lunes, 13 de julio de 2015

EL CONSEJO DE UN PADRE ES EL TESORO MÁS PRECIADO



EL CONSEJO DE UN PADRE ES EL TESORO MÁS PRECIADO

Un labrador que, por su buena suerte y por su aplicación no desmedida, gozó de bienestar durante toda su vida, al llegar a una edad avanzada, sintiendo la implacable muerte, llamó a sus hijos y con voz entera y amante, les habló sentidamente y de esta manera:

-Hijos, nunca vendáis la pobre tierra que heredé de mi padre, que un tesoro oculta, aunque no sé dónde lo encierra. Trabajar a destajo que tal premio merece tal trabajo; moved todo el terreno, quitadle las malezas, rompa el arado de la tierra el seno, y al cabo, verán vuestras vidas sus riquezas.

Muerto ya el labrador, quisieron seguir el paternal consejo; mas no vieron los hijos el tesoro que soñaban. En cambio, del trabajo como fruto, abundante cosecha aseguraban, que prodiga la tierra, dio en tributo.

No fue necia invención del pobre viejo: el tesoro existía; y hoy sus hijos bendicen el consejo, que para descubrirlo les dio un día.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario