Google+ Badge

lunes, 4 de julio de 2016

FACUNDO CABRAL. "EN VIVO EN EL TEATRO DEGOLLADO" (MÉXICO) Álbum doble completo (1993) TRANSCRIPCIÓN JUANA MACEDO. Parte 2


FACUNDO CABRAL. "EN VIVO EN EL TEATRO DEGOLLADO" (MÉXICO)
Álbum doble completo (1993) 
TRANSCRIPCIÓN JUANA MACEDO. Parte 2

Lo veo en los ríos rápidos, ágiles, a veces furiosos de Vietnam, donde nuestros hermanos trabajan con el agua hasta la cintura en los arrozales. Lo veo en el silencio blanco de la Siberia, lo veo en más de una línea del amado Borges, (otro amor que compartimos con el maestro Arriola y con ustedes). El querido Borges que decía: Nadie rebaje, aqueja y reproche, la tremenda sabiduría de aquel que con magnifica ironía me dio a la vez los libros y la noche, a él que se figuraba el paraíso en una biblioteca. Lo veo al Señor en ese anticipo del paraíso que es el Caribe, en la Guatemala esotérica, lo veo en esa Torre de Babel contemporánea que es Estados Unidos, lo veo en la ilustración de Europa, en la precisión de los japoneses, en la sabiduría del oriente, siempre fue él, el motivo de mi canción. Tu mi Señor grandioso alfarero, que haces correr a la pantera como a nadie, que alimentas a cualquiera con la lluvia y a cualquiera bendices con el sol, tú fuiste, eres y serás el motivo de mi canción. 

Después de caminar tu mundo me da placer decir:
“Yo vengo de todo el mundo, vengo de toda la gente, vengo de toda la gente de la magia del pasado y la furia del presente.

Yo vengo de la alegría, vengo de la libertad, del hijo de carpintero y del padre de la mar.

Soy el que anduvo la pampa con una esperanza, soy el que, puso en el muro una nueva ventana, soy el que canta el clavel, soy el que vive en la fe, el que todas las mañanas toca la campana, soy el que tienta a Teresa, con pan y manzanas, soy el que vuela tan alto como las naranjas, soy el fango y el volcán, soy la montaña y la sal, soy el que ayer caminó sobre el sol y las aguas. Yo soy el ángel y a veces también el fantasma, soy el hermano de todos y el hijo de Sara, yo soy la sombra y la luz, soy lo que seas tú, soy lo que soy porque sí, porque me da la gana.

“En mi corazón cristiano, suenan voces musulmanas, suenan voces musulmanas, hay budistas y judíos, en mi sangre y en mi alma, mi sombrero es cordobés y mis botas no son tejanas, mi guitarra es japonesa y mi canción mejicana” (acá hay una pequeña mentira, es obvio que mis botas no son tejanas. ¡Maestro Arriola, era lo único que me rimaba con mejicana!, pero son botas amadas, cuando uno se mete dentro de estas botas no le puede pasar nada malo, porque están hechas por nuestros niños, que son frutos de la canción. Pero por supuesto que hay mucho de Méjico en mi canción, como hay mucho del campesino argentino, de los cantores uruguayos, de los poetas populares latinoamericanos, de los mineros de Chile y de Bolivia, de tanta gente, ustedes ven a uno solo esta noche en el escenario pero cantamos muchos. La luminosa sombra de Rimbaud, la mismísima belleza Neruda, la pasión de Lorca. Los hermanos judíos, los ortodoxos judíos que rezan con un fervor inimaginable, en el muro de los lamentos, casi con tanto fervor como los chamulas, ahí de San Cristóbal de Las Casas, pero con los años han cambiado sus ofrendas, ahora le llevan al Señor huevo de gallina y Pepsi cola, lo que a ellos les gusta mucho la Pepsi cola, piensan que el Señor se vuelve loco de alegría con la Pepsi cola, de todos ellos, todos ellos dirían o dicen a través mío:

“Todo lo que te sucede, (todo) pasa por mi corazón, pasa por mi corazón, vos y yo somos lo mismo, todas las cosas son Dios, una vez estuve cerca y otras veces me perdí, no es casual que me suceda, lo que te sucede a ti”

El inefable Whitman diría: “Me canto y me celebro, me celebro y me canto y si me canto y me celebro, te celebro y te canto, porque cada átomo que me pertenece, te pertenece, porque cada átomo que te pertenece me pertenece, porque vos y yo somos la misma cosa”. 

O como lo decía Tagore: Cuando el hombre trabaja Dios lo respeta, más cuando el hombre canta Dios lo ama”. Como diría mi madre: “Cada cantor es un soldado menos”, por eso hay que cuidarse del que no canta porque algo esconde. “Yo le dije al líder Dios es mi único jefe, yo le dije al pobre lo mismo que le digo al rico, cuenta conmigo”

Para arriba y para abajo caminé por tu país, camine por tu país, bella tierra y bella gente, con la que yo soy feliz, te traigo buenas noticias por eso vengo a tu pueblo, Dios espera que en la tierra los hombres nos encontremos. ¡Si Señor!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario