Comenta con facebook

sábado, 28 de febrero de 2015

El bien se alimenta de si mismo, el mal se destruye a sí mismo, el tumor te mata pero muere contigo, no tiene vida propia y no siempre te mata, aveces solo te despierta...


Juan 14.11-20





Juan 14.11.Yo estoy en el Padre y el Padre está en mí. Créanme en esto, o si no, créanlo por las obras mismas.

12.En verdad les digo: El que crea en mí, hará las mismas obras que yo hago y, como ahora voy al Padre, las hará aún mayores.

13.Todo lo que pidan en mi Nombre lo haré, de manera que el Padre sea glorificado en su Hijo.

14.Y también haré lo que me pidan invocando mi Nombre.

15.Si ustedes me aman, guardarán mis mandamientos,

16.y yo rogaré al Padre y les dará otro Protector que permanecerá siempre con ustedes,

17.el Espíritu de Verdad, a quien el mundo no puede recibir, porque no lo ve ni lo conoce. Pero ustedes lo conocen, porque está con ustedes y permanecerá en ustedes.

18.No los dejaré huérfanos, sino que volveré a ustedes.

19.Dentro de poco el mundo ya no me verá, pero ustedes me verán, porque yo vivo y ustedes también vivirán.

20.Aquel día comprenderán que yo estoy en mi Padre y ustedes están en mí y yo en ustedes.

viernes, 27 de febrero de 2015

Yo bailo con mi canción y no con la que me toca, yo no soy la libertad, pero si el que la provoca


La amistad no puede ir muy lejos cuando ni unos ni otros están dispuestos a perdonarse los pequeños defectos


LA CASA QUEMADA


LA CASA QUEMADA

Cierto hombre, temeroso de Dios, salió de viaje en avión. Sabiendo que Él lo protegería. Durante el viaje, uno de los dos motores falló y el piloto tuvo que hacer un aterrizaje forzoso en el océano.

Todos los pasajeros perecieron excepto este valiente caballero, porque logró aferrarse a una caja de madera, que lo conservó flotando sobre el agua. Estuvo mucho tiempo a la deriva y después de algunos días llegó a una isla deshabitada.

Al llegar a la playa, cansado pero vivo, agradeció a Dios haberlo resguardado y guiado hasta ese lugar. Se alimentó de peces, frutas y hierbas. Consiguió derrumbar algunos árboles y con mucho esfuerzo logró construirse una casa.

No era un gran refugio, más bien era de aspecto precario, con palos y hojas. Pero para él era su hogar y una vez más agradeció a Dios, porque ahora podría dormir tranquilo y sin miedo de los animales salvajes que pudiesen existir en la isla.

Una mañana mientras pescaba observó en dirección hacia la casa, para su horror, la vio totalmente envuelta en llamas. Se sentó sobre una piedra y llorando comenzó a lamentarse: "Dios!!! ¿Cómo pudiste dejar que me pase esto? Necesitaba ese lugar para resguardarme y protegerme… ahora solo serán cenizas. ¿A caso no te importo?.”

En ese mismo instante, una mano se posó sobre su hombro y oyó una voz que le decía: ¿Vamos, joven? Se dió vuelta para ver quién le estaba hablando y para su sorpresa estaba junto a él un marinero uniformado que le decía: "Vamos!! Vinimos a rescatarte!!!" El muchacho le pregunto: Pero… ¿Cómo supieron que yo estaba acá?" Y éste le contestó: "Amigo, vimos tus señales de humo pidiendo socorro. El capitán ordenó que el barco se detuviese y nos mandó en aquel bote para buscarte."

El hombre fue llevado al barco que luego lo reunió con sus seres queridos.

¿Cuántas veces nuestra casa se quema y nos quejamos como aquel hombre lo hizo? Aveces es muy difícil aceptar esto, pero ES ASÍ . Es preciso aceptarlo y confiar en Dios.

jueves, 26 de febrero de 2015

No nos llevamos nada de esta vida, para que perder el tiempo con maldad, falsedad, falta de amor...


Opinar de una persona sin conocerla, es como intentar hacer el resumen de un libro sin siquiera leerlo...




ASTUCIA FEMENINA



ASTUCIA FEMENINA
Los griegos decían que las mujeres tenían algo que ellos no poseían y que ellos envidiaban: ASTUCIA.
De cualquier cosa que le des a una mujer, ella hará algo fabuloso.
Dale un espermatozoide y ella te dará un hijo…
Dale una casa y ella te dará un hogar…
Dale alimentos y ella te dará una exquisita comida…
Dale una sonrisa y ella te dará el corazón…
Ella multiplica y engrandece todo lo que le des…

Así que si le das problemas… ¡Prepárate!

miércoles, 25 de febrero de 2015

¿SOBRE QUÉ ERES: ZANAHORIA, HUEVO O CAFÉ?




SOBRE QUE ERES
(Transcripción Juana Macedo Libro: Lecciones de vida)

Una mujer se quejaba con su padre acerca de su vida y cómo las cosas le resultaban tan difíciles. No sabía cómo hacer para seguir adelante y creía que se daría por vencida. Estaba cansada de luchar. Parecía que, cuando solucionaba un problema, aparecía otro. Su padre, un chef, la llevó a su lugar de trabajo. Allí, llenó tres ollas con agua y las colocó sobre fuego fuerte. Pronto el agua de las tres ollas estaba hirviendo. En una colocó zanahorias; en otra, huevos; y en la última, granos de café. Los dejó hervir sin decir palabra.
La hija esperó impacientemente, preguntándose que estaría haciendo su padre. A los veinte minutos el padre apagó el fuego. Extrajo las zanahorias y las acomodó en un tazón. Sacó los huevos y los colocó en otro tazón. Coló el café y le puso en un tercer recipiente.
Mirando a su hija, le dijo: “Querida, ¿qué ves?”. “Zanahorias, huevos y café” –respondió.
La hizo acercarse y le pidió que tocara las zanahorias. Ella lo hizo y notó que estaban blandas. Luego, le pidió que tomara un huevo y lo rompiera. Después de sacarle la cáscara, observó el huevo duro. Enseguida, le pidió que probará el café. Ella sonrió mientras disfrutaba el rico aroma.
Humildemente, la hija preguntó: “¿Qué significa esto, padre?”. Él le explicó que los tres elementos, a pesar de haber enfrentado la misma adversidad, agua hirviendo, reaccionaron de modo diferente.
La zanahoria llegó fuerte y dura al agua Más, después de pasar por el agua hirviendo, se volvió débil, fácil de deshacer.
El huevo había llegado frágil. Su cáscara fina protegía su interior líquido. No obstante, después de estar en agua hirviendo, ese interior se endureció.
Los granos de café, sin embargo, eran únicos. Después de estar en agua hirviendo, cambiaron al agua.
“¿Cuál eres tú? –preguntó el papá a su hija-. Cuando la adversidad llama a su puerta, ¿Cómo respondes? ¿Eres una zanahoria, un huevo o un grano de café?”
¿Y cómo eres tú amigo?
¿Eres una zanahoria que parece fuerte; pero que, cuando la adversidad y el dolor te tocan, te vuelves débil y pierdes tu fortaleza?
¿Eres un huevo, que comienza con un corazón maleable? Poseías un espíritu fluido; más, después de una muerte, una separación, un divorció o un despido, te han vuelto duro y rígido, Por fuera te ves igual, pero ¿Eres amargado y áspero, con un corazón endurecido?
¿O eres un grano de café? El café cambia al agua hirviente, el elemento que le causa dolor. Cuando el agua llega al punto de ebullición, el café alcanza su mejor sabor.
Si eres como el grano de café, cuando las cosas se ponen peor, tu reaccionas mejor y haces que las cosas a tu alrededor mejoren.

¿Cómo maneja la adversidad? ¿Eres una zanahoria, un huevo o un grano de café?

Una cara bonita envejecerá, un cuerpo bello cambiará, pero una buena mujer será siempre una buena mujer


Compartido de Alicia Angulo

Juan 14.1-10




Juan, 14.1.«No se turben; crean en Dios y crean también en mí.

2.En la casa de mi Padre hay muchas habitaciones. De no ser así, no les habría dicho que voy a prepararles un lugar.

3.Y después de ir y prepararles un lugar, volveré para tomarlos conmigo, para que donde yo esté, estén también ustedes.

4.Para ir a donde yo voy, ustedes ya conocen el camino.»

5.Entonces Tomás le dijo: «Señor, nosotros no sabemos adónde vas, ¿cómo vamos a conocer el camino?»

6.Jesús contestó: «Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida. Nadie va al Padre sino por mí.

7.Si me conocen a mí, también conocerán al Padre. Pero ya lo conocen y lo han visto.»

8.Felipe le dijo: «Señor, muéstranos al Padre, y eso nos basta.»

9.Jesús le respondió: «Hace tanto tiempo que estoy con ustedes, ¿y todavía no me conoces, Felipe? El que me ve a mí ve al Padre. ¿Cómo es que dices: Muéstranos al Padre?

10.¿No crees que yo estoy en el Padre y que el Padre está en mí? Cuando les enseño, esto no viene de mí, sino que el Padre, que permanece en mí, hace sus propias obras.

Carlos Landauro Castro-Cuba‎Aventura Fotográfica Cusco


martes, 24 de febrero de 2015

NUNCA SERÁS ENCANTADOR(A) SI...



Nunca serás encantador… aunque tus pasos sean suaves… si pasas por encima de otros.

Nunca serás encantador… aunque tengas elegancia… si sostienes tu cabeza orgullosamente arrogante y miras a otros con desdén. 

Nunca serás encantador… No importa cuán perfecto sea el ritmo de tu cuerpo… si caminas fuera del paso con Dios, en sentido contrario al propósito de él o fuera de paso con otros, sin simpatía y comprensión hacia sus necesidades.

Nunca serás encantador(a)… aunque al caminar coloques un pie frente a otro en línea recta… si no puedes caminar rectamente con otros, si no eres honrado, sino engañoso, desleal y falso. 

Nunca serás encantador(a)… aunque poses tus talones suavemente… si andas pateando a otros en tu ansiedad de ser el primero en todo.

Nunca serás encantador(a)… aunque sus movimientos sean muy atractivos… si trata a sus amistades sin consideración, manejándolas de un lado a otros para satisfacer o lograr sus propios deseos. 

Nunca serás encantador(a)… aunque tus músculos se coordinen armoniosamente… si no estás en armonía con tu creador, con tu familia y con tus amigos, demandando que todo se haga a tu manera y no tomando en cuenta a otros.

HUELLAS (Transcripción Juana Macedo)





HUELLAS Una noche un hombre tuvo un sueño. Soñó que estaba caminando por la playa con el Señor. 

A través del cielo pasaban escenas de su vida. En cada escena él veía dos pares de huellas de pies en la arena, un par era de él y el otro del Señor. 

Después que vio la última escena de su vida el hombre volteo para mirar las huellas de pies en la arena y notó que muchas veces a lo largo del sendero de su vida había solamente un par de huellas. 

Se percató de que esto pasaba sólo en los momentos más tristes y penosos de su vida. Esto le preocupó realmente y le preguntó al señor: 

“Señor, tú me dijiste que una vez que yo haya decidido seguirte tú me acompañarías para siempre.

Pero he notado que durante los momentos más difíciles de mi vida hay solamente un par de huellas”.

El Señor le respondió, “Mi hijo muy preciado y querido, te amo y nunca te dejaría. Durante tus momentos de prueba y dolor cuando tú vez solo un par de huellas, era cuando yo te llevaba en mis brazos ya que tú no podías con tus propias fuerzas”

(Autor: Una persona como tú)


Juan 13.33-38




Juan.13.33.Hijos míos, yo estaré con ustedes por muy poco tiempo. Me buscarán, y como ya dije a los judíos, ahora se lo digo a ustedes: donde yo voy, ustedes no pueden venir.

34.Les doy un mandamiento nuevo: que se amen los unos a los otros. Ustedes deben amarse unos a otros como yo los he amado.

35.En esto reconocerán todos que son mis discípulos, en que se amen unos a otros.»

36.Simón Pedro le preguntó: «Señor, ¿adónde vas?» Jesús le respondió: «Adonde yo voy no puedes seguirme ahora, pero me seguirás más tarde.»

37.Pedro le dijo: «Señor, ¿por qué no puedo seguirte ahora? Estoy dispuesto a dar mi vida por ti.»

38.Jesús le respondió: «¿Dar tú la vida por mí? En verdad te digo que antes de que cante el gallo me habrás negado tres veces.»

lunes, 23 de febrero de 2015

CERRANDO CÍRCULOS



Siempre es preciso saber cuándo se acaba una etapa de la vida.


Si insistes en permanecer en ella, más allá del tiempo necesario, pierdes la alegría y el sentido del resto. Cerrando círculos, o cerrando puertas, o cerrando capítulos. Como quiera llamarlo, lo importante es poder cerrarlos, dejar ir momentos de la vida que se van clausurando.

¿Terminó con su trabajo?, ¿Se acabó la relación?, ¿Ya no vive más en esa casa?, ¿Debe irse de viaje?, ¿La amistad se acabó?

Puede pasarse mucho tiempo de su presente “revolcándose” en los porqués, en devolver el casette y tratar de entender por qué sucedió tal o cual hecho.
El desgaste va a ser infinito porque en la vida, usted, yo, su amigo, sus hijos, sus hermanas, todos y todas estamos abocados a ir cerrando capítulos, a pasar la hoja, a terminar con etapas, o con momentos de la Vida y seguir adelante.
No podemos estar en el presente añorando el pasado. Ni siquiera preguntándonos por qué. Lo que sucedió, sucedió, y hay que soltar, hay que desprenderse.

No podemos ser niños eternos, ni adolescentes tardíos, ni empleados de empresas inexistentes, ni tener vínculos con quien no quiere estar vinculado a nosotros. No. ¡Los hechos pasan y hay que dejarlos ir! Por eso a veces es tan importante destruir recuerdos, regalar presentes, cambiar de casa, documentos por tirar, libros por vender o regalar. Los cambios externos pueden simbolizar procesos interiores de superación. Dejar ir, soltar, desprenderse. En la vida nadie juega con las cartas marcadas, y hay que aprender a perder y a ganar. Hay que dejar ir, hay que pasar la hoja, hay que vivir con sólo lo que tenemos en el presente!. El pasado ya pasó.

No esperen que le devuelvan, no espere que le reconozcan, no espere que alguna vez se den cuenta de quién es usted. Suelte el resentimiento, el prender “su televisor personal” para darle y darle al asunto, lo único que consigue es dañarlo mentalmente, envenenarlo, amargarlo.
La vida está para adelante, nunca para atrás. Porque si usted anda por la vida dejando “puertas abiertas”, por si acaso, nunca podrá desprenderse ni vivir lo de hoy con satisfacción.

Noviazgos o amistades que no clausuran, posibilidades de “regresar” (a qué?), necesidad de aclaraciones, palabras que no se dijeron, silencios que lo invadieron ¡Si puede enfrentarlos ya y ahora, hágalo!

si no, déjelo ir, cierre capítulos. Dígase a usted mismo que no, que no vuelve.

Pero no por orgullo ni soberbia, sino porque usted ya no encaja allí, en ese lugar, en ese corazón, en esa habitación, en esa casa, en ese escritorio, en ese oficio. Usted ya no es el mismo que se fue, hace dos días, hace tres meses, hace un año, por lo tanto, no hay nada a que volver. Cierre la puerta, pase la hoja, cierre el círculo. Ni usted será el mismo, ni el entorno al que regresa será igual, porque en la vida nada se queda quieto, nada es estático.

Es salud mental, amor por usted mismo desprender lo que ya no está en su vida. Recuerde que nada ni nadie es indispensable. Ni una persona, ni un lugar, ni un trabajo, nada es vital para vivir porque: cuando usted vino a este mundo ‘llegó’ sin ese adhesivo, por lo tanto es “costumbre” vivir pegado a él, y es un trabajo personal aprender a vivir sin él, sin el adhesivo humano o físico que hoy le duele dejar ir. Es un proceso de aprender a desprenderse y, humanamente se puede lograr porque, le repito, ¡nada ni nadie nos es indispensable! Sólo es costumbre, apego, necesidad.

Pero…. cierre, clausure, limpie, tire, oxigene, despréndase, sacuda, suelte. Hay tantas palabras para significar salud mental y cualquiera que sea la que escoja, le ayudará definitivamente a seguir para adelante con tranquilidad.
¡Esa es la vida!

Paolo Coelho




Nunca debemos olvidar quienes somos y de donde vinimos... La vida da muchas vueltas y podemos regresar al mismo lugar.






Entrevista sobre los viajes de Facundo Cabral



Queremos compartir contigo partes de la entrevista de Hugo Sánchez para ElTiempo.com donde nos cuenta detalles inéditos de los viajes de Facundo Cabral:

"Facundo era un profeta en permanente monólogo, quien asistió a sus conciertos puede dar fe de que se trataba de un encuentro, una ceremonia, un rito. Su equipaje consistía en una guitarra, muchas hojas en blanco y marcadores negros, pues era muy común verlo escribiendo o dibujando comics de aventuras de Facundo Cabral. También llevaba consigo un pequeño maletín con una sola muda. Al llegar al hotel, llamaba a la camarera para que le lavara la ropa y ponía su guitarra sobre su cama, pues solía decir: 'mi guitarra es como mi mujer'. Se encerraba a seguir leyendo y escribiendo."

"...No tengo edad ni porvenir" Algo que es particularmente inaudito era que Facundo nunca cargaba un solo peso en sus bolsillos. A diferencia de todos los artistas, no se le daban viáticos y por esto el representante local siempre tenía que estar pendiente de pagar sus consumos. Siempre decía que el peor enemigo del hombre era el dinero, jamás tuvo una propiedad, su casa en Buenos Aires era un hotel llamado Suipacha, en el centro de la ciudad. "

"Era un hombre de campo y de cosas simples: pocos saben que Manuela, la de la canción (La canción a la que se refiere es: No soy de aquí ni soy de allá, donde dice:

"Me gusta estar tirado siempre en la arena, o en bicicleta perseguir a Manuela ") no era una mujer, era una vaca que perseguía con su familia, cuando eran chicos en Tandil."

"Moriré el día que muera la última persona que me recuerde", dijo. A las puertas de una gira, murió su padre y cuando Facundo se enteró, me mandó estas palabras de consuelo: "Llegaste a la vida y diste vida, ahora estás en el lugar donde todos somos eternos". En una entrevista radial se refirió al fallecimiento de Celia Cruz y dijo: "Hay gente que no debería morir". 

Hoy sentimos sobre Facundo: "Tú no debiste morir."

Juan 13-1-30



Juan 13.1.Antes de la fiesta de Pascua, sabiendo Jesús que le había llegado la hora de salir de este mundo para ir al Padre, como había amado a los suyos que quedaban en el mundo, los amó hasta el extremo.

2.Estaban comiendo la cena y el diablo ya había depositado en el corazón de Judas Iscariote, hijo de Simón, el propósito de entregarle.

3.Jesús, por su parte, sabía que el Padre había puesto todas las cosas en sus manos y que había salido de Dios y que a Dios volvía.

4.Entonces se levantó de la mesa, se quitó el manto y se ató una toalla a la cintura.

5.Echó agua en un recipiente y se puso a lavar los pies de los discípulos; y luego se los secaba con la toalla que se había atado.

6.Cuando llegó a Simón Pedro, éste le dijo: «¿Tú, Señor, me vas a lavar los pies a mí?»

7.Jesús le contestó: «Tú no puedes comprender ahora lo que estoy haciendo. Lo comprenderás más tarde.»

8.Pedro replicó: «Jamás me lavarás los pies.» Jesús le respondió: «Si no te lavo, no podrás tener parte conmigo.»

9.Entonces Pedro le dijo: «Señor, lávame no sólo los pies, sino también las manos y la cabeza.»

10.Jesús le dijo: «El que se ha bañado, está completamente limpio y le basta lavarse los pies. Y ustedes están limpios, aunque no todos.»

11.Jesús sabía quién lo iba a entregar, por eso dijo: «No todos ustedes están limpios.»

12.Cuando terminó de lavarles los pies, se puso de nuevo el manto, volvió a la mesa y les dijo: «¿Comprenden lo que he hecho con ustedes?

13.Ustedes me llaman Maestro y Señor, y dicen bien, porque lo soy.

14.Pues si yo, siendo el Señor y el Maestro, les he lavado los pies, también ustedes deben lavarse los pies unos a otros.

15.Yo les he dado ejemplo, y ustedes deben hacer como he hecho yo.

16.En verdad les digo: El servidor no es más que su patrón y el enviado no es más que el que lo envía.

17.Pues bien, ustedes ya saben estas cosas: felices si las ponen en práctica.

18.No me refiero a todos ustedes, pues conozco a los que he escogido, y tiene que cumplirse lo que dice la Escritura: El que compartía mi pan se ha levantado contra mí.

19.Se lo digo ahora, antes de que suceda, para que cuando suceda, crean que Yo Soy.

20.En verdad les digo: El que reciba al que yo envíe, a mí me recibe, y el que me reciba a mí, recibe al que me ha enviado.»

21.Tras decir estas cosas, Jesús se conmovió en su espíritu y dijo con toda claridad: «En verdad les digo: uno de ustedes me va a entregar.»

22.Los discípulos se miraron unos a otros, pues no sabían a quién se refería.

23.Uno de sus discípulos, el que Jesús amaba, estaba recostado junto a él en la mesa,

24.y Simón Pedro le hizo señas para que le preguntara de quién hablaba.

25.Se volvió hacia Jesús y le preguntó: «Señor, ¿quién es?»

26.Jesús le contestó: «Voy a mojar un pedazo de pan en el plato. Aquél al cual se lo dé, ése es.» Jesús mojó un pedazo de pan y se lo dio a Judas Iscariote, hijo de Simón.

27.Apenas Judas tomó el pedazo de pan, Satanás entró en él. Entonces Jesús le dijo: «Lo que vas a hacer, hazlo pronto.»

28.Ninguno de los que estaban a la mesa comprendió por qué Jesús se lo decía.

29.Como Judas tenía la bolsa común, algunos creyeron que Jesús quería decirle: «Compra lo que nos hace falta para la fiesta.», o bien: «da algo a los pobres.»

30.Judas se comió el pedazo de pan y salió inmediatamente. Era de noche.

domingo, 22 de febrero de 2015

EL BUSCADOR




EL BUSCADOR
(Transcripción Juana Macedo Libro Lecciones de Vida)

Esta es la historia de un hombre que definiríamos como un buscador…
Un buscador es alguien que busca, no necesariamente alguien que encuentra.
Tampoco es alguien que, obligatoriamente, sabe qué es lo que está buscando. Es simplemente alguien para quien la vida es una búsqueda.
Un día el buscador sintió que debía ir a la ciudad de Kammir. Él había aprendido a hacer caso riguroso a esas sensaciones que venían de un lugar desconocido de sí mismo, de modo que dejó todo y partió.
Después de dos días de marcha por los polvorientos caminos, divisó a lo lejos la ciudad de Kammir, Un poco antes de llegar al pueblo, una colina a la derecha del sendero lo llamó mucho la atención. Estaba tapizada de un verde maravilloso y había un montón de árboles, pájaros y flores bellas. La rodeaba por completo una especie de valla de madera lustrada. Una portezuela de bronce lo invitaba a entrar.
De pronto sintió que olvidaba al pueblo y sucumbió ante la tentación de descansar por un momento en ese lugar.
El buscador traspasó el portal y caminó lentamente entre las piedras blancas que estaban distribuidas como al azar, entre los árboles. Dejó que sus ojos se posaran como mariposas en cada detalle de este paraíso multicolor. Sus ojos eran los de un buscador y, quizá, por eso, descubrió sobre una de las piedras aquella inscripción:
“Aquí yace Abdul Tareg. Vivió ocho años, seis meses, dos semanas y tres días”.
Se sobrecogió un poco al darse cuenta de que esa piedra no era simplemente una piedra, era una lápida. Sintió pena al pensar que un niño de tan corta edad estuviera enterrado en ese lugar. Mirando a su alrededor, el hombre se dio cuenta de que la piedra de al lado tenía también una inscripción. Se acercó a leerla. Decía:
“Aquí yace Yamir Kalib. Vivió cinco años, ocho meses y tres semanas”.
El buscador se sintió terriblemente abatido. Ese hermoso lugar era un cementerio y cada piedra, una tumba. Una por una leyó las lápidas. Todas tenían inscripciones similares: un nombre y el tiempo de vida exacto del muerto. Pero lo que más lo conectó con el espanto fue comprobar que el que más tiempo había vivido sobrepasaba apenas los once años.
Embargado por un dolor terrible, se sentó y se puso a llorar.
El cuidador del cementerio, que pasaba por ahí, se acercó. Lo miró por un rato en silencio y, luego, le preguntó si lloraba por algún familiar.
“No, ningún familiar –dijo el buscador-. ¿Qué pasa con este pueblo? ¿Qué cosa terrible hay en esta ciudad? ¿Por qué tantos niños muertos enterrados en este sitio? ¿Cuál es la horrible maldición que pesa sobre esta gente que los ha obligado a construir un cementerio de niños?”
El anciano respondió:
“Puede usted serenarse. No hay tal maldición. Lo que sucede es que aquí tenemos una vieja costumbre. Le contaré… Cuando un joven cumple quince años, sus padres le regalan una libreta como esta que tengo aquí colgando del cuello. Y es tradición entre nosotros que, a partir de ese momento, cada vez que uno disfruta intensamente de algo, abra la libreta y anote en ella: a la izquierda, qué fue lo disfrutado: a la derecha, cuánto tiempo duró el gozo. Conoció a su novia y se enamoró de ella. ¿Cuánto tiempo duro esa pasión enorme y el placer de conocerla? ¿Una semana? ¿Dos?, ¿Tres semanas y media? Y, después…, la emoción del primer beso, el placer maravilloso de la primera noche. ¿Cuánto duró el minuto y medio del beso? ¿Dos días? ¿Una semana? ¿Cuánto el casamiento de sus amigos? ¿El viaje más deseado? ¿El encuentro con quien vuelve de un país lejano?

¿Cuánto tiempo duró el disfrutar de esas sensaciones…? ¿Horas? ¿Días…? Así vamos anotando en la libreta cada momento que gozamos. Cuando alguien muere, es nuestra costumbre abrir su libreta y sumar el tiempo de lo disfrutado para escribirlo sobre su tumba porque es, amigo caminante, el único y verdadero tiempo vivido”.

Dios es uno solo, llámenle como quieran, pero es uno solo y está en todas partes, pero principalmente en tu corazón.


Juan 12.44-50






Juan 12.44.Pero Jesús dijo claramente: «El que cree en mí no cree solamente en mí, sino en aquel que me ha enviado.

45.Y el que me ve a mí ve a aquel que me ha enviado.

46.Yo he venido al mundo como luz, para que todo el que crea en mí no permanezca en tinieblas.

47.Si alguno escucha mis palabras y no las guarda, yo no lo juzgo, porque yo no he venido para condenar al mundo, sino para salvarlo.

48.El que me rechaza y no recibe mi palabra ya tiene quien lo juzgue: la misma palabra que yo he hablado lo condenará el último día.

49.Porque yo no he hablado por mi propia cuenta, sino que el Padre, al enviarme, me ha mandado lo que debo decir y cómo lo debo decir.

50.Yo sé que su mandato es vida eterna, y yo entrego mi mensaje tal como me lo mandó el Padre.»

sábado, 21 de febrero de 2015

Hay una fuerza motriz más poderosa que el vapor y la electricidad, la voluntad


!SEMBRADOR DE ALEGRÍA!




!Sembrador de alegría!

En la vida hay que saber escuchar. Escuchar con interés es la mejor manera de consolar al que sufre. A todos nos gusta que nos escuchen. Mucho más al que sufre. Y si además tu palabra cálida le transmite paz y alegría interior, habrás hecho una gran obra.

Procura hacer cada día algo que aumente la felicidad de alguien. Una de las cosas más bellas es ser sembrador de alegría. La alegría es la música del alma. El hombre alegre es feliz y hace felices a los demás. La alegría nace de la paz del alma, de la paz interior, del deber cumplido y de sentirse útil a los demás.

El mayor servicio al prójimo es llevarle alegría. Un semblante sonriente y un alma alegre transmiten felicidad. El que comunica alegría, da ánimos, y dar ánimos es un modo de amar. La mejor manera de amar es pasar por el mundo haciendo el bien. Es lo que hizo Jesucristo.

Lo menos que se te puede pedir es que seas amable. La gente necesita amabilidad.

- Una palabra amable y cordial.
- Un semblante afable y acogedor.
- Una actitud bondadosa y afectiva.
- Un gesto educado y cortés.
- Una sonrisa sincera y alentadora.

La amabilidad atrae y eleva. Decía Kant: «La amabilidad es la belleza de la virtud».

Cinco razones para una sonrisa:

a) Dar una sonrisa cuesta muy poco y puede ayudar mucho.
b) Una sonrisa jamás empobrece al que la da y siempre enriquece al que la recibe.
c) Una sonrisa puede tener una duración muy corta, pero su recuerdo puede durar años.
d) Nadie es tan rico que pueda vivir sin sonrisas, ni tan pobre que no las merezca.
e) Sonreír por fuera, embellece por dentro.

Pero lo que más ayuda al prójimo es darle afecto, ternura, cordialidad, valorar lo que es, demostrar aprecio e interés por todo valor de las personas que nos rodean. Hay quienes desprecian lo que no pertenece a su mundo, lo que desconocen, lo que ignoran. Esto, además de herir a los demás, rebaja al que desprecia. Él se cree superior, pero demuestra su mezquindad.

El gran guitarrista Andrés Segovia, mundialmente famoso, preguntado qué era para él lo más importante de la vida, respondió: «La bondad». Y la madre Teresa de Calcuta dice: «sed bondadosos. Que todo el que se acerque a vosotros se vaya mejor y mas feliz. Bondad en vuestro rostro, en vuestra sonrisa, en vuestra acogida».

La bondad no se hereda. No es cuestión de genes. Se adquiere con la repetición de actos buenos: vencimiento propio, ayudar al prójimo, devolver bien por mal, irradiar paz, alegría, optimismo, etc.

Aprendí también que hay un solo lenguaje y es el del corazón...


Juan 12.14-36




Juan 12.14.Jesús encontró un burrito y se montó en él,
15.según dice la Escritura: No temas, ciudad de Sión, mira que viene tu Rey montado en un burrito.

16.Los discípulos no se dieron cuenta de esto en aquel momento, pero cuando Jesús fue glorificado, recapacitaron que esto había sido escrito para él y que lo habían hecho para él.

17.Toda la gente que había estado junto a Jesús cuando llamó a Lázaro del sepulcro y lo resucitó de entre los muertos, cantaba sus alabanzas,

18.y muchos otros vineron a su encuentro a causa de la noticia de este milagro.

19.Mientras tanto los fariseos comentaban entre sí: «No hemos adelantado nada. Todo el mundo se ha ido tras él.»

20.También un cierto número de griegos, de los que adoran a Dios, habían subido a Jerusalén para la fiesta.

21.Algunos se acercaron a Felipe, que era de Betsaida de Galilea, y le rogaron: «Señor, quisiéramos ver a Jesús.»

22.Felipe habló con Andrés, y los dos fueron a decírselo a Jesús.

23.Entonces Jesús dijo: «Ha llegado la hora de que sea glorificado el Hijo del Hombre.

24.En verdad les digo: Si el grano de trigo no cae en tierra y muere, queda solo; pero si muere, da mucho fruto.

25.El que ama su vida la destruye; y el que desprecia su vida en este mundo, la conserva para la vida eterna.

26.El que quiera servirme, que me siga, y donde yo esté, allí estará también mi servidor. Y al que me sirve, el Padre le dará un puesto de honor.

27.Ahora mi alma está turbada. ¿Diré acaso: Padre, líbrame de esta hora? ¡Si precisamente he llegado a esta hora para enfrentarme con todo esto!

28.Padre, ¡da gloria a tu Nombre!» Entonces se oyó una voz que venía del cielo: «Lo he glorificado y lo volveré a glorificar.»

29.Los que estaban allí y que escucharon la voz, decían que había sido un trueno; otros decían: «Le ha hablado un ángel.»

30.Entonces Jesús declaró: «Esta voz no ha venido por mí, sino por ustedes.

31.Ahora es el juicio de este mundo, ahora el que gobierna este mundo va a ser echado fuera,

32.y yo, cuando haya sido levantado de la tierra, atraeré a todos a mí.»

33.Con estas palabras Jesús daba a entender de qué modo iba a morir.

34.La gente le replicó: «Escuchamos la Ley y sabemos que el Mesías permanece para siempre. ¿Cómo dices tú que el Hijo del Hombre va a ser levantado? ¿Quién es ese Hijo del Hombre?»

35.Jesús les contestó: «Todavía por un poco más de tiempo estará la luz con ustedes. Caminen mientras tienen luz, no sea que les sorprenda la oscuridad. El que camina en la oscuridad no sabe adónde va.

36.Mientras tengan la luz, crean en la luz y serán hijos de la luz.» Así habló Jesús; después se fue y ya no se dejó ver más.

viernes, 20 de febrero de 2015

PERÚ. SAN MARTÍN. Cataratas de Ahuashiyacu


LA PIEDRA




LA PIEDRA
El distraído tropezó con ella.
El violento la utilizó como proyectil.
El emprendedor construyó con ella.
El campesino cansado la utilizó como asiento.
Para los niños fue un juguete.
David mató a Goliat.
Miguel Angel sacó la más bella escultura.
En todos los casos, la diferencia no estuvo en la piedra, sino en el hombre.

No existe piedra en tu camino que no puedas aprovechar para tu propio crecimiento.

Antes de dar al pueblo sacerdotes, soldados y maestros, sería oportuno saber si no se está muriendo de hambre. Leon Tolstoi



Antes de dar al pueblo sacerdotes, soldados y maestros, sería oportuno saber si no se está muriendo de hambre. 
Leon Tolstoi

Juan 12.1-11




1.Seis días antes de la Pascua fue Jesús a Betania, donde estaba Lázaro, a quien Jesús había resucitado de entre los muertos.

2.Allí lo invitaron a una cena. Marta servía y Lázaro estaba entre los invitados.

3.María, pues, tomó una libra de un perfume muy caro, hecho de nardo puro, le ungió los pies a Jesús y luego se los secó con sus cabellos, mientras la casa se llenaba del olor del perfume.

4.Judas Iscariote, el discípulo que iba a entregar a Jesús, dijo:

5.«Ese perfume se podría haber vendido en trescientas monedas de plata para ayudar a los pobres.»

6.En realidad no le importaban los pobres, sino que era un ladrón, y como estaba encargado de la bolsa común, se llevaba lo que echaban en ella.

7.Pero Jesús dijo: «Déjala, pues lo tenía reservado para el día de mi entierro.

8.A los pobres los tienen siempre con ustedes, pero a mí no me tendrán siempre.»

9.Muchos judíos supieron que Jesús estaba allí y fueron, no sólo por ver a Jesús, sino también por ver a Lázaro, a quien había resucitado de entre los muertos.

10.Entonces los jefes de los sacerdotes pensaron en dar muerte también a Lázaro,

11.pues por su causa muchos judíos se alejaban de ellos y creían en Jesús.

jueves, 19 de febrero de 2015

martes, 17 de febrero de 2015

AMOR VERDADERO





AMOR VERDADERO

Una mañana agitada, a las 8:30, un señor mayor de unos 80 años, llegó al hospital para que le retiraran los puntos de su pulgar. El señor dijo q estaba apurado y que tenía una cita a las 9:00am , el doctor le pidió que tomara asiento, sabiendo que quizás pasaría más de una hora.

Lo vio mirando su reloj y decidió, examinar su herida.
Mientras lo curaba le pregunto si tenía una cita con otro médico esa mañana, ya que lo veía tan apurado.
El señor le dijo que no, que necesitaba ir al geríatrico para desayunar con su esposa. El doctor le pregunto sobre la salud de ella: El le respondió que ella hacía tiempo que estaba allí ya que padecía de Alzheimer. Le pregunto si ella se enfadaría si llegaba un poco tarde: Le respondió que hacia tiempo que ella no sabía quien era él, que hacía cinco años que ella no podía ya reconocerlo.

El doctor sorprendido entonces le pregunto: 'Y usted sigue yendo cada mañana, aun cuando ella no sabe quien es usted?

El sonrió y le dijo:"Ella no sabe quien soy, pero yo aún se quien es ella y la amo ."

Al doctor se le erizó la piel, y tuvo que contener las lágrimas mientras él señor se iba, y pensó:

"Ese es el tipo de Amor que quiero en mi Vida.

"El Amor Verdadero no es físico, ni romántico.

El Amor Verdadero es la aceptación de todo lo que es, ha sido, será y no serás en la vida.

La gente más feliz no necesariamente tiene lo mejor de todo; ellos sólo hacen todo, lo mejor que pueden.

Yo espero que compartas este mensaje con alguien a quien quieras.

Yo lo acabo de hacer. La vida no se trata de sobrevivir a una tempestad, se trata de saber como !BAILAR BAJO LA LLUVIA!

Aprovecha la oportunidad en todas las cosas, no hay mérito mayor



YO SE DISFRUTAR LA VIDA (Transcripción Juana Macedo)




YO SE DISFRUTAR LA VIDA
(Transcripción Juana Macedo)

Un hombre rico se escandalizó al ver a un pescador tranquilamente recostado junto a su barca, contemplando el mar y fumando apaciblemente su pipa, después de haber vendido el pescado.
-¿Por qué no has salido a pescar? –le preguntó el hombre rico.
-Porque ya he pescado bastante por hoy –respondió el apacible pescador.
-¿Por qué no pescas más de lo que necesitas? –insistió  el potentado.
-Y que iba  a hacer con ello? –preguntó a su vez el pescador.
-Ganarías más dinero –fue la respuesta- y podrías poner un motor nuevo y más potente a tu barca. Y podrías ir a aguas más profundas y pescar más peces. Ganarías lo suficiente para comprarte unas redes de nailon, con las que sacarías más peces y más dinero. Pronto ganarías para tener dos barcas… y hasta una verdadera flota.
Entonces serías rico y poderoso como yo.
-¿Y qué haría entonces? –preguntó de nuevo el pescador.
-Podrías sentarte y disfrutar de la vida –respondió el potentado.
-¿Y qué crees que estoy haciendo en este preciso momento? –respondió sonriendo el apacible pescador.

León Tolstoi

sábado, 14 de febrero de 2015

FELIZ DÍA DE LA AMISTAD. Solo la libertad, la amistad y la reflexión son esenciales para llevar una vida placentera.






Un amigo en la vida es mucho. Dos son demasiado. Tres son imposibles.”H. Brooks
La amistad te impide resbalar al abismo.Bruce Springsteen
La amistad sólo puede tener lugar a través del desarrollo del respeto mutuo y dentro de un espíritu de sinceridad"Dalai Lama
Los amigos: una familia cuyos individuos se eligen a voluntadJean Baptiste Alphonse Karrs
La amistad comienza donde termina o cuando concluye el interésMarco Tulio Cicerón
Los amigos falsos son como las sombras, solo nos siguen cuando brilla el solIsabel Cristina Ferrerira
Solo la libertad, la amistad y la reflexión son esenciales para llevar una vida placentera.

MI MADRE TENÍA UN SOLO OJO



MI MADRE TENÍA UN SOLO OJO
(Transcripción Juana Macedo) 


Mi madre tenía un solo ojo… yo la odiaba… porque me causaba mucha vergüenza. Ella trabajaba de cocinera en la escuela donde estudiaba, para mantener a la familia.
Un día, yo estaba en secundaria, ella vino para ver cómo transcurrían mis estudios. Sentí mucha vergüenza. ¿Cómo podía hacerme esto?          
Todos hablaban en voz baja.
Al llegar a casa la ignore y la mire con mucho odio.

Al día siguiente, mis compañeros de clase se burlaban de mí: “Tu madre tiene un solo ojo hua, hua, hua”. Al volver a casa, me enfrenté a ella y le dije:
“Haz hecho de mí el hazme reír de toda la clase” ¿Por qué no te mueres?
Pero !NO ME RESPONDIÓ!
No sentí remordimiento alguno, porque estaba muy enfadado. No me importaron sus sentimientos.  Quise irme de ese lugar.
Estudié bien, me dieron la beca y me fuí a Singapur.
Me fue bien, me enamoré y me case, compré una casa. Fui feliz y tuve familia.
Un día vino mi madre a Singapur. Transcurrieron muchos años sin que nos viésemos y nunca antes había visto a sus nietos. Se puso enfrente de la puerta, mis hijas al verla soltaron en carcajadas y entonces le grité:

¿Cómo te atreviste a venir aquí a asustar a mis hijos?
!Sal y vete ahora mismo!
Me respondió con calma: “lo siento, creo que me equivoqué de dirección”. Y se esfumó…

Pasó el tiempo, y recibí una carta de la escuela, era una invitación para una reunión de compañeros de estudios. Le mentí a mi esposa informándole que iba de viaje a causa del trabajo.
Al cabo de la reunión, me fui a la casa que vivíamos antes. (Sólo por curiosidad).
Me informaron los vecinos de que mi madre… !murió!
Sentí cosas pero no derramé ni una sola !lágrima! Solo me entregaron una carta de mi madre por si acaso algún día volvía.
“Querido hijo, pensé mucho en tí”. Siento haber ido a Singapur y asustar a tus hijos… esa no fue mi intención. Estaba muy contenta al oír que venías a la reunión de ex-alumnos. Quise verte pero no pude levantarme de la cama para abrazarte. Siento mucho haberte causado vergüenza durante tu vida. 
Hay algo que nunca pude decirte y es que cuando eras pequeño tuviste un accidente. Entonces perdiste un ojo y no quise que crecieras así, por eso hijo mío te dí mi ojo y me llené de orgullo y felicidad… y ¿sabes por qué? Porque tu ahora ves el mundo a través de mí. Con todo mi amor.
Tu madre.
Después de leer la carta cada gota de lluvia fue una lágrima contra la ingratitud de aquel hijo.

Si tienes madre ámala con todo lo que tienes porque no sabes de qué puede ser capaz para que seas feliz.