Google+ Badge

miércoles, 13 de julio de 2016

Última presentación de FACUNDO CABRAL en Quezaltenango. Guatemala (Parte 5) Transcripción Juana Macedo.


Última presentación de FACUNDO CABRAL en Quezaltenango. Guatemala (Parte 5)
Transcripción Juana Macedo.


Por el tiempo que he vivido yo les puedo asegurar, que el amor nunca se muere, solo cambia de lugar. El amor no muere, la mujer que uno perdió la ganó otro, la mujer que otro perdió la ganó uno. Es como una posta, todos pasamos por el mismo lugar pero a distintas horas, además cómo va a morir si es anterior a nosotros el amor.

Decimos inocentemente que hacemos el amor, no hacemos el amor, el amor nos hizo y nos rehace a cada instante, el amor que salva a los seres humanos. El amor que va a terminar haciendo una sociedad, donde todos tengan un lugar en la mesa, sin fronteras. No va a ser falta gastar tanto dinero en el ejército, porque no va a hacer falta los soldados, porque vamos a vivir como una sola familia, para ahí va la sociedad. Cuando la cosa se pone tan violenta como ahora, es porque llegó al final de la etapa, así cayeron los imperios, así va a caer todo tipo de poder que no tenga que ver con el amor, y lo van a ver ustedes que son jóvenes, van a ver un mundo extraordinario. 

Los Mayas ya lo sospechaban, un cambio de actitud tan grande que va a ser como una nueva criatura el ser humano y ya están dando vuelta. Yo encuentro a esa gente maravillosa constantemente, en el servicio, en el respeto en la confianza.

Saben que maravilloso llegas a un aeropuerto, y porque si te conocen por lo que haces y saben que ser humano sos, sabes que es muy difícil que alguien te revise porque están seguros que no llevas nada que no tengas que llevar. Así vivía Teresa, yo creo que fue, excepto el papa, el único ser humano que andaba así, nadie le pedía pasaporte a Teresa, ella decía lo mismo un día vamos, todos vamos a vivir así. Llegaba al aeropuerto y decía: ¡Buen día mi amor, me dijeron que hay un vuelo para Guatemala!, se imaginan cuando la veían. ¿Quién le iba a pedir un pasaporte? O el billete, el tique, la subían al avión y si estaba lleno, bajaban a cualquier cabrón y la subían a la Madre Teresa.

Un día le dije: Madre ya hace unos años que la conozco y nunca la escuché hablar de política. Y me dijo: No yo no puedo darme el lujo de la política, una sola vez me detuve cinco minutos a escuchar a un político y en esos cinco minutos se me murió un viejecito en Calcuta. Ella estaba para servir y el servir es ahora mismo, no es mañana, ni detrás de un discurso, ni queriendo convencer a nadie, así andaba.

Una señora inglesa que andaba tramitando, quería encontrarse con la Madre Teresa porque venía de parte de Lady Di que quería conocerla, fue a Calcuta, entonces las hermanas de la caridad, la llevaron donde estaba Teresa y Teresa estaba bañando a un leproso. Había que ver eso, se imaginan bañar a un hermano que se está pudriendo en vida. La cara de agradecimiento de esos viejecitos que habían vivido años y años tirados en la calle y de pronto alguien los bañaba y les miraba a los ojos y les cantaba… esa era Teresa. Cuando esta señora Inglesa, se encuentra al lado de la Madre Teresa y ve que está bañando al leproso, era impresionante, le dijo: Madre, yo no bañaría a un leproso ni por un millón de dólares. Y la Madre le dijo: “Yo tampoco porque a un leproso solo se le puede bañar por amor”

Para que te levantas a la mañana si no es por amor, porque seguís creyendo, seguís insistiendo y trabajas, hasta soñas cuando ves a tu niño un mundo… una sociedad, porque el mundo es perfecto, una sociedad que sea más generosa, si no, no te levantarías cada mañana. Crean. 

Alguna vez un periodista que apreciaba mucho a mi madre, pero a veces le hacía preguntas para hacerla hablar, le buscaba la lengua. Un día le dijo: Sara usted habla siempre de la fe y yo no sé qué es la fe, ¿qué es la fe Sara? Y mi madre le dijo: Yo tampoco sé que es la fe, pero se para que sirve, yo soy más feliz que usted con fe, que no la tiene, si no tuvieras fe no te levantarías de la silla... (Continúa)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario