miércoles, 10 de junio de 2015

EL VECINO PERDONADO



EL VECINO PERDONADO
(Transcripción Juana Macedo)

El súbdito de una tribu se presentó furioso ante su jefe para decirle que iba a tomar venganza de un vecino que lo había ofendido:

-¡Voy a matarlo! –amenazó.

El jefe, muy sereno, lo escuchó. Le autorizó a hacerlo; pero antes le aconsejó llenar su pipa de tabaco y fumarla con calma al pie del árbol sagrado. El hombre cargó su pipa y fue a sentarse.

Tardó una hora en pensar; luego volvió dónde su jefe.

-¿Sabe? –le reveló_, lo he pensado mejor y creo que es excesivo matarlo; solo le daré una paliza memorable para que jamás olvide su ofensa.

El anciano lo escuchó y aprobó su decisión; no obstante le aconsejó que, ya que se había rectificado, llenará otra vez la pipa y fuera a fumarla al mismo lugar. El aludido esta vez demoró media hora meditando.

Creo que es mucho castigarlo físicamente –le dijo al volver; más iré a echarle en cara su mala acción, avergonzándolo delante de todos.

¡Bien! Le dijo con bondad el jefe-, pero antes vuelve a meditarlo.

El súbdito, medio molesto, aunque mucho más sereno, se dirigió al árbol sagrado y allí sentado fue desvaneciendo su cólera.

-Pensándolo mejor, jefe –le manifestó al volver-, creo que no es para tanto. Iré donde mi vecino para darle un abrazo. Así recuperaré a un amigo que seguramente se arrepentirá de lo que ha hecho.

¡Era lo que iba a pedirte! –le dijo-; más debía darte tiempo para que lo descubrieras tú mismo. Y deja de fumar que hace daño a tu salud.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario