Google+ Badge

miércoles, 16 de diciembre de 2015

No perdiste a nadie, el que murió simplemente se nos adelantó...


1 comentario:

  1. El problema no es para el que se muere, pues ya todo acabó. Los problemas, si los hay, son para los que siguen vivos; porque la radicalidad implacable de la muerte, todo lo altera, ya sea favorable o no.
    Son los que quedamos vivos, los que hemos de deshacer los entuertos, las cosas mal arregladas, cubrir las deudas del muerto o gestionar los beneficios que nos lega. Y todo eso, es una perturbación por la que hemos de pasar; añadiendo además si el que muere deja a solas a la persona con quien convivía, que puede que sea negativa o favorable la ausencia.

    ResponderEliminar