Google+ Badge

domingo, 14 de junio de 2015

EL FESTÍN DE LA EXACTITUD Transcripción Juana Macedo




EL FESTÍN DE LA EXACTITUD
Transcripción Juana Macedo

Un rey convidó a un banquete a muchos de sus súbditos, sin indicarles la hora exacta. Los más avisados vistieron al instante su mejor traje, y estuvieron aguardando en los umbrales del palacio. Los necios dijeron para sus adentros:

-¡Bah!, ¡hay tiempo todavía! Así, unos se embarcaron en sus propios negocios, mientras que los más irresponsables se enfrascaron en las diversiones. Sonó de improviso la hora del banquete, y unos y otros entraron apresuradamente en la sala regia.

El rey fue al encuentro de los puntuales, que lucían decentemente ataviados y bien dispuestos, y los acogió con benignidad.

-¡Bienvenidos sean! –les dijo-. ¡Vuestra puntualidad los dignifica!

Dirigió luego una mirada de indignación a los necios presuntuosos, que se hallaban desaliñados y sucios, y los rechazó de esta manera:

-¡Hagan el favor de salir del palacio! ¡Son indignos de estar aquí!

Ese día, el rey entregó a los puntuales una serie de títulos y encargos que les iban a hacer mucho bien a sus vidas.

2 comentarios:

  1. Excelente lección la puntualidad tiene que ser en todas parte y siempre.

    ResponderEliminar
  2. Nosotros tendremos la conciensia limpia si hemos hecho algo bueno o malo y si llegamos temprano pero nadie nos vio pero nosotros sabemos q hemso llegado temprano no hya q preocuparnos por q en nuestra mente sabemos q hisimos algo bien

    ResponderEliminar