Google+ Badge

lunes, 16 de marzo de 2015

Facundo Cabral en Quito Ecuador -6- (2004) Transcripción Juana Macedo



Facundo Cabral en Quito Ecuador -6-  (2004) Transcripción Juana Macedo

Diógenes cada vez que pasaba por el mercado se reía porque decía que le causaba mucha gracia, ver cuantas cosas había que él no necesitaba, es decir: “Que rico no es el que más tiene, sino el que menos necesita”.
Es decir: “mano ocupada mano perdida”
Es decir: “El conquistador por cuidar su conquista, se transforma en esclavo de lo que conquistó”.

Francisco el de Asís, el que le pedía al Padre “Señor has de mí un instrumento de tu paz, que donde haya tristeza yo lleve alegría, que donde haya oscuridad yo lleve luz, que donde haya odio yo lleve amor”.

Francisco el de Asís tenía una de las fórmulas para la felicidad: “Deseo poco y lo poco que deseo lo deseo poco” el deseo es el principio del conflicto, por desear lo que no tenes, no gozas lo que tenes.

Por dar un ejemplo pequeño, casi grosero, todos los muchachos del mundo viven excitándose con los videos de Thalía con la que nunca se van a acostar y no le prestan atención a Patricia que por algo Dios la puso en el barrio; que también vive excitándose con los videos de Luis Miguel con el que nunca se va a acostar, es decir que están todos calientes para nada y para nadie. (aplausos)

Dios quiera que el hombre pudiera volver a ser niño un día para comprender, que está equivocado si piensa encontrar con una chequera la felicidad.
Vuele bajo porque abajo está la verdad, eso es algo que los hombres no aprenden jamás.

Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos será el Reino de los Cielos, que si se me permite y de esto doy fe, dónde hay justicia pero sobre todo donde hay amor, que es la más alta justicia, el Reino de los Cielos incluye  a la tierra. Es decir que el paraíso puede ser aquí y ahora aunque los hombres No aprenden jamás (aplausos)

Esta canción siempre la canto al final porque después de esto yo no puedo cantar más nada, porque yo no tengo una canción más linda que esta.

En el escenario estaba cantando un día en Uruguay y estaba improvisando, siempre improvisaba e improviso y de pronto no sé porque recordé aquella orden que recibió Abraham: “Abandona tu tierra natal y la casa de tu padre y ve al país que yo te indicaré hare de ti una gran nación que bendeciré y por ti serán  se bendecirán todos los pueblos de la tierra”, yo me lo tomé a pecho como que me lo decía a mí Dios, por eso salí a caminar a lo bestia, hasta he cantado en el desierto de Badw con beduinos que era la única tribu que seguía hablando arameo, la lengua de Jesús. Que se yo las cosas más increíbles, hasta las Vegas, es increíble al lado estaba L.Ton Jhon, yo pensé que carajo hago yo acá.

La canción nos une, la belleza el amor nos une siempre y nació esta canción, la improvisé, la canté esa noche y al otro día, además me escuchaban 10 personas nada más, pero venían todos las noches, quiere decir que yo tenía 70 personas por semana, no era un éxito pero sobrevivía. Además en Punta del Este hay mucho dinero no hay pleito, yo traía la libertad, ellos tenían el dinero y los dos teníamos ganas, me la olvidé.

Y al otro día un señor muy importante ya está del otro lado, donde no hay apuro, Jacobo Timerban hermano del alma, al otro día viene con sus amigos, te acuerdas de esa canción que cantaste la otra noche, no hermano sabes que no me acuerdo porque la improvisé y la señora de Jacobo me dijo: Vení  a comer a la casa, fui a comer y fue emocionante, cuando estábamos tomando café la señora me regaló un casette, habían grabado la noche anterior y ahí estaba mi canción, ahí estaba, la escuché como si fuera de otro, y debe ser de otro porque me cayó tan así.

Me gusta el sol, Alicia y las palomas, el buen cigarro y la guitarra española, saltar paredes y abrir las ventanas y cuando llora una mujer (de alegría)
Me gusta el vino tanto como las flores y los conejos y los viejos pastores, el pan casero y la voz de Dolores y el mar mojándome los pies, (ahí vamos… canta la gente)

No soy de aquí, ni soy de allá, no tengo edad ni porvenir, y ser feliz es mi color de identidad, (bello). No soy de aquí, ni soy de allá, no tengo edad ni porvenir y ser feliz es mi color de identidad.

Me gusta estar tirado siempre en la arena, o en bicicleta perseguir a Manuela y todo el tiempo para ver las estrellas, con la María en el trigal.

(canta la gente) No soy de aquí, ni soy de allá, no tengo edad ni porvenir y ser feliz es mi color de identidad. Laralala laralala “POR TU BELLO MUNDO GRACIAS SEÑOR”. Muchas gracias.


Juana Macedo Palomino

No hay comentarios.:

Publicar un comentario