Google+ Badge

sábado, 7 de noviembre de 2015

LA VIEJA Y EL OCASO



LA VIEJA Y EL OCASO

El sol se despedía del día. El vasallo caminaba junto a la anciana del molino amarillo. Iban conversando sobre la vida.

– “¿Qué es lo que más te gusta de la vida, anciana?”

La viejecita del molino amarillo se entretenía en lanzar los ojos hacia el ocaso.

– “Los atardeceres”

El vasallo preguntó, confundido:

– “¿No te gustan más los amaneceres? Mira que no he visto cosa más hermosa que el nacimiento del sol allá, detrás de las verdes colinas ”

Y, reafirmándose en lo dicho, agregó:

– “¿Sabes?… Yo prefiero los amaneceres.”

La anciana dejó sobre el piso la canastilla de espigas que sus arrugadas manos llevaban. Dirigiéndose hacia el vasallo, con tono de voz dulce y conciliador, dijo:

– “Los amaneceres son bellos, sí. Pero las puestas de sol me dicen más. Son momentos en los que me gusta reflexionar y pensar mucho. Son momentos que me dicen cosas de mí misma.”

– “¿Cosas? ¿De ti misma…?”, inquirió el vasallo. No sabía a qué se refería la anciana con aquella frase.

Antes de cerrar la puerta del molino amarillo, la vieja añadió:

– “Claro. La vida es como un amanecer para los jóvenes como tú. Para los ancianos, como yo, es un bello atardecer. Lo que al inicio el precioso, al final llega a ser plenamente hermoso. Por eso prefiero los atardeceres… ¡mira!”

La anciana apuntó con su mano hacia el horizonte. El sol se ocultó y un cálido color rosado se extendió por todo el cielo . El vasallo guardó silencio.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario