Google+ Badge

lunes, 14 de diciembre de 2015

GOTITAS DE AMOR. REFLEXIÓN.


Gotitas de Amor 

Un gran incendio se desató en un bosque de bambú. Las llamas alcanzaban grandes alturas. Un pequeño picaflor fue al río, mojó sus alas y regresó sobre el gran incendio, agitándolas con la intención de apagar el fuego. 

Incesantemente iba y venía con sus alas cargadas de agua. Los otros animales observaban sorprendidos la actitud de la pequeña ave y le preguntaron: 

- Oye, ¿por qué estás haciendo eso? ¿Cómo es posible? ¿Cómo crees que con esas gotitas de agua puedes apagar un incendio de tales dimensiones? ¡Jamás lo podrás lograr!
El picaflor con una gran ternura respondió: El bosque me ha dado todo, tengo un inmenso amor por él. Yo nací en este bosque que me ha enseñado el valor que tiene la naturaleza. Este bosque me ha dado todo lo que soy y tengo. Este bosque es mi origen y mi hogar, por eso y aunque no lo pueda apagar, si es necesario voy a dejar mi vida lanzando gotitas de agua, llenas de amor. 

Los otros animales entendieron el mensaje del picaflor y entre todos le ayudaron a apagar el incendio. 

Cada gotita de agua puede apaciguar un incendio. Cada acción que con amor y entusiasmo emprendemos, se reflejará en un mañana mejor. 

“No subestimes las gotas, porque millones de ellas forman un océano. Todo acto que con amor realizamos, regresa a nosotros multiplicado”

1 comentario:

  1. No nos olvidemos que la hora y momento de la destrucción, o muerte, están marcados, programados invisiblemente. Es decir, hay cosas como la destrucción de algo, como la muerte, que no hay manera de alterar su acción y resultado. La ignorancia creará palabras como amor, resurrección, encarnación, toda clase de ideas y teorías para huir, consolarnos, pero el resultado no cambiará. Cuando llega el fin, nada ni nadie lo puede parar, alterar.

    ResponderEliminar