Google+ Badge

sábado, 8 de noviembre de 2014

Facundo Cabral en Quito Ecuador (2004) (Transcripción COMPLETA Juana Macedo)




Facundo Cabral en Quito Ecuador (2004) 
(Transcripción COMPLETA Juana Macedo)

La muerte me está siguiendo desde el día que nací, pero va a costarle mucho interrumpir mi vivir (aplausos)

La vida es un misterio, una permanente intriga, en aprender a vivir se nos va toda la vida.

Mi canción no necesita apoyo de Coca cola, por la gracia del Señor mi canción camina sola, va llegando a mis hermanos cuando tiene que llegar. Mi canción no tiene apuro yo creo en la eternidad.

Que unos lleven los laureles, que otros se lleven la gloria, que yo me doy por bien pago haciendo lo que me importa.

Soy amigo del que guarda y enemigo del que esconde y no canto por cantor sino que digo por hombre.

En la India, un país al que tanto le debo, dicen en la India:

Una canción vale por dos oraciones y yo digo que un cantor vale por dos sacerdotes y a esto lo confirma la alegría del cantor, porque la alegría es el punto más alto de la fe. Nada alegra al Padre tanto como la alegría del hijo.

Ahora que dije la Indía, me acordé, esto le gustaba mucho, me la hacía contar una y mil veces, un señor del que tuve la suerte, entre mucha gente maravillosa que encontré en el mundo, Jorge Luis Borges me decía siempre: “Seseseñor Cabral, (había que esperarlo porque era medio tartamudo el viejo) Seseseñor Cabral hágame el favor, cuéntele a la señora aquella historia de Bombay” el querido Borges.

En 1974, por la gracia de la canción yo llegué a la India. Temblaba, se me cayó encima todo, esa India a la que uno se había acercado por la literatura. 

Íbamos en un camino típico de la India, sinuoso, polvoriento, lleno de vagabundos, de gente que vive en la calle, gente que nació, vive y muere en la calle, que a lo mejor nunca va a dormir ninguna noche bajo techo. Y delante del jet nuestro iba un viejecito. El chofer del jet se detuvo y le dijo: Suba abuelo que lo llevamos, el viejecito lo miró con piedad y le preguntó ¿para qué y a dónde? A dónde vamos, por eso cuando veo tanta gente corriendo y encima como si fuera poco cadena el celular, todos haciendo mil cosas y no teniendo ni un solo coito, me pregunto ¿para qué se va tan rápido? Y esto se los digo a los jóvenes: No pierdas ni un solo minuto en aquello que no sea tu amor.

Mi madre decía que una fórmula para la felicidad segura era escuchar tu corazón antes que intervenga la cabeza, porque la cabeza es la que jode. Y pregunta siempre la cabeza porque nunca aprende, sin embargo el corazón sabe una sola cosa y no la olvida y es por la que vivimos EL AMOR.

En los años 60 nosotros estábamos seguros que con la canción se podía cambiar a la sociedad, yo lo sigo creyendo, porque desde que escuché a Yupanqui yo soy mejor persona, porque yo soy más sensible después de Violeta Parra, porque me afina el corazón Cecilia Thor, yo soy mejor persona por eso, por eso yo creo eso, estábamos ahí con nuestros pelos largos, las camisas floreadas, estábamos en contra de cualquier cosa que sea más de uno, en contra de todo lo que estaba establecido, hasta de la cruz roja.

Íbamos a un café, el café Castelar que es una de las pocas cosas que han sobrevivido, que todavía está ahí en la calle Córdova. Y Borges vivía a dos cuadras de allí, llega con un amigo y dijimos ¡carajo!, porque lo veíamos pasar todos los días en el barrio, pero quién se animaba a acercarse. Yo digo por ahí me acerco a saludarlo, le corto una buena idea y estoy jodiendo la evolución de la literatura (aplausos)

Pero ese día lo teníamos al lado, si viviera el viejo y lo llamaría y diría: Maestro ahora soy caballero por mis hermanos de Quito y se pondría muy contento.

Y entró con un señor y se acodaron en la barra a tomar un té y nosotros decíamos ¡carajo que oportunidad! Llamamos al mozo y le dijimos Borges y su amigo son invitados nuestros, entonces cuando fueron a pagar les dijeron: No pagaron los señores que están en aquella mesa. Él muy educado se hizo traer. Él quedó totalmente ciego en 1955, se hizo traer hasta la mesa y dijo:

“Seseseñores, a él le gustaba decir: “Caaballeros haaan sido ustedes muy gentiles, ¿a quee se dedican ustedes? y un imprudente del grupo dijo: Somos colegas suyos Maestro.
Borges piadoso, “ahh que interesante y que es lo que escriben ustedes” -Canciones de protesta maestro. 

Ah cuanto los envidio porqueee a mí cucuando estoy enojado no se me ocurre nada.

Un señor le gritó en la calle: Maestro usted es inmortal. Y él le dijo: no sea pesimista hombre. Una señora que se lo llevó por delante en la calle, cuando levantó la cabeza y vió a Borges, asombrada le dijo: Usted es Borges? Aaaa veces señora…

“Yo vengo de todo el mundo, vengo de toda la gente, de la magia del pasado y la furia del presente, yo vengo de la alegría, vengo de la libertad, del hijo del carpintero y del padre de la mar”.

Diecisiete años tenía, estaba muy enojado, muy enojado, odiaba a todos no quería vivir, mi sueño era, caramba a lo mejor esta noche me duermo y muero. Me crucé con un señor, vagabundo, por eso los amo. Y me dijo: Te veo pasar todas las noches y cuando pasás, siempre pienso: Ahí va el miserable.

Yo me había acercado a él con afecto, hacía mucho que no ví un vagabundo y dije: carajo por fin un colega y este tipo me dice: ahí va el miserable, yo pasé del afecto a la furia y le dije: lástima que no tenga un espejo para que se vea, o usted es un príncipe.

Y en ese momento cambio mi vida, una frase, como no voy a amar la palabra.

¡Sí yo soy un príncipe y vos también!, o ¿cómo se le llama al hijo del rey? -Príncipe.

¿Cómo se le llama a la hija del rey? –Princesa.

¡Caramba, después de ese mismo señor yo conocí lo que fue y sigue siendo mi programa de vida. Estaba tan emocionado y estaba tan seguro de que estaba naciendo porque la alegría llegó de pronto, con una sola noticia. Que escribí mi primera canción que después se la voy a cantar que es una canción de cuna, que la escribí para mí mismo porque estaba naciendo, aproveché dije: Si nazco a los diecisiete años me la escribo yo.

Cinco años después casi sin darme cuenta estaba arriba de un escenario y ya no me bajé más.

Caminé los cinco continentes, hasta he cantado en una noche buena de Belén en la catedral de Colonia con Rubinstein, en los últimos meses de Vietnám, en Montevideo como en Afganistán.

“En mi corazón cristiano suenan voces musulmanas, hay budistas y judíos en mi sangre y en mi alma, mi sombrero es cordobés y mis botas son tejanas, mi guitarra es japonesa y mi canción es pampeana. Bueno aquí hay una mentira, mis botas no son tejanas, pero era lo único que me rimaba con pampeana. (risas)

Eso le gustaba a mi abuela decir: cuanta pendejada se dice para que rime, ella me decía libérate de la rima. Era maravillosa, mi abuela una libertad, ella leía a los gritos a Enma Goldman a Poodle, a Malatesta, decía toda propiedad es un robo y tenía razón porque no me pertenece ni siquiera un dedo de mi mano.

En el pueblo había una sola maestra, era un pueblo de una sola calle, un alcalde que estuvo en Buenos Aires, la hizo de un solo sentido, es decir, como el pueblo estaba alla debajo de todos, los que nos fuimos nunca pudimos volver sin cometer una infracción (risas)

En el pueblo había un solo ladrón y un solo policía, lo que quiere decir que cada vez que nos faltaba algo ya sabíamos quienes podían ser. (risas y aplausos)

Ah me olvidé lo que les iba a contar a esta altura ya me olvido casi todo. Pero el olvido también es una gentileza de Dios, yo no puedo vivir con tanto amor, tanto y tanto, demasiado para un solo cantor.

Había una maestra en el pueblo la única que era muy respetada Dorotea, un día cambió de pueblo a ver si tenía más suerte.
Y mi abuela siempre decía: Dorotea no es virgen por buena sino por fea, con esa cara no es ninguna virtud, más bien es un acto de justicia.
Hay mujeres que cuidan la virginidad como si fueran las únicas que la tienen, creen que cuando más tiempo la guardan más se cotiza, que es eso de andar escondiendo lo que el señor te dio para compartir.

♫ No soy de aquí, ni soy de allá, no tengo edad, ni porvenir…
Todo lo que te sucede pasa por mi corazón, vos y yo somos lo mismo, todas las cosas son Dios, unas veces estuve cerca y otras veces me perdí, no es casual que me suceda, lo que te sucede a ti ♫.

Qué bien lo dijo esto el inefable Whitman, era uno de los amores que compartíamos con Borges. Ese yo multitudinario, decía Borges de Whitman. El decía:

Me canto y me celebro, me celebro y me canto, y si me canto y me celebro, te celebro y te canto, porque cada átomo que me pertenece te pertenece, porque cada átomo que te pertenece me pertenece, porque vos y yo somos la misma cosa.

El viejo Whitman al que amé hasta el plagio. A mí también me han plagiado, por ejemplo García Márquez, me robó cien años de soledad, aprovechando que a mí todavía no se me había ocurrido (risas y aplausos)

Estoy forzado a robar porque he nacido muy tarde, desde antes de nacer las cosas eran de alguien, por ejemplo:

“El Quijote” era de Miguel Cervantes, “Hojas de hierba” de Whitman, “Tristán e Isolda” de Wagner, “España” era de Franco, Guernica de Picasso, Sofía Lorén de Ponti, el “Oscar” de Marlon Brando, la “Gloria” era de Gardel, “las vaquitas” de Anchorena y si quedaba algo más se lo llevó Julio Iglesias.

Hasta la misma injusticia ya tenía propietario como la desesperanza, el privilegio del tango, “si me gusta una mujer esta de novia o casada”, “si soy ladrón es por culpa de la propiedad privada”.

Yo le dije al líder: “Dios es mi único jefe”,
Yo le digo al pobre lo mismo que le digo al rico: “cuenta conmigo”

♫ Para arriba y para abajo, caminé por tu país, bella tierra y bella gente con la que yo soy feliz, te traigo buenas noticias por eso vengo a tu pueblo, Dios espera que en la tierra, los hombres nos encontremos♫ ¡Si Señor!

Decía mi madre: “Si los malos supieran que buen negocio es ser bueno, serían buenos aunque sea por negocio”.

No saben que alegría cantar aquí, cada vez que llego me acuerdo enseguida del general y más ahora que es inevitable, recordarlo tan ligada a él Manuela. (aplausos)

Hace bastantes años, totalmente conmovido como ustedes con ese hombre extraordinario, tratando de imaginar, qué habían hablado en aquel encuentro en Guayaquil con nuestro San Martin que es vuestro.
Ah hace muchos años, Dios quiera que me acuerde de esta canción, la amaba, se me fue desdibujando pero Dios quiere que me acuerde, porque está escrito para la bien amada.

♫He visto abrir su ventana y el silencio terminó, la he visto salir contenta en busca de su canción.
Con la vida bajo el brazo, sobre los hombros la voz, fue hermoso ver en sus ojos, todo el esplendor de Dios

América sí señor, hoy se levanta antes que el sol, todos se han puesto a cantar, en américa del sur, que es el modo de vivir, de los hombres y la luz.
Buen día américa, américa, buen día américa, américa del Sur♫.

¡Maravillas que abarcan desde el aire hasta la mano franca de un amigo, porque esos son los puntos cardinales de América del Sur.
América muchacha, prefiero el peligro de quererte a esperar de rodillas a la suerte, si después de la vida se renace, aun me queda la esperanza de la muerte!

♫Qué lindo es verla despierta, después de tanto dormir, su pelo lleno de estrellas, es cordillera feliz. Sus manos llenas de fango, amasan el nuevo pan, fango con soplo divino, del que saldrá el nuevo Adán.
América sí señor, hoy se levanta antes que el sol, todos se han puesto a cantar, en américa del sur, que es el modo de vivir, de los hombres y la luz.
Buen día américa, américa, buen día américa, américa del Sur♫.

♫Un pequeño templo, en un pequeño pueblo, una casa blanca en la montaña verde, aquella muchacha de Valparaíso, la gente que sueña donde Tulancingo, el pan que acompaña al sagrado vino, la fe que me lleva de Toronto a Quito, la nieve en Chicago donde juega el niño, que le enseña al hombre lo que se ha perdido.
El fuego de Bolivar, el mar de las Antillas, las mujeres de Cali, la magia de Bolivia, eso es América mi amor.
El sur de la milonga donde el cantor estalla, el viejo Buenos Aires donde soñaba Borges, el verso más sencillo donde Martí crecía y la pasión sublime de Zapata y de Villa. La luna en la ventana y María en mis brazos, el tiempo enamorado y quieto en Guanajuato, las noches de Bahía y de Quetzaltenango, la paz de Costa Rica y el canto que les canto, el Páramo de Rulfo, el Macondo de Márquez, el Perú de Chabuca, el Nueva York de nadie, eso es América mi amor♫¡Sí Señor!. (Aplausos)

Mi abuela amaba esta canción tanto como yo, es más, no quiero ser injusto, pero es mi canción dilecta. Si me dijeran cuando ya me vaya para el otro lado que no puedo entrar más que con una canción, yo llevaría esta. Porque yo escribí esta canción una mañana de febrero de 1968 y a la noche como si fuera poco, Dios me regaló la otra que la voy a cantar al final, en el mismo día.

♫Yo no sé quién va más lejos, la montaña o el cangrejo, pobrecito mi patrón piensa que el pobre soy yo.
Quien sabe que el apoyarse es mejor que el deslizarse, pobrecito mi patrón piensa que el pobre soy yo.
Más que el oro es la pobreza lo más caro es la existencia, (A ver el coro por favor) pobrecito mi patrón piensa que el pobre soy yo. (Canta la gente) bello.
Solamente lo barato se compra con el dinero, pobrecito mi patrón piensa que el pobre soy yo. (Si hay patrones en el teatro que canten también por favor -aplausos- porque esta canción es como un exorcismo).
Lo importante no es el precio sino el valor de las cosas pobrecito mi patrón piensa que el pobre soy yo. (Yo me doy cuenta cuando en la sala hay patrones porque el coro tiene más peso, como más autoridad).
Dominar es su manera y así nadie se libera, pobrecito mi patrón piensa que el pobre soy yo.
Que me importa ganar diez si se contar hasta seis, pobrecito mi patrón piensa que el pobre soy yo, laralaralala

Aprende del agua, (Ah como me gusta este texto, les podría asegurar, que estoy esperando todo el día llegar al teatro para decir esto, es como que ante todo me lo estoy diciendo a mí, no quiero olvidarme de esto:

“Aprende del agua que es humilde y generosa con cualquiera, aprende del agua que toma la forma de lo que la abriga. En el mar es ancha, angosta y rápida en el río, apretada en la copa, sin embargo siendo blanda horada la piedra dura.
Aprende del agua que por graciosa se te escurre entre los dedos, tan graciosa como la espiga, que se somete a los caprichos del viento y se dobla hasta tocar con su punta la tierra, pero pasado el viento, la espiga recupera su erguida postura, mientras el roble que por duro no se doblega es quebrado por el viento.
Se blando como el agua, para que el Señor pueda moverte graciosamente en cumplimiento de tu destino y serás eterno como él, porque solo el que se deja trascender por lo trascendental será trascendente, por eso:

Pobrecito mi patrón piensa que el pobre soy yo.

El único pobre es el que no vive y no vive el que está distraído de Dios Padre que es rico♫ ¡Si Señor!

Esta es la canción que les decía al principio. Veinticuatro de Febrero de 1954, es decir que ya tiene 50 años. Escuché maravillado, “Nadie puede ser esclavo y menos de dos señores, amará a uno u odiará al otro”.

“Mira las aves del cielo no siembran ni siegan ni recogen en los graneros, pero Dios las alimenta, aprende de ellas, no sirve tu inteligencia, porque ni un solo metro agregará a tu existencia”

Esto lo conmovía profundamente a Borges. Recordarán que escribió ya en la madurez un bello poema que yo jamás tendré que escribir, gracias a Dios.

“He cometido el peor de los pecados, no fui feliz, me persigue implacable la sombra de haber sido un desdichado, no me animé mis jóvenes padres me engendraron para el fuego, el agua, el viento, no me animé”

Perdona hermano que yo no entienda que no seas feliz en tan bello planeta. Que hayas hecho un cementerio de esta tierra donde está toda la vida que es una fiesta.

Tenes corazón, alma, espíritu, cerebro, entonces cómo podes sentirte pobre y desdichado.

♫ No crezca mi niño, no crezca jamás, los grandes al mundo le hacen mucho mal.
El hombre ambiciona cada día más y pierde el camino por querer volar.
Vuele bajo, porque abajo está la verdad, esto es algo que los hombres no aprenden jamás.

¡Qué maravilla!, dice claro Jesús:

“Que no interesan los trapos, mira los lirios del campo cómo crecen sin trabajar, ni tejer, pero Dios igual los viste, ni siquiera Salomón lució jamás como ellos.
“Pues si a la hierba del campo que hoy es y mañana se echa al fuego el Señor la pinta bella, que no habrá de hacer contigo que fuiste hecho a semejanza del Él”, por eso te digo:

“No te preocupes pensando que es lo que vas a comer, con qué te vas a vestir que por cosas tan pequeñas el hombre se hace infeliz, porque el Señor sabe bien que necesita tu piel, anda con él. 

Buscar a Dios es encontrarse con uno, si tienes fe moverás al mundo, lo demás viene después. 

“Al pan lo trae la verdad y a todas las cosas que necesitas”, esto es prodigioso, en esta época de los celulares, de toda esa jodienda, vean esto que, cómo no te va a cambiar la vida esto.

Dice: “El mañana no interesa, el traerá nueva experiencia, porque a cada día le basta con su propio afán”.

Si estás presente entero aquí ahora, por eso hay un texto por ahí que escribí hace un tiempo y anda dando vueltas por internet, que se titula: “No estás deprimido, estás distraído” porque si estuvieras atento al aquí y ahora, cien por ciento atento.

Mi hermano, le preguntó un día a mi madre: ¿Cómo sé yo lo que quiere Dios para mí?
Ella le dijo: Cuando estás haciendo lo amado, eso es lo que quiere para vos y esa es tu felicidad.

Un día ya se enojó mi hermano, porque él se quería comprar un Mercedes Benz y nunca se lo podía comprar.

Entonces yo cada año cuando iba a Argentina, le decía: ¿Y el Mercedes Benz?, No, espera, espera. Hasta que un día me dijo: No, no, se terminó es muy caro. Y mi madre le dijo: No, no te equivoques no hay cosas caras, hay gente que gana poco.

Furioso alguna vez mi hermano le dijo a mi madre: Yo no creo en Dios.
¡Ah! dijo mi madre: ¡lo qué has dicho! ¿Cómo habrás preocupado al Rey del Universo, le arruinaste la eternidad a Dios. Néstor Cabral no cree en Dios. “!Pendejo!, qué importancia tiene que no creas en Dios, lo único importante es que Él no sepa, porque Él todavía cree en vos, por eso estas vivo” (Aplausos)

♫Por correr el hombre no debe pensar que ni el mismo sabe para dónde va…

Se acuerdan de lo del Señor de la India, suba abuelo lo llevamos ¿para qué y a dónde? Preguntó.

Por qué me preguntan los jóvenes ¿cómo hice para caminar 165 países?
Sin ningún esfuerzo, porque estaba liviano, no tenía que cuidar nada.

Esta noche maravillosa es aquí y ahora, mañana será una noche maravillosa en Cuenca y pasado en Bogotá. ¿Por qué es maravillosa? Ante todo porque uno decide que sea maravillosa. Está lo mejor de mí y lo mejor de ustedes, si esto es una verdadera comunión.

Diógenes cada vez que pasaba por el mercado se reía porque decía que le causaba mucha gracia, ver cuantas cosas había que él no necesitaba, es decir: “Que rico no es el que más tiene, sino el que menos necesita”.
Es decir: “mano ocupada mano perdida”
Es decir: “El conquistador por cuidar su conquista, se transforma en esclavo de lo que conquistó”.

Francisco el de Asís, el que le pedía al Padre “Señor has de mí un instrumento de tu paz, que donde haya tristeza yo lleve alegría, que donde haya oscuridad yo lleve luz, que donde haya odio yo lleve amor”.

Francisco el de Asís tenía una de las fórmulas para la felicidad: “Deseo poco y lo poco que deseo lo deseo poco” el deseo es el principio del conflicto, por desear lo que no tenes, no gozas lo que tenes.

Por dar un ejemplo pequeño, casi grosero, todos los muchachos del mundo viven excitándose con los videos de Thalía con la que nunca se van a acostar y no le prestan atención a Patricia que por algo Dios la puso en el barrio; que también vive excitándose con los videos de Luis Miguel con el que nunca se va a acostar, es decir que están todos calientes para nada y para nadie. (aplausos)

♫Dios quiera que el hombre pudiera volver a ser niño un día para comprender, que está equivocado si piensa encontrar con una chequera la felicidad.
Vuele bajo porque abajo está la verdad, eso es algo que los hombres no aprenden jamás♫.

Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos será el Reino de los Cielos, que si se me permite y de esto doy fe, dónde hay justicia pero sobre todo donde hay amor, que es la más alta justicia, el Reino de los Cielos incluye a la tierra. Es decir que el paraíso puede ser aquí y ahora aunque los hombres ♫No aprenden jamás♫(aplausos)

Esta canción siempre la canto al final porque después de esto yo no puedo cantar más nada, porque yo no tengo una canción más linda que esta.

En el escenario estaba cantando un día en Uruguay y estaba improvisando, siempre improvisaba e improviso y de pronto no sé porque recordé aquella orden que recibió Abraham: “Abandona tu tierra natal y la casa de tu padre y ve al país que yo te indicaré hare de ti una gran nación que bendeciré y por ti serán se bendecirán todos los pueblos de la tierra”, yo me lo tomé a pecho como que me lo decía a mí Dios, por eso salí a caminar a lo bestia, hasta he cantado en el desierto de Badw con beduinos que era la única tribu que seguía hablando arameo, la lengua de Jesús. Que se yo las cosas más increíbles, hasta las Vegas, es increíble al lado estaba L.Ton Jhon, yo pensé que carajo hago yo acá.

La canción nos une, la belleza el amor nos une siempre y nació esta canción, la improvisé, la canté esa noche y al otro día, además me escuchaban 10 personas nada más, pero venían todos las noches, quiere decir que yo tenía 70 personas por semana, no era un éxito pero sobrevivía. Además en Punta del Este hay mucho dinero no hay pleito, yo traía la libertad, ellos tenían el dinero y los dos teníamos ganas, me la olvidé.

Y al otro día un señor muy importante ya está del otro lado, donde no hay apuro, Jacobo Timerban hermano del alma, al otro día viene con sus amigos, te acuerdas de esa canción que cantaste la otra noche, no hermano sabes que no me acuerdo porque la improvisé y la señora de Jacobo me dijo: Vení a comer a la casa, fui a comer y fue emocionante, cuando estábamos tomando café la señora me regaló un casette, habían grabado la noche anterior y ahí estaba mi canción, ahí estaba, la escuché como si fuera de otro, y debe ser de otro porque me cayó tan así.

♫Me gusta el sol, Alicia y las palomas, el buen cigarro y la guitarra española, saltar paredes y abrir las ventanas y cuando llora una mujer (de alegría)
Me gusta el vino tanto como las flores y los conejos y los viejos pastores, el pan casero y la voz de Dolores y el mar mojándome los pies♫, (ahí vamos… canta la gente)

♫No soy de aquí, ni soy de allá, no tengo edad ni porvenir, y ser feliz es mi color de identidad, (bello). No soy de aquí, ni soy de allá, no tengo edad ni porvenir y ser feliz es mi color de identidad♫.

♫Me gusta estar tirado siempre en la arena, o en bicicleta perseguir a Manuela y todo el tiempo para ver las estrellas, con la María en el trigal♫.

(canta la gente) ♫No soy de aquí, ni soy de allá, no tengo edad ni porvenir y ser feliz es mi color de identidad. Laralala laralala♫ “POR TU BELLO MUNDO GRACIAS SEÑOR”. Muchas gracias.

Juana Macedo Palomino

1 comentario:

  1. GRACIAS JUANA INFINITAS GRACIAS POR REPRODUCIRNOS TANTA BELLEZA. !!SI SEÑOR!!

    ResponderEliminar