sábado, 14 de noviembre de 2015

REFLEXIONEMOS SOBRE LA FAMILIA



REFLEXIONEMOS SOBRE LA FAMILIA

¿Qué opinas, de quién depende la unidad familiar, cómo hacer para que las familias sean mas unidas y no se rompan, tengan más comunicación, respeto y amor entre sus miembros.

Hay muchas relaciones de pareja y matrimonios en las que el respeto no existe, cuando esto ocurre el final está cerca, podría ser tu caso, el mio, o el de muchas parejas que conoces.


Comenzamos una nueva vida junto al hombre o mujer que amamos, y ya no hay secretos pues por fin tienes un cómplice, un amigo… ya tienes un amor, con quien puedes ser tú y tus esperanzas están puestas ante esa persona, en esa relación. 
Así vivimos cada día con mucha alegría, con esperanza, con fe de que vamos a llegar mucho mas allá en la relación, parece que todo fuese perfecto.

Pero muchas veces esos sueños realizados, esos sueños de amor que se cumplieron, se rompen . Y luego viene la desilusión, porque ya no te mira, ya no te valora, ya no te llama, ya nunca está para ti y te ves con una enorme tristeza e impotencia de no saber que hacer, La duda, los celos, empiezas a pensar que existe alguien más, o te preguntas Por qué dejó de valorarte y respetarte. Ya no te ama? 
O por el contrario eres tu quien ya no se interesa por la pareja, dejaste de admirarlo, ni siquiera quieres hablar con él o ella.

Parejas que tratan que seas como ellos quieren, que cambies y te amoldes a sus costumbres o requerimientos. Y si tú empiezas a cambiar para tratar de gustarle, hacer cosas que no quieres solo para agradarle, hasta vestirte de forma diferente o actuar como quieren que seas. pronto dejarás de ser tú y empezarás a ser infeliz.
Por qué no respetar, la personalidad, las actitudes y costumbres, somos seres distintos cada cual tiene individualidad y libertad. Eso es algo que toda persona debiera tener en cuenta. 
Y el respeto empieza por uno mismo, que se te valore o no, depende de ti. Quien no te valora, no te merece.

Cuando el respeto se rompe, empiezan las ofensas, las peleas y discusiones, el llanto, la angustia y hasta la violencia. Que triste ver cuando las relaciones se acaban. Más triste cuando existen hijos y ellos empiezan a sufrir las consecuencias de la separación. Padres que al separarse se desvinculan y no quieren ni siquiera dar una pensión para los hijos, o madres que te condicionan para ver a tus hijos, la pelea entre los padres por los hijos. O peor aun el egoismo, cada cual con una nueva pareja y dejan a los hijos de lado. Cuando lo que se acabó fue el amor de pareja, no el amor de padre a hijo.

Y la pregunta es ¿Dónde fue que perdiste el rumbo? ¡Por qué cada vez son más frecuentes las parejas que se separan, ni siquiera divorcian, porque ahora cada vez más las uniones libres son mas frecuentes. se ve en los medios de comunicación, parejas que se juntan y se separan como si fuera lo más normal y la juventud llega a pensar que eso es así.
Por qué se perdió la amistad, el enamoramiento, la ilusión , el noviazgo, conocerse cada día más y luego recién tener un compromiso y que los hijos vengan como consecuencia de esa unión que es fruto del amor, respeto, fidelidad y valorar a tu pareja. 

No perdamos la comunicación en las familias, el respeto entre parejas o esposos, de padre a hijos, de hijos a padres. Predicar con el ejemplo. Fortalecer los vínculos afectivos y mejorar la autoestima de cada uno de los miembros de la familia. 

Dios los cuide y fortalezca sus hogares.
Juana Macedo


No hay comentarios.:

Publicar un comentario