Google+ Badge

lunes, 18 de enero de 2016

FACUNDO CABRAL. ENTRE DIOS Y EL DIABLO. Álbum completo (1986). (Transcripción Juana Macedo – Parte 5)



FACUNDO CABRAL. ENTRE DIOS Y EL DIABLO. 
Álbum completo (1986). 
(Transcripción Juana Macedo – Parte 5)

♫Deja el horario, en donde el miedo, termina con la fe. Ponte las alas, deja las sillas y la sombra de ayer. No te demores, donde la gente, le teme a la pasión, alta la frente libre y contenta, comienza tu canción. No te detengas, frente al abismo, peligro y salvación, lo que suceda, estaba escrito y siempre es lo mejor, vive la vida, fervientemente, como lo quiere Dios, usa los campos y los caminos y siembra la ilusión. Libera el ave, que anda con ella, arena piedra y mar. Busca en la sabia, naturaleza y todo aprenderás, calla tu nombre, grita tu sueño, que esa es tu razón, que sepa el mundo, que somos hijos del padre de la flor, laralarala, lararala laralarala, que sepa el mundo, que somos hijos del padre de la flor♫. ¡Si Señor! (aplausos)

Cada vez que cuento lo del infierno, hay gente que dice que estoy loco y tal vez tengan razón. El Diario La Nación publicó después que yo vine acá que yo estaba más loco como mi abuela y en el primer momento yo me enojé mucho, pero debo reconocer que tal vez tengan razón. 

Mi padre me decía: “No vayas a la casa de tu abuela porque está loca, todo el barrio lo sabe”, entonces yo corría a la casa de mi abuela, que me recibía luminosa, siempre vestida de blanco, que me abría la puerta cantando.

Yo le preguntaba: ¿Abuela por qué la gente dice que estás loca? Y mi abuela me decía: “Porque canto todo el día, en medio de una sociedad de amargados, que matan, que roban, que sufren, que lloran. 

¿Y cuándo comenzó la fiesta de tu vida abuela? Le decía. Y ella me contestaba: “Hace un tiempo atrás cuando me detuve a dormir la siesta debajo del árbol grande, allí por primera vez, el Señor bajó a mí y me dijo: “Bella será tu vida porque yo estaré contigo” y así fue por eso canto y río todo el día.

Yo la visitaba permanentemente a mi abuela, porque me hacía muy bien estar cerca suyo y porque sentía que a través de su alegría, el Señor entraba en mi corazón. Entonces tal vez, el Diario La Nación tiene razón cuando dice que estoy loco. 

¡Loco como mi abuela que era feliz en un mundo de amargados!

¡Loco como Moisés que durante 40 años anduvo con 400 mil hombres en busca de la tierra que el Señor le había prometido!

¡Loco como Juan El Bautista, que se enfrentó solo a Herodes!

¡Estoy feliz de estar loco y de no pertenecer al mundo de los cuerdos, que estafan desde los bancos, que mienten desde los templos y que matan en nombre de la Patria. (aplausos) (Continúa parte 6)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario