miércoles, 16 de diciembre de 2015

Cada uno tiene que encontrar su paz desde el interior. Y para que la paz sea real no debe ser afectado por circunstancias externas


2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Para que la paz sea no ha de haber la división entre lo interno y externo. Porque si existe esa división, también existe el conflicto. Que al exteriorizarse va a generar la sociedad en que vivimos: siempre luchando, peleando por vencer en el trabajo, en el deporte, en la política, en la religión, compitiendo con los vecinos, los amigos, en todos los ámbitos.
    La paz es, ver y comprender todo el peligro que es está manera de vivir divisiva, competitiva, ya que nos hace crueles, brutales, con todo el daño que nos hacemos mutuamente. Y, tal vez, cuando sentimos ese dolor y su crueldad, que nos lleva al borde de la mente, del abismo, que la paz llega sencillamente; ya que la mente se ha vaciado de todo deseo del ‘yo’, del egoísmo, sin miedo a nada ni a nadie.

    ResponderEliminar