Google+ Badge

miércoles, 22 de abril de 2015

FACUNDO CABRAL ENTREVISTA de Juan Carlos Mareco. (Transcripción Juana Macedo. 3)



 FACUNDO CABRAL ENTREVISTA de Juan Carlos Mareco
(Transcripción Juana Macedo. -3- Fragmento 2.wmv)


-Estamos haciendo una recorrida por América, contando todas las cosas con el querido Facundo en este fin de año, pero quedó trunca esa parte del millón y medio de dólares, llegaste a Roma y ya, ¿con Jaguar y todo?

Si porque fue terrible, yo nunca me di cuenta que había escrito para mí, yo le decía a la gente, “más que el oro es la pobreza lo más caro en la existencia, pobrecito de mi patrón piensa que el pobre soy yo, yo no sé quién va más lejos, la montaña o el cangrejo, dominar es su manera y así nadie se libera, pobrecito de mi patrón piensa que el pobre soy yo” y ahí me di cuenta que lo había escrito para mí, lo escuché adentro de ese auto, con el aire acondicionado, me sentí un idiota, yo dije para qué salí de mi casa, era para eso? Me fui a la India, tenía un montón de cosas en la cabeza con la Indía, viste. Ya vez no había pasado muchos años por la librería de la calle corriente, la que estaba abierta todas las noches, los libros del viejo.

-¿Qué era la India para vos en tu preconcepto?

Y era como la capital del espíritu; América era, o es una hembra bella, joven; Europa una señora inteligente, venida a menos, que vive de lo que fue y el Oriente es una anciana sabia. 

Un señor me dijo en la calle, que ellos no se morían de hambre si no porque no tenían que comer, muchas cosas así y me encontraba otros días con ellos, para mí la India era Gandhi el Mahatma, me había pasado la vida desde el Romanyot en adelante leyendo todos los tipos que habían escrito sobre el Mahatma, me había pasado la vida con la poesía de Tagore, con el budismo, con los derviches, toda la vida pensando en ellos, el vaga pal guita, la eternidad, ese tiempo al que ellos no le dan ninguna atención, por eso pueden eternizar cada acto, la falta de ansiedad, la falta de necesidad de poseer más de lo que yo no puedo gozar, porque el hombre es dueño de lo que puede gozar, si yo no me puedo sentar en este sillón para que lo tengo en Punta del Este, ¿cómo voy a tener un sillón en Punta del Este si yo vivo acá?, cuando voy me compro un sillón en Punta del Este y el de acá lo dejo para Barroso que se tiene que sentar, no entiendo eso.

Entonces cuando fui ahí, me sentí un idiota, porque el hablar en contra del dinero, a mí me había dado dinero, era como absurdo, nuestra sociedad es absurda no? 



Fijate a Bob Dylan le escuché una vez por la televisión pedir perdón, dijo: perdónenme pero yo les mentí, yo odiaba a la sociedad de consumo, y ustedes estaban tan de acuerdo conmigo que compraban tantos discos que me han hecho rico, ahora yo pertenezco al enemigo, soy un traidor, no lo escuchen más, hermoso y abandona todo. Y a mí me había pasado igual, y les va a pasar a muchos acá, porque estamos en la época de la devolución, si no devolvemos desaparecemos, creo que ahora va a llegar. (Sigue 4)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario