miércoles, 2 de septiembre de 2015

Mi vida...


¡Que donde haya oscuridad yo lleve luz!, ¡que donde haya odio yo lleve amor!. Francisco el de Asís tenía una fórmula para la felicidad “Deseo poco y lo poco que deseo lo deseo poco” y tenía razón por que el deseo es el principio del conflicto, a cuando más deseo más desdicha, por desear lo que no tenés no deseas lo que tenés. Por ejemplo todos los muchachos viven excitándose con los videos de Thalia con la que nunca se van a acostar y no le prestan atención a Patricia que por algo Dios la puso en el barrio. Y que también vive excitándose con los videos de Luis Miguel con el que nunca se va a acostar, es decir que están todos calientes para nada y para nadie.

1 comentario:

  1. Aprendí a caminar leyendo, aprendí a cantar escribiendo, aprendí a amar investigando aprendí a no creer en dios viendo mucho dolor humano, aprendí a ser humano ayudando. La vida enseña y uno aprende...

    ResponderEliminar