Google+ Badge

viernes, 17 de julio de 2015

FACUNDO CABRAL 1992 – 14 Transcripción Juana Macedo


FACUNDO CABRAL 1992 – 14

Transcripción Juana Macedo

-Vamos a dar pase a doña Tati que también tiene una pregunta.

-Don Facundo yo he escuchado varias de las entrevistas que se le han hecho a usted aquí y hay algo como mujer que me ha llamado muchísimo la atención. En todo momento yo he visto que usted tiene a su madre, creo que de nombre Sara, en un sitial muy alto y veía en sus comentarios, como ella era una mujer que llevaba el amor, que tenía el espíritu de entrega, de generosidad, diría yo que se hacía vida en ella lo que la Madre Teresa dice, que tenemos que dar, darnos hasta que nos duela, yo creo que su madre llegó a eso. Y yo me pregunto, ¿a qué usted atribuye que ahora en nuestra época la escala de valores sea tan diferente a la época de su madre Sara, la época nuestra donde prevalece el afán de la liberación femenina y que queremos ser la cabeza del hogar y que queremos ser igual que el hombre, a qué usted le atribuye eso?

Es que el macho y la hembra..., un macho solo es una realidad a medias y una hembra sola es una realidad a medias, solamente cuando se encuentran forman para Dios macho y hembra no son dos es uno es la unidad, salvo que te haya dado una misión extraordinaria como a Jesús entonces él está casado con una tarea excepcional y gigantesca pero si no, pero yo no creo que haya cambiado, lo que pasa que ahora hace mucho más ruido el error que el acierto, pero los otros están todavía, yo camino el mundo, yo encuentro muchísima cantidad de gente que vive una vida saludable, diría que la mayoría, lo que pasa es que el bien es silencioso, no hace ruido.

-¿Usted cree que tanto como en la época de su mamá, usted cree que nosotros vivimos tan sacrificados como en la época de su mamá?

Sabes cuántos maestros conozco que ganan 60 dólares por mes, cuántos maestros que caminan 15 0 20 kilómetros por día para ir a enseñar a 7 u 8 niños por ejemplo, cuántos campesinos, cuanta gente que ahora ya está empezando a hacer el pan, son millones, lo que pasa es que insisto, no hacen ruido, no se ven; Hitler hace un ruido tremendo, la bomba en Hiroshima hace mucho ruido.

-¿Lo malo es lo que se vende?

Pero claro, el bien no es noticia, porque el bien no es algo del día, vive para siempre, y el mal es momentáneo, el bien se nutre de si mismo, si vos sos buena con vos misma tenes alimento, y si vos sos mala te destruis a ti misma, por ejemplo mi madre ponía siempre el mismo ejemplo “el tumor te mata pero vive contigo, es decir, que el mal termina muriendo contigo y el bien a la larga vence. El dato de que el bien vence es de que hace casi 2 mil años festejamos el cumpleaños de Jesús, yo no conocí a nadie en el mundo que festejara el cumpleaños de Herodes, nos vamos a olvidad fácilmente de Margaret Thatcher, bueno tal vez ustedes no tienen tanto pleito con ella, en argentina sí. (risas) Pero van a pasar los siglos y se va a recordar que un hombre pequeño, casi enfermizo como Gandhi caminó alguna vez por este planeta, cuando murió Gandhi, Einstein dijo a las generaciones futuras les va a parecer mentira que haya habido un hombre como este caminando sobre la tierra en el siglo 20, es una verdadera bendición de Dios. El bien es permanente, se supone que mi madre murió hace 6 años, para mí está tan viva como hace 25 años atrás.

-Usted la venera mucho.

Porque yo lo digo siempre, la gente lo toma como una broma pero es muy serio, yo soy una especie de plagio de mi madre, cuando hay algo en lo mío que realmente vale la pena, es el eco de alguna idea de mi madre.

-Supo imitar lo bueno de ella entonces.

Trato, por eso para mis amigos psicoanalistas soy un caso claramente edípico, pero le contaba el otro día a Fredy que pasaba una cosa extraordinaria, todos los amigos que me decían que tenía complejo de Edipo, y claro y cómo no lo voy a tener con semejante mujer, con semejante madre, ese fue un lapsus ve, y cuando mis amigos conocían a mi madre y les empezaba a suceder algo que ni Freud habría entendido, es decir mis amigos comenzaban a tener el complejo de Edipo con mi madre y no con la madre de ellos. (risas)

Hasta qué punto habrá sido de importante en su zona que cuando yo todavía voy a cantar al sur, no dicen mi nombre, dicen el hijo de Sara en tal día y en tal lugar.

-Y usted se siente orondo de eso?

Pues si porque yo tuve mucha suerte, por eso le decía a Fredy tuve mucha suerte de encontrarme con gente extraordinaria y la primer gran noticia que yo recibí en este mundo fue mi madre y tal vez sea la última.

-Que bueno es escuchar esas palabras.

Porque además siempre me dejó ser yo, nunca me castró, nunca me dijo esto no se debe, ve y comprueba lo que es bueno y malo para tu vida, jamás me censuró y cuando me fui de mi casa me dejó ir tranquilamente, eso es extraordinario.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario