Google+ Badge

miércoles, 27 de mayo de 2015

Salmos 42



Salmos, 42

2.Como anhela la cierva estar junto al arroyo, así mi alma desea, Señor, estar contigo.

3.Sediento estoy de Dios, del Dios de vida; ¿cuándo iré a contemplar el rostro del Señor?

4.Lágrimas son mi pan de noche y día, cuando oigo que me dicen sin cesar: "¿Dónde quedó su Dios?"

5.Es un desahogo para mi alma, acordarme de aquel tiempo, en que iba con los nobles hasta la casa de Dios, entre vivas y cantos de la turba feliz.

6.¿Qué te abate, alma mía; ¿por qué gimes en mí? Pon tu confianza en Dios que aún le cantaré a mi Dios Salvador.

7.Mi alma está deprimida, por eso te recuerdo desde el Jordán y el Hermón a ti, humilde colina.

8.El eco de tus cascadas resuena en los abismos, tus torrentes y tus olas han pasado sobre mí.

9.Quiera Dios dar su gracia de día, y de noche a solas le cantaré, oraré al Dios de mi vida.

10.A Dios, mi Roca, le hablo: ¿Por qué me has olvidado? ¿Por qué debo andar triste, bajo la opresión del enemigo?

11.Mis adversarios me insultan y se me quiebran los huesos al oír que a cada rato me dicen: "¿Dónde quedó tu Dios?"

12.¿Qué te abate, alma mía; por qué gimes en mí? Pon tu confianza en Dios que aún le cantaré a mi Dios salvador.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario