Google+ Badge

lunes, 4 de mayo de 2015

La Magia de Facundo Cabral. (Pla Ventura. 1)




LA MAGIA DE FACUNDO CABRAL – Pla Ventura 

LAS CONFESIONES DE FACUNDO CABRAL 

La fecha, el 30 de abril de 2006, será inolvidable para España y, mucho más, para este pueblo alicantino que en el mundo se le conoce como Ibi (Alicante), ciudad industrial, trabajadora y abnegada que no regateó esfuerzo para que, en uno de sus teatros, en dicha fecha, albergáramos al maestro Facundo Cabral para que nos deleitara en un concierto memorable. 

Dentro de mi ser, no puedo negar la dicha que sentí con el maestro puesto que por el precio del amor hacia mi persona, Facundo Cabral, logró estremecernos con su guitarra, con sus canciones, con sus oraciones y, por encima de todo, con sus tremendas convicciones que sin lugar a dudas, resultaron ser el detonante que calara en el corazón de todos los asistentes al Teatro Salesianos, para rendirse ante la evidencia del maestro argentino. Yo sabía de las ilusiones de Facundo con esta su venida a España y por tal motivo, he querido abordarle puesto que su verbo, lección impenitente, suele calar en el alma de todos cuantos le amamos que en el mundo, ya somos esa ingente minoría pero que sumados, somos millones de personas los que gozamos de su arte y a su vez, tomamos sus más bellas lecciones.

Me gustaría gozar del don de la sabiduría para poder definir a Facundo Cabral, tarea siempre ardua porque este cantor argentino, vagabundo de primera clase por el mundo, hermano de cualquier hombre y a su vez, de cualquier raza, ha sido capaz de inspirar las sensaciones más bellas entre sus homónimos, de ahí las definiciones mágicas en torno a su persona. En realidad, resulta muy fácil conmoverse con Facundo Cabral. Su tremenda personalidad puede con todo pero a su vez, son sus convicciones las que arrebatan, las que incitan para que las criaturas mortales, tras conocerle, queramos formar parte de su hermosa “secta” que en realidad, no es otra que la propia humanidad. Es decir, formar parte de ese bello colectivo de hermanos por el mundo que siguiendo su filosofía, hemos sido capaces de encontrar el camino de la verdad. Médico del alma, armonizador de corazones, cantor de convicciones, orador de predicciones, profeta de la propia vida, narrador de las vivencias más hermosas, amante de la verdad y promulgador de la misma; estas y cientos de definiciones más que juntas, demuestran que, con Cabral, nos hallamos ante un tipo tremendamente singular; un creyente convencido, seguidor de aquel que naciera en una cuna de paja y que a su vez, llegó a ser el más grande: JESÚS. Muchos son los argumentos que desgrana Facundo Cabral, tanto en sus conciertos como en su vida cotidiana, razones de peso específico por las cuales, el primero que se siente a su lado, tres minutos más tarde, se convierte en seguidor empedernido de su bellísima filosofía. Ahora ya, sin más preámbulos, dejemos que sea el propio Facundo Cabral, sabio entre los sabios, el que nos explique sus formas y maneras de entender su vida que sin lugar a dudas, es un hecho apasionante. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario