Google+ Badge

miércoles, 18 de noviembre de 2015

Puerta Abierta. Reflexión




Puerta Abierta. Reflexión

Hace mucho, pero mucho tiempo en la India, una joven princesa llamada Hayary, mandó a que trajeran ante su presencia al sabio más prestigioso del país y una vez ante él, le dijo:
_ Gran Sabio, te he mandado a buscar porque últimamente todo me ha ido muy mal y quiero tus consejos para mejorar mi situación.
_ Además de ser bella, eres muy buena y todo tu pueblo te quiere, porque con tus decisiones has hecho prosperar el país… ¿¡No entiendo por qué dices que todo te ha ido mal!? – Dijo el Sabio –
_ En eso tienes razón, pero en el amor, no todo ha sido color de rosas,… he tenido un relación a la cual le he entregado mi corazón y cuando más embullada estaba, decidió abandonarme… Ahora, después de meses, cuando comenzaban a cerrarse mis heridas, ha vuelto a querer entrar en mi vida… ¿Qué debo hacer?
El sabio quedo pensativo y después de un rato de meditación, contestó:
_ Hay dos reglas que debes seguir si en realidad lo amas.
_ ¿Cuáles son esas dos reglas? – Preguntó la joven Princesa –
_ Primera regla: Nunca cierres tus puertas… Recuerda que si mantienes tus puertas abiertas, por ella puede entrar la Oportunidad… y esta generalmente viene acompañada de tres grandes amigos.
_ ¿Cuáles son esos amigos gran sabio? – Volvió a preguntar la princesa - 
_ Generalmente viene acompañada de Amor, Fortuna y Bienestar… Si buscas Amor, deja tu puerta abierta a la Oportunidad, pero nunca te olvides de la segunda regla que es muy importante…
_ ¿Cuál es esa segunda regla? – Preguntó aún más ansiosa la Princesa –
_ Mantén bien tus ojos abiertos, porque muchas veces la Tentación y el Oportunismo, se disfrazan de Amor y puede entrar por esa puerta abierta.
Dicho esto, el “Gran Sabio de Sabios”, beso la mano de la bella Princesa y se retiró de Palacio…
Cuentan los que la conocieron que la Princesa siguió al pie de la letra lo que el “Gran Sabio de Sabios” le había aconsejado,… abrió su puerta al Amor y mantuvo los ojos bien abiertos, cuidando que por la puerta que había abierto no entrara La Tentación, ni el Oportunismo… ¡Y Así, Pudo Ser Muy Feliz!
Moraleja:
“Mantén Siempre Tu Puerta Abierta a La Oportunidad,… Pero No Te Olvides De La Segunda Regla”;… ¡Mantén Tus Ojos, Bien Abiertos!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario