Google+ Badge

lunes, 30 de noviembre de 2015

COMO HICE – FACUNDO CABRAL – NO SOY DE AQUÍ NI SOY DE ALLÁ




COMO HICE – FACUNDO CABRAL – 
NO SOY DE AQUÍ NI SOY DE ALLÁ
(Transcripción Juana Macedo)

ME GUSTA EL MAR Y LA MUJER CUANDO LLORA, LAS GOLONDRINAS Y LAS MALAS SEÑORAS

Y LAS MUCHACHAS EN ABRIL, ME GUSTA EL VINO TANTO COMO LAS FLORES Y LOS AMANTES PERO NO LOS SEÑORES ME ENCANTA SER AMIGO DE LOS …

¡Hola Facundo! ¿Cómo estás?

Y dónde está el dueño, que haces viejo tanto tiempo? Que gusto verte.

Esa canción es un fresco, es como un mural, viste que son cosas: Me gusta el sol, Alicia y las palomas, el buen cigarro y la guitarra española, saltar paredes, abrir la ventana, y cuando llora una mujer, me gusta el vino… es un mural. Eso me decía Alonso, la mayoría de mis amigos son pintores, ellos te tratan de colegas, es un mural.

-Esa letra que es una característica de tu laburo, digamos que es una especie de mezcla entre metafísica, filosófica un poco de sub realismo, la aparición de los contrastes, vos siempre buscas los contrastes?.

Si por eso decía al principio “el buen cigarro y las malas señoras”, me gustaba el contraste, no era ético, pero el contraste.

-Si son contrastes de categorías diferentes pero que expresan una música, eso ya lo tenías desde muy chico?

No tal vez será porque fue toda la vida así, la vida nuestra... Mi padre se fue, mi madre se quedó en la calle con todos sus hijos, no sabía dónde ibas a dormir, al otro día te invitaban un asado, siempre fueron contrastes.

A los 9 empecé a vivir solo, le pedí trabajo a Perón.

-Contame eso.

Si porque un señor le dijo una vez a mi madre, ya no hace falta que estén tan mal, porque ahora hay un presidente que le da trabajo a la gente, mira vos.
!Ah sí sí se llama Perón!, todo es un sueño, yo me fui a buscar a Perón, un sueño que duró tres, cuatro meses, a los 9 años.
Mi madre me dio por perdido, yo me vine sin decir nada, salí para acá.

Y le pregunto a un vendedor le digo: Dónde puedo hablar con Perón.

Mirá me dice, yo leí en un diario que mañana va a la Plata, fue mi primer amigo este vendedor, porque él me regaló el billete del tren y llegué a La Plata en la noche y dormí al costado de la Catedral y a la mañana empezó a venir gente, gente parecía ramadán, dobla el auto aquí, Perón a la derecha, Eva a la izquierda saludando, logro pasar el cordón policial y cuando estoy llegando al auto me caza un policía, pero Perón me ve de ese lado venía saludando y dice: déjelo venir e hizo parar el auto, en medio de toda esa gente antes de llegar a la Catedral.

La señora Eva se acerca a ver por qué hizo parar el auto, los autos estribo, me subo al estribo y me dice: Querías hablar conmigo? Y le digo: Si.
¿Qué me queres decir? Hay trabajo.
Y la señora Eva dijo la primera frase ética que escuché en mi vida, me acompañó hasta el día de hoy: ¡Por fin alguien que pide trabajo y no limosna!

Siempre hay trabajo, encárguense del niño y mañana me lo llevan a Buenos Aires, y allí yo empecé a trabajar de todo, yo tenía que llevar una moneda más a mi casa y la llevaba a como sea la llevaba.

De pronto se enojaron, me encerraron un tiempo por ahí por dos o tres botellas que había robado, un Jesuita me enamora de los libros, apareció Melville en mi vida, Conrad, El Dantes, Cervantes.

¿Esos textos como fueron apareciendo, de una manera ordenada o desordenada?

No, no el Jesuita fue de una manera… trajo una caja una noche, el jesuita, la imagen es hermosa, Borges me la hacía contar cada vez que venía una amigo a su casa… Seseseñor Cabral por favor cuéntele lo del alfabeto.

Trajo una caja de madera, mirá que manera amorosa del gran maestro Simón y me da la caja y me dice: Da la vuelta, y caen las letras de madera, vos que sos dibujante las letras de madera de este tamaño.

!Ah los tipos!
… Caían grillos del paraíso, eran como que sonaban las campanas en el valle de Galilea, caían las letras del albafeto y me dice separa, estas son las vocales, que aparte no dicen nada, estas son las consonantes, solas no dicen nada, pero si las junto mirá, qué dicen: AGUA, AGUA no sentís una frescura aquí (se toca la garganta) junta otras poquitas y dicen PAN, no te conmueve el pan en el medio de la mesa sobre la madera, me enamoró de las letras, él me enseñó a leer y a escribir. Entonces me traía, me leía uno de los cantos famosos y al otro día me leía El Eclesiastés de Salomón. 

¿Y vos ya tocabas?

-No, yo cantaba con los paisanos pero quién no canta en el campo, si no hay nada que hacer, está el fuego, la carne asada, si estás alrededor, los viejos cuentan anécdotas, da vuelta el avión y vos cantas, pero nunca pensé que era un artista, si sé que vivo en un mundo que es arte. Yo no hago absolutamente nada que no tenga que ver con el arte. Nunca tuve una tarjeta de crédito, no tengo ningún compromiso, ni lo tendré jamás. Caminé en 49 años casi el mundo completo, no solo en mi oficio, muchos oficios, creo que es un record porque nunca paré, 165 países he caminado.

-Un viajero del mundo, en sus rumbos se cruzó con el hambre y la alegría. Con el miedo y la guerra, con el amor y el arte.

Yo soy más místico que artista, la madre Teresa alguna vez dijo: !Ah inauguraban la primera casa en el Bronx en Nueva York, la primera casa de las hermanas de la caridad!, yo la acompañé. Entonces siempre habían un montón de periodistas cerca y algunos de los periodistas me conocían por mi oficio viste, yo voy mucho a trabajar por allá.

-Madre ¿tiene amigos artistas? ¿Quién dijo Teresa? ¡Facundo! no, él no es un artista es un testigo, es un testimonio de vida.

¿Cuándo vos empezaste con “no soy de aquí ni soy de allá” con el estribillo, fue una improvisación?

Todo fue una improvisación, apareció sola, porque después yo le cambié algunas cosas, porque yo decía algunas líneas porque mi madre me reto. Mi casa era un matriarcado viste, yo era edípico total, porque mi madre era una mujer realmente importante como  ser humano y la cambié.

…Me gusta el sol, Alicia y las palomas, el buen cigarro y las malas señoras… y mi madre me decía: cómo podes hablar mal de las señoras que a vos te hicieron feliz?, ...saltar paredes y abrir… he iba cambiando algunas fracesitas, siempre estuvo ahí, tanto es así, llegó tanto el regalo, que yo le preguntaba a Troy, a Piazzolla, al Cuchi Leguizamon, a todos los músicos amigos, a qué te suena esta melodía porque yo pensé que no era mía, yo la registré mucho tiempo después, porque yo decía esto no es mió, porque yo todas las cosas que hago son de tono dominante, sub dominante, una cosa chiquita, tono dominante, sud dominante, acá era una melodía muy mediterránea, entre Grecia Italia y dije esto lo tengo que escuchar en alguna parte, porque se parecía a tantas cosas, la sucesión de acordes, turururu, ruru, turururu ruru, en tan lógica es muy de la canción francesa, la canción toda del Mediterraneo y yo pensaba y talvez debe ser una recreación de muchas cosas que escuché, mi canción sea resumen de muchas que amé, como que terminas tu vida con una mujer que te llevaron todas las mujeres a las que amaste antes, te fueron preparando para llegar a esa mujer.

“No soy de aquí, ni soy de allá, no tengo edad, ni porvenir y ser feliz es mi color de identidad.”…(Sigue parte 2)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario