jueves, 23 de abril de 2015

FACUNDO CABRAL ENTREVISTA de Juan Carlos Mareco (Transcripción Juana Macedo. -4- Fragmento 2.wmv)


FACUNDO CABRAL ENTREVISTA 

de Juan Carlos Mareco
(Transcripción Juana Macedo. -4- Fragmento 2.wmv)

Fui a un Congreso de futurólogos en la universidad de Bécquer hace dos o tres años en California, el Congreso más importante que había del mundo, estaban las autoridades máximas y el hombre más audaz se animaba a hacer vaticinios para el año 2005, la mayoría no llegaba al 2000.

Yo creo que te conté, los veía haciendo colas en Haiti para llevarse la mitad del pan que quedaba en la mesa, vi quemarle los ojos de los niños recién nacidos en Kathmandu, para pedir limosna, porque quedaban ciegos, porque era la única forma de que puedan sobrevivir, me ofrecían niñas de 9 o 10 años aunque sea a cambio de desayuno, si no había un dólar. Entonces no puede ser, me acordaba de mis amigos que están pensando en este momento, ¿dónde voy a vacacionar?, el auto mío ya tiene 20,000 km lo tengo que cambiar, sino me voy a quedar atrás, no me anda bien el aire acondicionado, y que camisa te vas a poner para ir a la audición de Mareco y como queres que la portada del disco sea de vidrio, o que sea brillosa. Empecé a sentir vergüenza porque era socio del que por tener demasiado joroba al otro.

Esto no es política, vos sabes que ni siquiera es política, va mucho más allá y me hizo bien. Además porque si me quedo con el dinero tengo que cambiar el repertorio, yo dije: qué quiero ¿El dinero o seguir cantando pobrecito mi patrón?, yo quiero seguir cantando pobrecito mi patrón y vuele bajo porque ese “pobrecito mi patrón y vuele bajo” ellos me hicieron respetable con la señora Golda Meir, me hicieron su amigo, me hicieron amigo de Indira Gandhy, bastante amigo, me hicieron amigo de los derviches mendicantes, con los que aprendí a comer de la basura otra vez, pero después de haber tenido todas la posibilidades de comer en el mejor hotel, yo me fui del Palace Hotel de Madrid a la basura con los derviche a comer de lo que sobra, me hicieron amigo de Luciano, el brujo, el hechicero yaqui que tiene una escuela para desaprender, estamos llenos de una información que no sirve para nada, información estúpida, lo que importa es la especie, cómo vamos a vivir países? Y tiene razón Luciano. Me hicieron amigo de la viuda de Pancho Villa que me decía: “Ese Juan Perón debería hacer sido mexicano, hubiese sido hombre de don Pancho Villa y la Eva también” a ella le gustaba y de gente hermosa, me devolvió a la gente. Porque el éxito no tiene personalidad, el dinero te hace igual, los ricos son iguales, usan el mismo auto alemán, las mujeres se compran la ropa en la misma Boutique de Nueva York o de París.

¿Los perfumes franceses son los mismos?

Sin embargo la personalidad de los pueblos se da en los mercados, en el mercado de Guadalajara te acordás, donde había una banda de chicas, tocando boyas y eso a cambio de la comida, la personalidad de esa gente anda en la calle, esos son los Julian Centella por eso, esa corriente está muerta, en el mar esa gente y los pobrecitos que estaban lo volvieron loco, los corrían por todo lado, Dios quiera que vuelvan a salir, esa gente, el boliviano, el chileno que estábamos hablando recién, el minero. 

Ya ves fijate, yo no creo mucho en la política, pero soy ferozmente cristiano, muy mal católico, creo que Jesús dio una propuesta exuberante para vivir bien “comer no tiene sentido si no como con mi amigo” cantaban los beduinos en el Neguev, creo que ahí está la felicidad… (Sigue 5)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario