Google+ Badge

viernes, 17 de junio de 2016

FACUNDO CABRAL - FERROCABRAL - 11 parte (Transcripción Juana Macedo)



FACUNDO CABRAL - FERROCABRAL - 11 parte
 (Transcripción Juana Macedo)

Llegamos a la verdad; donde nos detendremos el menor tiempo posible para que no haya un suicidio en masa.

En esta estación debo reconocer que estoy cansado de ser este que soy, un eterno rebelde que para confirmar su desubicación social, debutó cantando canciones de protesta con Nacha Guevara en Punta del Este, para evitar intermediarios (risas). 

Ahora volvió Nacha estuvo en el teatro el otro día me dice: ¿Cómo te va? Y le digo: más o menos, yo nunca coincido con la historia, fíjate ahora que ya había llenado un montón de rabia y con eso había escrito unas canciones de protesta fantásticas, llegó la democracia y me arruinó.

Nacha me dice: Espera hay que darles tiempo alguna macana van a hacer y si no seremos cantores de protesta desocupados, o estaremos artísticamente desaparecido. Ahora les tocará ir a nuestros padres a la Plaza de Mayo a preguntar por nosotros. Como si yo supiera quién es mi padre.

Le pregunté a mi madre y me dice: Que se yo loco, había tanta gente. (risas) ¡Thank you!

De todas maneras dice mi madre, tu padre hizo lo único que podía hacer por nosotros, irse; aunque no, no era tan inteligente como para irse, para mí que se perdió.

En realidad si el final es la muerte la única ciencia es sobrevivir. Maradona con los pies, Moria con las tetas, Borges con la cabeza y Rockefeller con el sudor de la gente. (risas, aplausos)

Al fin y al cabo todos ejercemos la mendicidad de alguna manera, salvo los hombres como Pedro Mendizábal que al igual que la madre Teresa tienen la libertad que solo nos puede dar la pobreza. La pobreza que uno elige por supuesto, no la que decide Martínez ... ¡of course!

“Yo soy Pedro Mendizábal pa lo que guste mandar, de lo que ve por acá casi todo lo hice yo, desde la mesa del peón, al techo del capataz.

Hice el cajón de mi padre y la cuna de mi hijo, alambre el campo de risas, pinté la casa de Elena y ayudo a pintar la escuela desde el año 35, aprendí lo suficiente a tener lo necesario: el pan, el vino, el amor y la milonga que canto.

Hice el rancho donde siempre faltaba algo o alguien, la cama donde mi madre se murió sin una queja, a pesar de la pobreza que ya traía en la sangre, aunque siempre he dudado del cura y sus promesas. Le hice nueva la iglesia donde el pobre sueña el cielo para que puedan hasta el cielo señorear sobre la tierra. Hasta organicé la huelga que no trajo solución, que me dejó en prisión un tiempo bastante largo, pero de ese trago amargo no bebo. No Señor

Hice el muro de cemento que paró a la inundación y el banco de la estación donde mi mujer se sienta a esperar todas las siestas a mi … 

En el final de mi vida, tengo la cuenta muy clara, pa los otros hice todo, pero para mí no hice nada. (aplausos)

Vamos cruzando por la vida del tren de la muerte viendo como el progreso acaba con la gente. Por defender mi libertad me quedé solo y tal vez ese sea el premio. No será porque hace mucho tiempo aprendí que un lobo es una maravilla, pero muchos una jauría.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario