblo y la ruina de nuestra herencia.

23.El castigo nos alcanzará en medio de las naciones en que estemos como esclavos, y seremos maltratados por nuestros patrones. No habrá esperanza de que nuestra esclavitud se cambie en una suerte más feliz, sino que el Señor, nuestro Dios, la convertirá en deshonra.

24.Ahora, pues, mostremos a nuestros hermanos que nos sentimos solidarios con ellos y que sabemos luchar por nuestra religión, nuestro Templo y su altar.

25.Por todos estos motivos debemos dar gracias al Señor, nuestro Dios, que ha querido probarnos como a nuestros padres.

26.Recuerden lo que hizo con Abraham, las pruebas por las que hizo pasar a Isaac, lo que le sucedió a Jacob en Mesopotamia de Siria cuando pastoreaba el rebaño de Labán, hermano de su madre.

27.Como los colocó en el crisol para probar sus corazones, así el Señor nos hiere a los que nos acercamos a él, no para castigarnos, sino para instruirnos.»

28.Ozías respondió: «En todo lo que has dicho, has hablado con criterio, y nadie podrá oponerse a tus razones,

29.ya que no es hoy cuando has comenzado a dar muestras de tu sabiduría, sino que desde hace mucho tiempo todo el pueblo conoce tu inteligencia y la generosidad natural de tu corazón.

30.Pero el pueblo padecía mucha sed y nos obligaron a cumplir nuestra palabra, y a comprometernos con un juramento que no podemos romper.

31.Ahora, pues, tú que eres piadosa, pide por nosotros al Señor que envíe lluvia para llenar nuestros pozos, y así no nos veamos desfallecidos.»

32.Judit respondió: «Escúchenme. Voy a hacer algo cuyo recuerdo se prolongará entre los hijos de nuestra raza de generación en generación.

33.Esta noche estén en la puerta de la ciudad. Yo saldré con mi sirvienta y, antes del plazo que se han fijado para entregar la ciudad a nuestros enemigos, el Señor, por mi medio, visitará a Israel.

34.No intenten averiguar lo que quiero hacer, pues no lo diré hasta no haberlo cumplido.»

35.Entonces Ozías y los jefes le dijeron: «Vete en paz, y que el Señor Dios vaya delante de ti para tomar venganza de nuestros enemigos.»

36.Y dejando la habitación de Judit, regresaron a sus puestos.

domingo, 27 de marzo de 2016

La única diferencia...


Ni tus peores enemigos pueden hacerte tanto daño como tus propios pensamientos.


No sería hermoso...


Abraza oportunidades...


¡CUARENTA DÍAS OTRA VEZ! REFLEXIÓN



¡CUARENTA DÍAS OTRA VEZ! REFLEXIÓN

¡Cuarenta días, otra vez!. Me pregunto: ¿Qué haré este año? ¿Dejaré de fumar?. ¿Dejaré de tomar cerveza o refrescos? ¿Dejaré de comer dulces? ¿Dejaré de ver la televisión o de pasar tanto tiempo en las redes sociales? ¿Y las fiestas que tengo planificadas? ¿No me conviene entonces? ¿Dejaré de...? 

No, no, nada de esto es buena idea, definitivamente no. Ya sé, tomaré el café sin azúcar, la leche sin chocolate, no comeré tortillas de harina, no veré películas entre semana.

¡Cuarenta días otra vez! Y es que esta es, verdaderamente, la misma vieja historia que se repite año tras año: tratar de resignarme y vivir este tiempo de cuaresma, con la "Ley del mínimo esfuerzo". Y como siempre, dará resultado por unos cuantos días. Y es que estoy perdiendo de vista el objetivo. Pero yo mismo me río, porque ¿cuál es el objetivo?

¡Señor!, ¿No te das cuenta de que estoy perdido? ¡Cuaresma! ¡Cuarenta días, otra vez! Oración, ayuno, penitencia, conversión, limosna, confesarse, comulgar, ser mejor, cambiar, ¿ayudar a los demás? ¿indulgencias? ¿de qué se trata todo ésto? Jesús, realmente no entiendo, no creo ni lo acepto. ¿Por qué es tan difícil? ¿Por qué batallo tanto?

“Es Jesús mismo quien te responde”
- Yo soy el camino, la verdad y la vida. Todo lo que te pido es que me sigas. Que vengas conmigo adonde yo vaya en este camino de la cruz. Cuarenta días, sí, otra vez. Porque te necesito a ti. No necesito tus cigarros, ni tus bebidas, ni tus refrescos, ni el azúcar, ni el café, ni el chocolate. Si, claro, todo esto te ayuda a vivir el espíritu de sacrificio, pero lo que yo necesito eres "TÚ". Necesito tus pies, necesito tus manos, necesito tus ojos, necesito tu libertad, tu memoria, tu 
voluntad, necesito tu comprensión, necesito tu mente, tu corazón y tu alma.

!Cuarenta días... otra vez¡ Déjame sanarte interiormente, déjame darte mi Amor, déjame mostrarte mi perdón y mi misericordia. Esto es lo que te pido:
Déjame entrar a tu corazón; acércate a mí en el silencio de tu alma y en la quietud de tu conciencia, ahí estoy yo, sediento de ti, esperándote con los brazos abiertos.

!Cuarenta días... otra vez ¡ Sé que no es fácil, pero ciertamente es posible. El camino es largo y a ratos puede parecer aburrido y sin sentido. Te vas a cansar, muy pronto te vas a desanimar, puede ser doloroso y difícil, pero acuérdate que estoy contigo, siempre contigo.

Para convertir tu cansancio en ánimo, tu tristeza en alegría, tu pecado en gracia, tu soledad en compañía. No fue nada fácil para mí hacerlo hace ya dos mil años. Estaba solo, hambriento, cansado, tuve tentaciones pero tenía la seguridad de que mi Padre no me abandonaría. Escuché dentro de mi corazón: "Confía en MI"

No dejes que estos cuarenta días sean nada más un cambio cuaresmal, "otra vez". Arriésgate a caminar conmigo, sé valiente y acepta el reto, haz de este camino de la cruz algo muy especial... TÚ y YO, un camino desde dentro del corazón.

¡Cuarenta días... sí, otra vez, pero distintos! "Confía en Mi", Caminaremos juntos, sufriremos juntos, moriremos juntos al pecado en la cruz, para resucitar y VIVIR juntos mi GRACIA en la LUZ de la PASCUA de este año. "TENGO HAMBRE Y SED DE TI"

Ya no habra grandes mitos que seguir...



Ya no habrá grandes mitos que seguir, ni ideologías. Ahora, deberemos comunicarnos de hombre a hombre. Esta, es la era del individuo, por eso la Internet. Entonces aumentará la calidad, desaparecerá lo macro, para que señoree lo micro. Esto quiere decir, que de aquí en más no habrá televisor, política o familia que pueda apagar ese fuego sagrado que es el alma, donde vive para siempre la inteligencia, alimentada por el universo desde hace tantos siglos. 

Los que preguntan avanzan, los que no preguntan se quedan, mueren porque la vida es movimiento. Todo se recrea a cada instante, hay que estar atento.

EL DOMINGO DE RESURRECCIÓN



El Domingo de Resurrección es el día en que los cristianos celebran la resurrección de Jesucristo tras haber sido crucificado. En esa jornada, se abre un nuevo periodo litúrgico: la Pascua de Resurrección.

El Domingo de Resurrección o de Pascua es la fiesta más importante para todos los cristianos, que conmemoran la resurrección de Jesús, el hecho que da sentido a toda su religión.

Cristo triunfó sobre la muerte y con esto abrió las puertas del cielo a los creyentes. En la misa dominical se recuerda de una manera especial. Se enciende el cirio pascual que representa la luz de Cristo resucitado y que permanecerá prendido hasta el día de la ascensión, cuando se conmemora la subida de Jesús al cielo.

Durante el período que ahora comienza, los cristianos recordarán la resurrección y las sucesivas apariciones de Jesús a los apóstoles, a la Virgen y a las Santas Mujeres. El tiempo en que Jesús, Resucitado ya y habiendo vencido a la muerte, permaneció aún en la Tierra.

El Domingo de Resurrección o Vigilia Pascual es el día en que incluso la iglesia más pobre se reviste de sus mejores ornamentos, es la cima del año litúrgico. Es el aniversario del triunfo de Cristo. Es la feliz conclusión del drama de la Pasión y la alegría inmensa que sigue al dolor. Y un dolor y gozo que se funden pues se refieren en la historia al acontecimiento más importante de la humanidad: la redención y liberación del pecado de la humanidad por el Hijo de Dios.

Nos dice San Pablo: "Aquel que ha resucitado a Jesucristo devolverá asimismo la vida a nuestros cuerpos mortales". No se puede comprender ni explicar la grandeza de las Pascuas cristianas sin evocar la Pascua Judía, que Israel festejaba, y que los judíos festejan todavía, como lo festejaron los hebreos hace tres mil años, la víspera de su partida de Egipto, por orden de Moisés. El mismo Jesús celebró la Pascua todos los años durante su vida terrena, según el ritual en vigor entre el pueblo de Dios, hasta el último año de su vida, en cuya Pascua tuvo efecto la cena y la institución de la Eucaristía.

Cristo, al celebrar la Pascua en la Cena, dio a la conmemoración tradicional de la liberación del pueblo judío un sentido nuevo y mucho más amplio. No es a un pueblo, una nación aislada a quien Él libera sino al mundo entero, al que prepara para el Reino de los Cielos. Las pascuas cristianas -llenas de profundas simbologías - celebran la protección que Cristo no ha cesado ni cesará de dispensar a la Iglesia hasta que Él abra las puertas de la Jerusalén celestial. La fiesta de Pascua es, ante todo la representación del acontecimiento clave de la humanidad, la Resurrección de Jesús después de su muerte consentida por Él para el rescate y la rehabilitación del hombre caído. Este acontecimiento es un hecho histórico innegable. Además de que todos los evangelistas lo han referido, San Pablo lo confirma como el historiador que se apoya, no solamente en pruebas, sino en testimonios.

Pascua es victoria, es el hombre llamado a su dignidad más grande. ¿Cómo no alegrarse por la victoria de Aquel que tan injustamente fue condenado a la pasión más terrible y a la muerte en la cruz?, ¿por la victoria de Aquel que anteriormente fue flagelado, abofeteado, ensuciado con salivazos, con tanta inhumana crueldad?

Este es el día de la esperanza universal, el día en que en torno al resucitado, se unen y se asocian todos los sufrimientos humanos, las desilusiones, las humillaciones, las cruces, la dignidad humana violada, la vida humana no respetada.

La Resurrección nos descubre nuestra vocación cristiana y nuestra misión: acercarla a todos los hombres. El hombre no puede perder jamás la esperanza en la victoria del bien sobre el mal. ¿Creo en la Resurrección?, ¿la proclamo?; ¿creo en mi vocación y misión cristiana?, ¿la vivo?; ¿creo en la resurrección futura?, ¿me alienta en esta vida?, son preguntas que cabe preguntarse.

El mensaje redentor de la Pascua no es otra cosa que la purificación total del hombre, la liberación de sus egoísmos, de su sensualidad, de sus complejos; purificación que , aunque implica una fase de limpieza y saneamiento interior, sin embargo se realiza de manera positiva con dones de plenitud, como es la iluminación del Espíritu , la vitalización del ser por una vida nueva, que desborda gozo y paz -suma de todos los bienes mesiánicos-, en una palabra, la presencia del Señor resucitado. San Pablo lo expresó con incontenible emoción en este texto : "Si habéis resucitado con Cristo vuestra vida, entonces os manifestaréis gloriosos con Él" (Col. 3 1-4).


sábado, 26 de marzo de 2016

Buenas noches


Quizas la vida un día nos vuelva a juntar

Un médico dijo:


EL GUSANO Y LA HORMIGA


Un día, un gusano se hizo amigo de una hormiga 🐜 , esta era muy amable y trabajadora.. Pasaron mucho tiempo juntos hasta que un día el se enfermo tanto que no podía visitar a la 🐜 y fue ahí cuando se dio cuenta que la 🐜 pasaba tan ocupada que se olvido de los amigos...el murió y la 🐜 aun no lo sabe..... Sigue y sigue trabajando y aun no se da cuenta que el ya no está... Reflexiona: NUNCA SEAS COMO LA HORMIGA NO TE OLVIDES DE MI PORQUE YO NUNCA ME OLVIDARE DE TI . La grandeza de los amigos no se mide por el dinero estudios, oh belleza, sino por la lealtad de su corazón y la humildad de su alma... Dios  te dio un 20% de sabiduría 15% de paciencia 15% de amistad 25% de amor y 25% de cariño: por eso eres 100% especial.  

Señor, te agradezco por este día maravilloso,por el frío, por la lluvia, por mi familia, por mi alimento, por un techo donde descansar, por un día más de trabajo y principalmente por un día más de vida junto a las personas q mas amo. Bendice, Señor, a mi familia, a mis amigos y quienes no lo son, porque ellos también necesitan de ti.

"Las Cosas Pasan x Algo", Todo Da Vueltas,Dios me dijo q te dijera "Que Lo Q Te Preocupa, Ya Te Lo Solucionó". 

Pásalo a quien te importe...

La gente a veces piensa que la felicidad


Está permitido que te caigas, pero no que te quedes en el suelo


El primer dato de sabiduría, es saber quién es el que sabe. El segundo, estar con lo amado, ya que nos hace más brillantes al estar más atentos, y rendimos más. El AMOR, nos aggiorna de tal manera, que enamoramos a todos. 

Está permitido que te caigas, pero no que te quedes en el suelo. En este momento, la sociedad está detenida por una congestión del tránsito, que ya es desmesurado, porque las ciudades ya son desmesuradas. Tal vez dejemos de pensar para cambiar todas las ideas y comenzar de nuevo.

Sábado de Gloria


El Sábado Santo (denominado hasta la reforma litúrgica de 1955. Sábado de Gloria) es el nombre que algunas denominaciones cristianas dan al sábado de la semana del primer plenilunio de primavera (boreal). Es el tercer día del Triduo Pascual, que concluye con las primeras Vísperas del Domingo de Resurrección culminando así para los cristianos la Semana Santa. Tras conmemorar el día anterior la muerte de Cristo en la Cruz, se espera el momento de la Resurrección. Es la conmemoración de Jesús en el sepulcro y su Descenso al Abismo. Una vez ha anochecido, tiene lugar la principal celebración cristiana del año: la Vigilia Pascual.