jueves, 23 de octubre de 2014

Facundo Cabral entrevista de Jaime Bayly -6- (Transcripción Juana Macedo)




Facundo Cabral entrevista de Jaime Bayly -6- 
(Transcripción Juana Macedo)

-Tú has escrito y a mí me gusta mucho eso, que detestas el poder y has dicho que los políticos son una clase de…

El que tiene poder es porque no puede crear, el político es un marginado de la cultura, no te olvides que generalmente los políticos son abogados y quién es un abogado, un hombre preparado para los pleitos. Cuando el gobernante debe ser el sabio que armoniza diferencias, ese es el sabio, ese es un marginado de la cultura y no tiene perdón la ignorancia.

-Tú has dicho además que los políticos son desocupados de pocas luces, abogados que se juntan para no ahogarse solos, o algo así no?

Claro imagínate vos, yo voy a decir una frase mucho más fuerte de mi abuela “el poder es la manera de masturbarse del mediocre” como voy a pretender dirigir la vida de ella, mi hermana, comparto, ella pone el pan yo pongo el vino, tu pones la televisión y tu talento y tu periodismo y yo pongo mi canción, sin ese señor que maneja la cámara no hay televisión, alguien hizo este edificio, esa es la sociedad, donde todos, Perón cuidado que no hablo de peronismo porque yo soy absolutamente apolítico, aunque le debo la vida a Perón y a Eva, la vida de 40 años de mi madre, después si querés te lo cuento.

Perón decía que el hombre debe ganar por lo menos lo que consume, después entro en el juego social elijo presidente, discuto al sindicato, pero tengo que hacerme cargo primero de mí.

Una vez le preguntaron, ¿cuántas clases de hombre hay general?

Hay solamente dos clases de hombre dijo Perón, los que trabajan y los que no trabajan y trabajo se llama hacer lo que uno ama.

-¿Y él a qué clase de hombre pertenecía?

A los que trabajaban, creía en eso, después puedes estar o no de acuerdo con Perón, en lo que se transformó al final, todo lo que vos quieras, pero son dos axiomas para mí extraordinarias, yo debo ganar por lo menos lo que necesito para vivir, después discutimos cosas , la autopista el avión.

-¿Qué sientes, que piensas de Fidel?

Nada, tengo una disculpa, el tampoco piensa nada de Cabral (risas), estamos a mano.

-Si lo conocieras, ¿qué le dirías?

Nada

- ¿No te da ninguna curiosidad sientes por él?

No en absoluto, me produce mucha curiosidad Plotino todavía, no alcancé a desmenuzar a Platón, todavía no desmenucé lo que me contó Sócrates, yo estoy interesado en otras cosas.

- ¿Menen tampoco te interesa?

Existe un político y un líder porque la multitud no se preocupa de sí mismo, si cada uno se ocuparan de sí mismos, a mí no me hacen falta.

Un presidente de mi país le dijo a mi madre, no sé cómo te lo voy a decir, porque la palabra es gruesa y yo soy bastante mal hablado y hoy vine a portarme lo mejor posible, sos un tipo correcto no quiero… (risas)

Un ex presidente argentino, mi madre hizo un trabajo maravilloso, del que por supuesto no voy a hablar porque no se toca la campana, pero mi madre fue un ser extraordinario, casi bandera verde como decimos los que nos gusta el tour en argentina, casi bandera verde con Teresa. (risas) -casi un final de fotografia.

Yo presento un libro, mi primer libro en una editorial importantísima que lo había recomendado Borges, bueno mil cosas, yo estaba muy feliz, los críticos literarios más importantes, yo estaba feliz, y llega mi madre del campo, está sentada allí. Yo hable tanto de mi madre, que mi madre es famosísima y cae el presidente del país que nadie lo había invitado, yo jamás invité aun presidente del país al lado mío, ni a un gobernador, por ahí viene solo porque le interesa hablar conmigo, este, yo jamás invité a nadie. 

Es fácil que yo invite a la mucama del hotel, a la cocinera, pero a Ministros, Presidentes jamás, no se me ocurre y llega el Presidente, entonces cundió a todo el mundo la gran sorpresa, el Presidente está ahí, esta con la secretaria no vino solo… murmuraciones

Entonces unos amigos míos lectores estaban leyendo partes en una mesa asi grande, partes del libro, del libro que yo amé y amo que se llama “Paraíso a la deriva” y este me bajo del escenario. -Doctor mucho gusto – Y me dice: “Ah Cabral, tengo mucho respeto por su obra, coincido tanto incluso en lo que opina de los políticos y me alegra mucho ser presidente del país en este momento que sale este libro suyo”, que era mi primer libro oficial en una editorial.

Sara, esa tenía que ser Sara porque era evidente, la única campesina en la reunión, ver a mi madre vos sabía que venía de la Patagonia, era una campesina y mi madre se acerca a él.

-Sara por favor… se para mi madre le da un abrazo. ¡Que gusto de conocerla, usted sabrá que yo soy ! Yo le aclaro mirando a mi madre y le digo: “sabe que el doctor es el Presidente del país”, porque ella estaba siempre en otro mundo no. 

-Si, si yo lo he visto alguna vez en la televisión dijo mi madre” Y él le da un abrazo y le dice: “En qué puedo ayudarla mi querida Sara y ella le dijo con que no me moleste es suficiente”

-jaajaaa eres un digno hijo de tu madre.

Todavía me lo recuerda cuando me cruzo en algún aeropuerto y me dice: Si yo hubiera tenido 15 % de la población tan responsable como su madre de sí mismo, nosotros seríamos potencia.

-Regresamos enseguida con Facundo Cabral, no dejen de llamar para participar de esta chispeante conversación, gracias a toda la fuerza de su inteligencia, ya volvemos. (continúa7…)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario