Google+ Badge

miércoles, 5 de noviembre de 2014

Facundo Cabral en Quito Ecuador -5- (2004) Transcripción Juana Macedo


Facundo Cabral en Quito Ecuador -5-  (2004) Transcripción Juana Macedo

Esta es la canción que les decía al principio. Veinticuatro de Febrero de 1954, es decir que ya tiene 50 años. Escuché maravillado, “Nadie puede ser esclavo y menos de dos señores, amará a uno u odiará al otro”.

“Mira las aves del cielo no siembran ni siegan ni recogen en los graneros, pero Dios las alimenta, aprende de ellas, no sirve tu inteligencia, porque ni un solo metro agregará a tu existencia”

Esto lo conmovía profundamente a Borges. Recordarán que escribió ya en la madurez un bello poema que yo jamás tendré que escribir,  gracias a Dios.

“He cometido el peor de los pecados, no fui feliz, me persigue implacable la sombra de haber sido un desdichado, no me animé mis jóvenes padres me engendraron para el fuego, el agua, el viento, no me animé”

Perdona hermano que yo no entienda que no seas feliz en tan bello planeta. Que hayas hecho un cementerio de esta tierra donde está toda la vida que es una fiesta.

Tenes corazón, alma, espíritu, cerebro, entonces cómo podes sentirte pobre y desdichado.

No crezca mi niño, no crezca jamás, los grandes al mundo le hacen mucho mal.
El hombre ambiciona cada día más y pierde el camino por querer volar.
Vuele bajo, porque abajo está la verdad, esto es algo que los hombres no aprenden jamás.

¡Qué maravilla!, dice claro Jesús:

“Que no interesan los trapos, mira los lirios del campo cómo crecen sin trabajar, ni tejer, pero Dios igual los viste, ni siquiera Salomón lució jamás como ellos.
“Pues si a la hierba del campo que hoy es y mañana se echa al fuego el Señor la pinta bella, que no habrá de hacer contigo que fuiste hecho a semejanza del Él”, por eso te digo:

“No te preocupes pensando que es lo que vas a comer, con qué te vas a vestir que por cosas tan pequeñas el hombre se hace infeliz, porque el Señor sabe bien que necesita tu piel, anda con él. 

Buscar a Dios es encontrarse con uno, si tienes fe moverás al mundo, lo demás viene después. 

“Al pan lo trae la verdad y a todas las cosas que necesitas”, esto es prodigioso, en esta época de los celulares,  de toda esa jodienda, vean esto que, cómo no te va a cambiar la vida esto.

Dice: “El mañana no interesa, el traerá nueva experiencia, porque a cada día le basta con su propio afán”.

Si estás presente entero aquí ahora, por eso hay un texto por ahí que escribí hace un tiempo y anda dando vueltas por internet, que se titula: “No estás deprimido, estás distraído” porque si estuvieras atento al aquí y ahora, cien por ciento  atento.

Mi hermano, le preguntó un día a mi madre: ¿Cómo sé yo lo que quiere Dios para mí?
Ella le dijo: Cuando estás haciendo lo amado, eso es lo que quiere para vos y esa es tu felicidad.

Un día ya se enojó mi hermano, porque él se quería comprar un Mercedes Benz y nunca se lo podía comprar.

Entonces yo cada año cuando iba a Argentina, le decía: ¿Y el Mercedes Benz?, No, espera, espera. Hasta que un día me dijo: No, no, se terminó es muy caro. Y mi madre le dijo: No, no te equivoques no hay cosas caras, hay gente que gana poco.

Furioso alguna vez mi hermano le dijo a mi madre: Yo no creo en Dios.
¡Ah! dijo mi madre: ¡lo qué has dicho! ¿Cómo habrás preocupado al Rey del Universo, le arruinaste la eternidad a Dios. Néstor Cabral no cree en Dios. “!Pendejo!, qué importancia tiene que no creas en Dios, lo único importante es que Él no sepa, porque Él todavía cree en vos, por eso estas vivo” (Aplausos)

Por correr el hombre no debe pensar que ni el mismo sabe para dónde va

Se acuerdan de lo del Señor de la India, suba abuelo lo llevamos ¿para qué y a dónde? Preguntó.

Por qué me preguntan los jóvenes ¿cómo hice para caminar 165 países?
Sin ningún esfuerzo, porque estaba liviano, no tenía que cuidar nada.


Esta noche maravillosa es aquí y ahora, mañana será una noche maravillosa en Cuenca y pasado en Bogotá. ¿Por qué es maravillosa? Ante todo porque uno decide que sea maravillosa. Está lo mejor de mí y lo mejor de ustedes, si esto es una verdadera comunión. (sigue 6...)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario