Google+ Badge

viernes, 25 de marzo de 2016

¿Que cuántos años tengo?






¿Que cuántos años tengo?

- ¡Qué importa eso!

¡Tengo la edad que quiero y siento!

La edad en que puedo gritar sin miedo lo que pienso.

Hacer lo que deseo, sin miedo al fracaso o lo desconocido…

Pues tengo la experiencia de los años vividos

y la fuerza de la convicción de mis deseos.

¡Qué importa cuántos años tengo!

¡No quiero pensar en ello!

Pues unos dicen que ya soy viejo otros “que estoy en el apogeo”.

Pero no es la edad que tengo, ni lo que la gente dice,

sino lo que mi corazón siente y mi cerebro dicte.

Tengo los años necesarios para gritar lo que pienso,

para hacer lo que quiero, para reconocer yerros viejos, rectificar caminos y atesorar éxitos.

Ahora no tienen por qué decir:

¡Estás muy joven, no lo lograrás!…

¡Estás muy viejo/a, ya no podrás!…

Tengo la edad en que las cosas se miran con más calma, pero con el interés de seguir creciendo.

Tengo los años en que los sueños, se empiezan a acariciar con los dedos, las ilusiones se convierten en esperanza.

Tengo los años en que el amor, a veces es una loca llamarada, ansiosa de consumirse en el fuego de una pasión deseada.

y otras… es un remanso de paz, como el atardecer en la playa..

¿Qué cuántos años tengo?

No necesito marcarlos con un número, pues mis anhelos alcanzados, mis triunfos obtenidos, las lágrimas que por el camino derramé al ver mis ilusiones truncadas…

¡Valen mucho más que eso!

¡Qué importa si cumplo cincuenta, sesenta o más!

Pues lo que importa: ¡es la edad que siento!

Tengo los años que necesito para vivir libre y sin miedos.

Para seguir sin temor por el sendero,

pues llevo conmigo la experiencia adquirida y la fuerza de mis anhelos

¿Qué cuántos años tengo?

¡Eso!… ¿A quién le importa?

Tengo los años necesarios para perder ya el miedo y hacer lo que quiero y siento!!.

Qué importa cuántos años tengo, o cuántos espero, si con los años que tengo,

¡¡aprendí a querer lo necesario y a tomar, sólo lo bueno!!

5 comentarios:

  1. Si los años vividos se convirtieran en monedas de oro, los jóvenes ya quisieran etar viejos y supuestamente millonarios, lastinomasemente para ellos, la vida no vale de nada, unicamente cuando lleguen a la nuestyra su edad la valorarán, nuestro tesosor es que tenemos tiempo, para perder un poco de tiempo, jugando con los miedos que ya se fueron. Te felicito Juanita, me inclino reverente en admiración, sabiendo que la paz es como una flor y está al final de toda planta, en todos los instantes dela vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario, solo la compartí, no se quién es la autora de este lindo textom al igual que tu admiro a quien lo hizo. Saludos Jorge

      Eliminar
  2. La felicito hermoso pensamiento y es la verdad de la vida

    ResponderEliminar
  3. Saludos, señora Juana; gracias por esta hermosa reflexión; reafirma mi actitud ante la maravillosa experiencia que me regala Dios, -mi vida-. Quisiera tomar alguna de sus ideas para publicarla en mi perfil de facebook, ojalá recibiera su autorización; es brillante su consideración sobre la edad, expuesta con sencillez y buen estilo. Sigo sus punlicaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Francisco a mi también me gustó, pero no es pensamiento mio, solo lo compartí. Gracias por seguir mis publicaciones, saludos

      Eliminar