Google+ Badge

domingo, 14 de junio de 2015

FACUNDO CABRAL 1992 - 1. Transcripción Juana Macedo


FACUNDO CABRAL 1992 - 1
Transcripción Juana Macedo 

¿Y aceptas el humor que se hace contigo y con la gente de tu país?

Las cosas que han dicho de mí son increíbles, han dicho en el mismo periódico el mismo día que soy un hereje en la página de espectáculos y en una página de Moral han dicho que soy un apóstol del siglo 20, Han dicho de mí que era un farsante y han dicho de mí que era el hombre de esta década, han dicho las cosas para la mayoría de la dictaduras en sud américa fui una especie de basura peligrosa y para algunos sacerdotes soy un colega, para la madre Teresa soy un colega por ejemplo y hay gente, escuche decir hace poco en Buenos Aires por televisión diciendo: Hay gente que me pregunta por Facundo Cabral y ustedes saben que yo nunca traeré a ese señor porque yo tengo un profundo desprecio por él. O sea cómo no voy a tener, si yo he vivido con mucho humor, que es lo que heredé de mi familia que se reía de todo, hasta llegaron a la muerte matándose de risa, como no voy a aceptar que se hagan esas bromas conmigo, porque son bromas, ni soy el apóstol de esta década, mucho menos del siglo, porque si hubiera uno, tal vez fue Ghandy o sea la Madre Teresa, por ejemplo para hablar de cosas grandes; ni tampoco soy un farsante. 

Pero bueno cada uno, Borges decía: Somos lo que somos más lo que cada uno cree que somos. Para mi mujer yo fui el hombre más importante del mundo, para mi madre nunca fui más que un relativo artista, pero fui un buen hijo. Para mi abuela era su orgullo, porque mi abuela era la vergüenza de mi familia entonces yo que era un desobediente…(risas)

Sos todo eso, sos lo que quiere cada uno, esta noche yo soy dominicano, porque esto quiero, sé que a lo mejor no lo vas a aceptar, porque mi corazón te debe un agradecimiento dejarme poner en contacto con tu país así tan amorosamente, esta noche el lugar más importante del mundo se llama Santo Domingo, mañana a esta hora el lugar más importante del mundo se va a llamar Bogotá porque voy a estar ahí.

Le pregunté a un derviche mendicante un día en las afueras de Terán, ¿Cuál es el lugar más importante? Y dijo: “este porque aquí nos puso el Señor” Y le digo y que lugar le gustaría que le gustara mañana, el lugar donde esté porque nunca hay que ser desagradecido frente al Señor. Ser feliz donde uno está con lo que uno tiene.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario